Máscaras

9 de mayo de 2009


Este es mi leopardo... Bueno, tiene más pinta de león que de leopardo, pero a él le gustaba más el leopardo y leopardo se quedó.

Este es un proyecto que tardamos dos o tres días en terminar, pero que quedó divertidísimo y que puede variarse de mil y una maneras para hacer diferentes cosas.

Se necesitan platos de papel, papeles de colores (de revistas, papel charol, etc), cola y paciencia.

Primero decidimos el disfraz que queremos hacer. Se puede hacer prácticamente cualquier cosa, animales, payasos, princesas... Se puede cortar un poco el plato para dar forma a una corona, a un gorro o a cualquier otra cosa. Se cortan los ojos, también la nariz (si se quiere) e incluso puede hacerse un pequeño hueco para la boca. Si se le quiere dar una forma más redondeada a la máscara, se pueden cortar pequeños triángulos en el borde del plato, unir los bordes y graparlos.

Una vez cortado, podemos dibujar lo que queremos hacer, para no ir a ciegas cuando vayamos haciendo nuestro collage.

A partir de ahí, todo vale. Nosotros cortamos revistas con las manos y fuimos pegando los trocitos de papel dándole forma a nuestro leopardo. Se puede hacer con papel de seda a trocitos, con bolitas de papel pinocho, con papel de plata, con papel celofán...

Una vez terminado, y como lo nuestro era collage, le dimos una capa de barniz transparente. Depende lo que uséis para hacer vuestra máscara, necesitaréis usarlo o no.

Y después, ya sólo quedan los detalles... Yo tendría que hacer unas orejillas con cartulina y pegárselas por dentro, ¿no? También se puede añadir una goma atada a lado y lado para que la máscara aguante en su sitio, o un palo enganchado por debajo para que los niños puedan sostenerla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs