Collares de cereales

2 de agosto de 2009


Esto lo hicimos ayer por la tarde, a la hora de merendar. A los pompones les pareció divertidísimo y acabaron haciendo toda clase de marranadas con los cereales que teníamos en casa.

Sólo necesitáis un par de trozos de lana o hilo grueso, celo y aros de cereales.

Envolvimos una de las puntas de la lana con celo para crear como un cordón de zapatos (con cordones de zapatos limpios también se puede hacer) y después ensartamos los cerales uno tras otro. Como los cereales suelen ser azucarados, no hay mucho problema de fuga de cereales por el otro extremo de la lana, así que los collares son fáciles de preparar.

Una vez terminados, se los anudé al cuello y estuvieron encantados. A la hora de comérselos hubo división de opiniones. La pompona se los comió puestos (y me hizo recordar cuando yo me comía los collares, pulseras y relojes de cuentas de caramelo, ¿los recordáis?), mientras los dos pompones exigieron que se los quitara. Pero todos se comieron los cereales directamente desde la lana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Cuéntanos algo!