Farolillos chinos

2 de agosto de 2009


Estos días los pompones ya están de vacaciones, pero el pomelo y yo todavía no. Así que los pobres se pasan horas y horas jugando juntos a hacer cabañas con los almohadones del sofá, a mamás y papás y a cualquier otra cosa que se les ocurra mientras yo intento terminarlo todo a tiempo para nuestras vacaciones y el pomelo anda de aquí para allá cerrando temas.

El otro día decidimos hacer algo juntos después de que yo acabara un documental que tenía que entregar, y nos pusimos a hacer farolillos chinos para nuestra fiesta de China.

No es que sean muy difíciles de hacer, más bien todo lo contrario, pero son bastante resultones, e incluso los pompones pequeños, cuyo dominio de la tijera dista mucho de ser perfecto, pueden hacerlos solos.

Sólo hay que doblar una hoja de papel a la mitad longitudinalmente y hacer cortes paralelos (o no tanto ;-)) perpendiculares al doblez sin llegar hasta el otro borde (parando a un par de centímetros del otro borde). Después se despliega el papel y se forma un tubo que se engancha con celo o se grapa.


Nosotros lo grapamos, que fue otra tarea que encantó a los mini pompones, y les pusimos una asa de papel también grapada. Después los colgamos de la cortina y del dintel de las puertas. Ya estamos listos para preparar el día de China.


Esta es una de nuestras Entradas encadenadas, en las que damos nueva vida a entradas viejas como esta. Puedes ver qué más hemos hecho con los farolillos en nuestra nueva entrada: Farolillos chinos con luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Cuéntanos algo!