Juego de sentidos

19 de agosto de 2009

Siempre que venimos unos días al pueblo (es lo más parecido a un pueblo propio que tenemos en nuestra familia), nuestra amiga Mireia organiza alguna actividad para los más peques. En total, cuando estamos todos, pueden llegar a haber seis o siete niños, y aunque se divierten solos corriendo de aquí para allá y yendo de casa en casa, también les encantan las diferentes actividades o juegos que organiza casi siempre ella.

Esta vez, se le ocurrió hacer un juego sensorial y nos divertimos un montón viendo las caras de los pompones mientras tocaban y probaban.

Les vendamos los ojos, comprobamos que no pudieran ver, y empezamos dándoles a probar diferentes alimentos. Miel, crema de chocolate, limón, cacao en polvo... Curiosamente, los pompones no siempre sabían lo que comían, aunque la cara que pusieron al morder la lima demostró que realmente los receptores de ácido de la lengua funcionan a la perfección.


Después vino la prueba de tacto. Tocaron todo tipo de cosas: moras, flores secas, pan mojado en leche, harina... Esta prueba fue un poco más difícil, aunque algunos de los pompones demostraron ser unas auténticas fieras a la hora de adivinar qué tenían entre manos.


Al final, algún pompón se atrevió con la prueba de equilibrio y caminó por la plaza del pueblo con una cuchara en la boca y un huevo crudo encima. La pompona campeona no tuvo ninguna dificultad para mantener el huevo en su sitio, aunque la presión adulta era insoportable ;-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs