El huerto

31 de julio de 2009


Después de plantar de todo y ver cómo todo iba creciendo y dando flores, nos decidimos por fin a crear un huertecillo pequeño, para que los pompones vieran de dónde sale lo que comen. Plantamos unas lechugas (que ya estamos a punto de cosechar), fresas, tomates cherry, una tomatera normal y pimientos.

Los tomates cherry fueron un éxito fulminante. Ningún tomatito rojo aguanta en la planta más de un día :-)

El huerto lo hicimos con un palet. Bueno, en realidad con dos. Básicamente lo limpiamos y lo lijamos, le dimos la vuelta, comprobamos que no hubiera mucha separación entre los travesaños y allá donde la había añadimos otras tablas de madera. Finalmente, le pusimos como patas cuatro tacos de madera extraídos de otro palet. Le dimos una imprimación para maderas exteriores (ahí sí que los pompones ni se acercaron), lo cubrimos con un plástico resistente al que le hicimos varios agujeros y lo llenamos de sustrato. (Toda la información está en una página web que no consigo encontrar. No sé si era mailxmail o algo así, la página web que ofrece cursos. Si consigo encontrarla, la pondré por aquí.) Después plantamos semillas para los rábanos y plantel para las lechugas y todo lo demás. Compramos también una bandeja para hacer nuestro propio plantel y tenemos unas cuantas lechugas ecológicas esperando ser transplantadas.

Ahora todas las tardes regamos, pulverizamos, nos ponemos guantes y tocamos la tierra, recortamos las hojas secas y buscamos orugas (que casi acaban con dos de nuestras hermosas lechugas).

Además, hemos preparado una serie de macetitas pequeñas con hierbas aromáticas que plantamos como semillas y que pronto estarán en la cocina, dando sabor a los platos.

Pocas cosas han calado más hondo en los pompones que el huerto y las flores. Cuidar, alimentar y ser responsables es lo que más les gusta, y ponen un mimo absoluto en todas las tareas.

El juego de los países

26 de julio de 2009

Últimamente, el pompón mayor especialmente, y los pequeños por extensión, andan interesados en la geografía. El pompón mayor estudió el mundo y los países en la escuela. Buscaron a todos los niños de otros países de las diferentes clases y les ofrecieron a los padres la posibilidad de ir a explicarles a los demás niños cómo se hacen las cosas en sus respectivos países. En fin, una cosa muy divertida que le ha dado a mi pompón una visión totalmente diferente del espacio que ocupa y del lugar donde vive.

Así que hemos estado leyendo, investigando y probando cosas de otros países y hemos ido desarrollando un gusto especial. Por ejemplo, y por culpa de mi amiga María, los pompones son fanáticos de la música de Bollywood, especialmente de la banda sonora de la película Om Shanti Om. Cuando subimos al coche escuchamos las canciones unas trescientas veces, y los pompones cantan en hindi. O algo.

Así que pensando, pensando, decidimos preparar una actividad a largo plazo que les diera a los niños la posibilidad de investigar y de conocer un poco diferentes culturas. Y les creamos a cada uno su pasaporte, con cartulina, una foto y folios, cosidos y forrados con plástico adhesivo.

Un jueves cada quince días o cada tres semanas, preparamos la fiesta de un país. El primero fue la India, y me temo que no tengo fotos :-(

El día de la fiesta, tenemos una actividad manual temática. El día de la India pintamos y recortamos a Ganesh y a Shiva, e hicimos algún mandala. Preparé pollo tikka, koftas y gambas asadas (las recetas pronto en El melocotón gigante, nuestro blog hermano), bailamos música de Bollywood y trasteamos un poco con un sari rajastaní que tengo guardado.

Al final de la fiesta, marcamos el país en un mapa físico en blanco que encontré en Internet, y les di un sello a cada uno para que lo pegaran en su pasaporte.

Ahora estamos preparando farolillos para la fiesta de la China. Ya os contaremos qué tal :-)

Cantimploras personalizadas

23 de julio de 2009

Estamos preparándonos para las vacaciones... y también para el nuevo curso escolar. Mis pompones hacía tiempo que necesitaban cantimploras y las compré, todas iguales, en Decathlon.

Como eran tan iguales, decidimos personalizarlas un poco, y ponerle a cada una el nombre de su dueño pompón.

Para hacerlo, busqué un tipo de letra que me permitiera hacer una plantilla (aquí tenéis un ejemplo) e imprimí los nombres bien grandes en papel grueso. Pensé en hacerlo en cartulina, pero con la superficie curvada de las cantimploras se habría levantado un poco... En fin, se puede probar, pero con papel funcionó bien.

Corté las plantillas con tijeras y cutter para las zonas más pequeñas y las enganché con celo a las cantimploras. Después, pintamos las letras con nuestros rotuladores indelebles (el pompón mayor en azul y grana, los otros, con colores variados) y retiramos la plantilla.


Los pompones están encantadísimos :-)

Boliche... o algo así

22 de julio de 2009

Digo algo así porque para mí un boliche siempre ha sido un palo en el que había que intentar insertar una bola con un agujero, ¿no? Bueno, aquí el concepto es el mismo, pero hay que intentar encestar la bolita en un pote de yogur.

La idea la sacamos de un libro de la biblioteca, titulado "No sé qué hacer", que tenía varios proyectos interesantes de manualidades y experimentos. No consigo encontrarlo en Internet, pero lo volveré a coger de la biblioteca y pondré aquí el ISBN, por si a alguien le interesa.

Para hacer este boliche usamos palillos chinos (lo admito, tengo un arsenal), botes de yogur (en este caso de Danonino Petit Suisse), gomas elásticas, hilo y unas bolitas (unas parecidas a pompones, de un paquete de manualidades de Halloween de Imaginarium, y unas cuentas de madera para hacer pulseras para darle un poco de peso).

Lo primero que hicimos fue comernos los yogures ;-) Después lavamos bien los potes y los niños los pintaron con rotuladores indelebles (tengo una caja de diez colores de Staedtler que compré en Abacus por un precio bastante razonable).

Luego vino el montaje. Sujetamos el potecito de yogur al palillo chino con una goma elástica bien tirante (aunque no demasiado, o el bote de yogur sufrirá daños) y con el hilo pasado a través de las bolitas (con una aguja a través del pompón y dos veces a traves de la bolita de madera) hacemos un nudo en el palillo debajo de la goma elástica, para sujetarlo mejor.

Y después, a intentar encestar...

Museo de la infancia

21 de julio de 2009

Fui hace poco hasta este museo londinense sin pompones, porque había viajado sola, pero con mi hermano adolescente (que me miró cuando lo propuse como si estuviese totalmente zumbada). En principio quería ir a ver la exposición sobre Roald Dahl y Quentin Blake que tienen en este momento en cartel, y que es totalmente recomendable, con muchos originales de los dibujos de Quentin y con rincones de lectura, historias narradas en audio (los audiolibros a los que los británicos son tan aficionados) y actividades para niños.

Pero lo que realmente me fascinó por completo fue el espacio y la colección que alberga. Es una nave enorme, con muchas actividades para niños (mesas con virutas metálicas que hay que mover con imanes, dioramas, rincones sensoriales de luces, sonidos y colores, sencillos juegos de ordenador, balancines...), un bar y una exposición de juguetes de todos los tiempos y de todos los países. Increíbles las casas chinas a escala, los diferentes disfraces, los juguetes de madera y metal de hace siglos... En el primer piso había unas vitrinas con los juguetes de tres familias de procedencias diferentes para ilustrar la diversidad del juego según los países.

El museo, en pleno East End (al salir nos encontramos con un impagable mercadillo callejero de saris, telas africanas y música de Bollywood) hace gala precisamente de eso, de la multiculturalidad del barrio. En fin, una joya. Cuando vaya a Londres con los pompones sé que iremos a pasar una tarde allí.

Museum of Childhood
, Cambridge Heath Road, Metro Bethnal Green.

Picnics caseros

1 de julio de 2009

Tengo la enorme suerte de tener tres pompones que no tienen problemas de alimentación. El pompón mayor se ha vuelto un poco alérgico al verde con la edad ;-) pero en general comen de todo, prueban de todo y son aficionados a algunos alimentos muy sanos, como los tomates, las manzanas o las zanahorias.

Aprovechando eso, recurro a veces a diferentes trucos para las cenas, que son los momentos en los que todos estamos más cansados y tenemos menos ganas de cocinar, de comer o de pasar mucho rato sentados a la mesa.

Así que de vez en cuando montamos cenas especiales, o fiestas, o picnics, o cualquier nombre de ese estilo, que les encanta. Lo que funciona mejor en casa son las cenas de picoteo, con verduras frescas (apio, endivias, tomates cherry, zanahorias) cortadas en bastoncitos o pinchadas con palitos de brocheta y salsas (mutabal, yogur con alcaparras picadas y limón, salsa de queso). A veces también añado bastoncitos de pan integral o de cereales, huevos duros, queso, pollo rebozado o fruta en barritas (melón, sandía, piña).

De postre, lo mejor es una fondue de fruta, chocolate y nata. A mis pompones, que la fruta ya les encanta, comérsela con chocolate es lo mejor que puede pasarles. El chocolate es chocolate para postres fundido al baño maría, y la nata, nata montada comprada. Alguna vez les he hecho también chocolate blanco, e incluso se puede probar con las perlas de chocolate de colores que comercializan ahora varias chocolaterías.

Y para beber, o para merendar, zumos de fruta con hielo. Normalmente los hago de melón con fresas, de fresas solas o de naranja, fresas y cerezas. A veces los hago con almíbar en lugar de ponerles azúcar, pero lo realmente importante es el hielo y las cañitas :-)

Sombrero pirata

Faltan un par de meses para el cumpleaños del pompón mayor, pero ya ha decidido que quiere una fiesta de piratas. Así que llevamos unos días buscando y probando actividades para hacer con sus amigos el día de su fiesta, y una de las más fáciles y resultonas es este sombrero de pirata de Kids Craft Weekly.

La explicación es muy clara en la página, y los dibujos hacen que no haya pérdida posible (en la sección printables tenéis un PDF con el patrón y todo), pero por si no entendéis inglés os la resumo rápidamente.

Se trata de hacer una cinta de cartulina del tamaño de la cabeza de vuestro pompón y después de engancharle (yo lo hice con celo de dos caras) la parte de delante, que podéis diseñar vosotros mismos si sois buenos dibujando. En Kids Craft Weekly hay también una calavera de oso con las dos tibias cruzadas, pero cualquier búsqueda rápida en internet os dará buenas alternativas para pegar en la parte delantera del gorro.

Nosotros lo hicimos con cartulina roja porque no teníamos negra en casa en ese momento, y lo decoramos con pintura dorada y plateada. Sí, el pompón las quiso combinar aunque yo le dije que me hacía daño físico ver esa mezcla de colores ;-)

Quedó bien y es muy fácil de hacer. Para la fiesta pienso bajar las cintas y los gorros cortados y dejarles rotuladores blancos y plateados, calaveras y cola, para que cada uno se haga el suyo a su gusto. Y creo que también compraré algunas plumas, como dice el tutorial, porque quedan chulas.
Theme created by Sweet Lemon Grey Designs