Copos de nieve

16 de abril de 2010


Esta es otra de nuestras tareas navideñas que hemos vuelto a repetir varias veces en casa porque es fácil de hacer autónomamente por pompones de todas las edades. Algunos consiguen formas más sencillas y otros consiguen cosas muy curiosas pero todos pueden hacerlo solos, y eso les encanta.

Hace un tiempo compré un paquete de hojas de colores para hacer origami. Eso fue lo que usamos para hacer estos copos de nieve que tienen poca pinta de copos de nieve. Sólo hay que doblar la hoja en diagonal y el triángulo resultante doblarlo otra vez por la mitad. Con el triángulo resultante hay que hacer un cono con dos dobleces, es decir, hay que doblarlo en tres partes iguales. Eso es para que la figura resultante quede más o menos hexagonal. Si lo dobláis en tres partes quedan dos cuernos a cada lado del cono resultante (las dos puntas del triángulo).

Después se corta. Para que quede un copo de nieve auténtico, hay que cortar todo un lado dejando la punta intacta como punto de unión.

Lo que hicimos nosotros una vez hechos los copos fue abrirlos, plancharlos y coserlos para colgarlos. Los pobres aguantaron hasta febrero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs