Aprendiendo a tejer...

7 de septiembre de 2010


...pero no con agujas. Eso lo reservo para este invierno, cuando haga un poco de frío y apetezca quedarse debajo de la manta haciendo punto y ganchillo. De este año no pasa, terminaremos finalmente nuestra manta :^)

Esta vez, con los pompones creamos un mini telar para aprender un poco cómo se forman los tejidos. Les expliqué cómo funcionaban los telares, cómo levantaban alternativamente las cuerdas para poder pasar la lana entre ellas y cómo se peinaba y se ajustaba bien el tejido para que quedara bien tupido. Tengo que encontrar en algún sitio un esquema para montar uno y hacerlo con ellos, porque les va a encantar. Y también tengo pendiente una escapada con ellos al museo del textil. Como sabadellenses que son, tienen que conocer bien la historia de la principal industria de la ciudad durante años.

Para hacer nuestro telar, cogimos una caja (cortesía nuevamente de nuestra amiga Sonia) y le enrollamos lana, dejando una separación de un centímetro entre hebra y hebra (adecuada para dedos regordetes). Hicimos un nudo al principio y al final para que no se nos escapara. Por cierto, también he visto esta actividad hecha con bandejas de porexpán, de las típicas que usan en los supermercados para vender la fruta. La ventaja entonces es que en la bandeja se pueden hacer cortes para encajar los hilos, mientras que con la caja hay que estar vigilando que las hebras no se vayan acercando demasiado.


Una vez tuvimos preparada la caja, sólo hizo falta empezar a hacer circular la lana. Una hebra por debajo, otra por encima, una por debajo, otra por encima... Cuando habían pasado la lana un par de veces, yo lo apretaba con los dedos para que el tejido tuviese un poco más de cuerpo. Después de media horita de trabajo...


Quiche se ganó una mantita. Sólo hizo falta mover un poco las hebras y cortarlas tanto arriba como abajo. Después las anudamos por parejas y ya está. Recordad que con cada color diferente hay que hacer un nudo en la primera y la última hebra para que no se mueva la lana...

Con esta misma técnica, pronto intentaré explorar otros materiales con los pompones. Un cesto de mimbre o de tiras de plástico, o incluso una bolsita de papel... Y telas hechas de tiras de tela también. Las posibilidades son infinitas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs