Decoración de Halloween

7 de noviembre de 2010


Vi esta idea en The Crafy Cupboard y no pude resistirme. Me pareció genial, preciosa y divertida, y una de esas decoraciones que van a durar para siempre y que se pueden ir reciclando de año en año. No sé si a vosotros os pasa lo mismo, pero a mí me parece una maravilla ir ampliando cada año todo el atrezzo que rodea una fiesta e ir creando a partir de ahí una tradición familiar. Por eso también me gusta que los pompones ayuden en todos los pasos y opinen, porque así también tiene valor para ellos y poco a poco se acostumbran a dar ideas ellos mismos y a enriquecer así todo el proceso.

Pues bien, lo primero que hicimos fue dibujar una tela de araña. Mis cualidades como dibujante son nulas, pero con esto me atrevo. Lo dibujé primero con una sola línea y después lo hice más grueso dibujando líneas paralelas a cada lado. Después lo repasé con rotulador y corté los espacios con un cúter. Siento no tener muchas fotos, pero como es un trabajo bastante entretenido, lo fui haciendo poco a poco, cuando tenía un rato libre.


Después corté un trozo de fieltro negro que fuese bien de tamaño para nuestra mesa. No sé las medidas exactas, pero creo que no llega al metro de largo, por unos 40 centímetros de ancho. Con un lápiz blanco marqué un margen a dos centímetros de los bordes, y a partir de ahí fuimos copiando y marcando la telaraña por toda la superficie del fieltro. Algunas veces cortamos el fieltro con el cúter con la plantilla colocada directamente (sujeta con agujas), pero las líneas de fuera siempre las dibujamos con lápiz blanco para después unirlas a la plantilla repetida. Fuimos girando la plantilla para que no diese la sensación de ser el mismo diseño repetido mil veces.

Cortamos todos los huecos con un cúter, intentando que la transición entre telarañas fuese fluida y quedase bien, y poniendo mucho cuidado en respetar el margen de dos centímetros. Cuando finalmente tuvimos el fieltro bien recortado, cortamos un rectángulo de loneta naranja un poco más grande que el fieltro y los fijamos con alfileres. Cosemos el fieltro a la loneta por el borde con cuidado.


Finalmente le hacemos un dobladillo a la loneta y lo cosemos con hilo naranja. Y ya está. ¿A que queda genial? Ya sé que no es un trabajo muy pomponil, porque cuesta un poco, pero yo creo que si tenéis un pompón un poco mayor que nos míos, quizás adolescente, puede ayudaros mucho o hacerlo prácticamente solo/a.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Cuéntanos algo!