Calendario de adviento

4 de diciembre de 2010


Ya se acerca la Navidad. En Sabadell ya tenemos luces por todas partes, hace frío y ya empiezan a montar la fiesta. No sé qué os parece a vosotro y cómo vivís estas fechas, pero después de algunos años fingiendo que no me gustaban, yo me he decidido a vivirlas como la fiesta estupenda que son. Ya sé que hay consumismo, prisas, gastos compulsivos y malos rollos familiares, pero también es cierto que hay magia, que los pompones disfrutan esperando todas las sorpresas que les deparan el mes de diciembre y los primeros días de enero, y que, bien llevadas, estas son unas de las fiestas más hermosas de nuestro calendario.

Y hablando de calendarios, os presento nuestro calendario de adviento de este año. Cuando yo era pequeña, en casa siempre había calendario de adviento de chocolate, que nos ayudaba a hacer más llevaderos los días de espera antes de la llegada de Papá Noel. Más tarde, cuando estuve en Inglaterra, descubrí los calendarios que podía rellenar uno mismo con regalitos varios. Me encantaron. Me pareció estupendo poderlos llenar de lo que yo quisiera y preparar sorpresas de varios días. Y hace poco descubrí la maravillosa idea de llenarlos de actividades y manualidades para compartir ratos con los pompones.

El año pasado tuvimos varios calendarios y fueron todos un éxito, pero este año quería hacer algo que integrara el concepto de las actividades y los regalitos navideños, y pensé en este calendario de fieltro.

Os explico cómo lo hicimos paso a paso, a ver si me apaño. Primero corté 24 rectángulos rojos de unos 25 x 16 centímetros. Los coloqué sobre un rectángulo de fieltro verde (1 metro por el ancho que tenían en mi tienda) para ver si cabían y cómo tenía que situarlos.


Una vez que tuve las piezas, pasé a preparar los números. Imprimí los números del 0 al 9 en papel y después los recorté para usarlos como plantillas. Los dibujé del revés sobre un fieltro blanco (del revés para que si quedaban marcas no se vieran) y los corté con cuidado (hay que calcular la cantidad necesaria para cada cifra 1=13, 2=8, 3=3, etc).


Cuando además de las piezas tuve los números hice una prueba sin costuras para ver cómo quedaba.


Después, a coser. Primero cosí los números con una sola costura en el medio y cuando tuve todos los bolsillos numerados, los cosí al fieltro por tres lados. Lo hice de forma desordenada, para que los niños tengan que encontrar todos los días el bolsillo que toca.

Una vez cosido todo, recorté en fieltro blanco unos copos de nieve y los situé por todo el calendario...


Y ya está. Como mis pompones son un poco bestias, los bolsillos están semivacíos y los voy rellenando por la mañana antes de que se despierten. Cada día le toca abrir a un pompón diferente, y aunque la mayor parte de las cosas están repetidas tres veces, también hay regalos para compartir.

Y para unir este calendario a nuestro calendario de actividades, algunos de los regalos se relacionan con las actividades. Por ejemplo, uno de los días, en el calendario de regalitos habrá una pista para buscar por toda la casa un libro de historias de Navidad de Enid Blyton, que el calendario de actividades nos dirá que tenemos que leer esa noche bajo una manta con una taza de chocolate caliente...

1 comentario:

  1. Quiero estar allí la noche de Enid Blython, manta y chocolate caliente T_____T

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs