Volcán de espuma

8 de marzo de 2011


Vais a tener que perdonarme por la calidad de las fotos, pero mi cámara ha muerto y todavía no sé si voy a arreglarla o a intentar comprarme una nueva. Por el momento nos estamos apañando con una cámara vieja que teníamos por casa y con la cámara del móvil, que realmente es alucinante. No tenía mucha fe en ella, pero me ha sorprendido con fotos bastante decentes.

Esta semana es la semana blanca de las escuelas catalanas de la provincia de Barcelona, una semana que en un principio me pareció un horror, pero a la que le estoy sacando bastante partido con los pompones, principalmente porque tengo poco trabajo de lo mío y puedo dedicarme a jugar mucho con ellos.

Hace poco que los pompones han descubierto un nuevo pasatiempo: los experimentos. Tengo un libro estupendo: Descubro la ciencia con experimentos y manualidades, de la editorial Usborne, cómo no, y he estado buscando libros parecidos en la biblioteca. Y además he encontrado esta maravilla de página donde hay un montón de experimentos curiosos para los pompones.

Nuestro primer experimento fue este, que es la base de todos los volcanes de la feria de ciencias que veis en todas las películas estadounidenses. Necesitáis vinagre, detergente para platos y bicarbonato. Si tenéis colorante alimentario y purpurina, podéis jugar un poco más.

Lo único que tenéis que hacer es poner un vasito de vinagre en un bote, añadirle colorante alimentario y purpurina si queréis, y mezclarle entonces un buen chorro de detergente para platos. Después, los pompones solo tienen que hacer una cosa, añadir una buena cucharada de bicarbonato y mirar qué ocurre.

Mis pompones alucinaron. Echaron cada vez más bicarbonato para que siguiera saliendo sin parar y se murieron de risa. Hicieron carreras y quisieron repetir una y mil veces. Y desde ese momento la palabra "experimento" tiene un nuevo significado en casa, a la altura de la palabra "manualidades".

Ah, por cierto! No olvidéis poner una sábana vieja y una bandeja debajo de este experimento :^) Así se recoge en un momento y no tenéis que preocuparos por lo que pueda pasar. Yo tengo un montón de sábanas viejas que uso como mantel cuando hacemos manualidades de cualquier tipo. Así los niños pueden secar los pinceles, derramar el agua y limpiarse las manos sin ningún problema.

2 comentarios:

  1. muy bueno!!! y muy bueno el blog, muchas ideas para hacer con mi niño!

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs