Feliz 2012

4 de enero de 2012

¡Feliz año nuevo! Tenemos un nuevo año recién estrenado lleno de días nuevecitos que nos esperan para que les saquemos el máximo partido. Las agendas vuelven a estar gorditas y a todos nos da la sensación de que hay espacio, oportunidades y tiempo para hacer y planificar cosas nuevas.

¿Recordáis nuestros propósitos para el 2011? Bueno, pues creo que en general los hemos cumplido. Queríamos ver más cine y lo hemos conseguido. Incluso hemos iniciado un cine club del que pronto os hablaré. Queríamos dormir más y creo que en general también hemos mejorado. No diré que somos la Cenicienta, pero casi, nuestros horarios se han normalizado un poco, hemos empezado a hacer mucho ejercicio y eso nos ha dado más energía para todo lo demás. Queríamos ser más creativos y creo que también lo hemos conseguido. A lo mejor a vosotros no os da esa sensación porque aunque seamos más creativos seguimos igual de vagos y el blog no se actualiza todo lo deseable, pero os prometo que sí :^) Pronto os enseñaremos algunos rincones de casa a los que hemos aplicado más creatividad y ahora son más bonitos.

Y queríamos ser más organizados. Bueno. En fin. No todo es siempre perfecto. Hay muchos espacios que están organizados y ordenados, pero me temo que el estudio sigue sin ser uno de ellos. Ya sabéis que yo trabajo en casa... y bueno, es muy difícil. Además, como me dijo el pompón mayor el otro día, empiezo mil cosas y me cuesta terminarlas. Hay mil proyectos iniciados y tengo que intentar terminar alguno. Ya veo a Francis y a Ruth sacudiendo la cabeza afirmativamente. Y al pomelo. D'oh.

¿Y cuáles son nuestros propósitos para este año que acabamos de empezar? Pues allá van...



1. Fijarnos un horario.
El cine club del que os hablaré tiene un horario fijo y funciona como la seda. Los pompones están encantados porque saben que los viernes hay peli. Hemos intentado sin mucho éxito, fijar algunos días para hacer algunas cosas en familia, y creo que insistiendo un poco podremos lograrlo. Queremos el lunes de experimentos, el miércoles de manualidades, el viernes de cine y el domingo de juegos de mesa.


2. Terminar proyectos.
Ya os lo he dicho! Tenemos ganas de acabar algunas de las cosas que hemos empezado. Hay proyectos que funcionan bien y son rápidos, pero cuando llevan más de un par de días, enseguida nos ponemos con otra cosa y así vamos salpicando la casa de proyectos inacabados. La manta de la pompona, por ejemplo, o la alfombra de fieltro. Además, si los terminamos, os los podremos enseñar!


3. Salir a la calle.
El pomelo y yo somos personas caseras. Nos gusta estar en casa, tumbarnos en el sofá, dormir... Nos cuesta bastante salir a la calle. Pero hemos empezado a pensar en excursiones y salidas, en paseos, en actividades más físicas que los pompones agradecen un montón. Estas Navidades hemos ido a esquiar y para ellos ha sido genial. Vamos a ver si probamos nuevos deportes y si le sacamos partido a la bici.


4. Ser más organizados.
La cosa no está tan mal, pero todavía puede ir mucho mejor. Hace poco hemos descubierto que no necesitamos acumular cosas, que podemos vivir sin ellas. Todavía nos estamos acostumbrando a esa revelación y estamos intentando liquidar todo lo que nos sobra, pero lleva su tiempo. Espero que este año consigamos acabar de vaciar el piso y tener espacios más organizados y prácticos. De todos modos, hemos hecho avances... como estos diez kilos de revistas que se fueron a la calle hace un par de meses.


5. Aprender fotografía
A lo mejor no parece algo importante, pero nos gustaría que nuestras fotos transmitieran más y mejor lo que hacemos en casa. He estado estudiando varias cosas y Papá Noel me ha regalado nuevo equipo fotográfico, así que espero que las fotos vayan mostrando una cierta progresión. Y quizás cambiemos también el diseño del blog para que puedan ser más grandes.


6. Bajar el ritmo.
A veces basta con estar juntos en el sofá, charlando y haciéndonos cosquillas. A veces está bien no coger el teléfono o levantarnos un poco más tarde. A veces está bien estar todo el día en pijama y decidir que para cenar vamos a tomarnos un vaso de leche. Pasan tantas cosas tan rápidamente que hay que frenar un poco. O un mucho. Nada es más importante que estar tranquilos y contentos.

Os deseamos un año lleno de alegría y de proyectos cumplidos. Que seáis felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs