Cámaras

16 de febrero de 2012

Ayer pasó el Rei Carnestoltes (el Rey del Carnaval) por el cole de los pompones y les dio instrucciones para los días siguientes. Además de poder disfrazarse de lo que quieran el viernes, hoy tenían que ir disfrazados de turistas.


Empezamos a pensar qué les podíamos poner, y ellos mismos me dijeron que los turistas siempre sacan muchas fotos. Así que nos hicimos nuestra propia cámara. Solo hace falta una caja de medicamentos, un cilindro de cartón de papel higiénico o de cocina, pintura, lana y aguja.

Lo primero que hicimos fue dar una primera capa de pintura a cada caja.


Después cortamos el tubo de cartón para hacer los objetivos y los pegamos con la pistola de cola caliente.


Después terminamos de pintar, cada uno con sus colores. La pompona, la más elegante. El pompón mayor, el más vistoso. Y el pompón peque... bueno, no podía ser perfecto en todo.


Acabamos con detalles en rotulador indeleble de diferentes colores (niños de la era digital, con sus pantallas en las cámaras y su icono de papelera...)


Luego cogimos lana gruesa, la enhebramos en una aguja e hicimos un agujero a cada lado de la cámara.Con un nudo por dentro, la dejamos lista para colgar del cuello.

 

¿Estáis listos para Carnaval? Mis pompones han escogido disfraces geniales, ¡mañana os cuento!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Cuéntanos algo!