La fiesta de los números

15 de febrero de 2012

Mi amiga Ruth es una de esas personas que hace juicios de valor totales. Cuando la conocí, me dijo que a ella NO le gustaban las manualidades. Fue tajante. Y durante meses me llamó "amiga de los niños" y me dijo literalmente que era una matada :^)


Y sin embargo ahora tiene un día fijo de manualidades a la semana y esta es la tercera fiesta temática que organiza para sus peques. Y ya está pensando en la cuarta, que tiene muy buena pinta.

Su hijo mayor es... bueno, es un fanático de las mates. Le gustan los números y los entiende sin grandes dificultades, igualito que sus padres. Así que a la hora de escoger el tema para su fiesta, no tuvieron  problema.

Cuando llegaron los invitados, les propusieron un enigma, una frase encriptada que tenía esta pinta: 81 239618 2814 5706R84.

Cada prueba superada suponía un nuevo dígito para intentar resolver la frase.

Cada niño recibió un peto con un número por delante y otro por detrás. Había dos grupos con petos de diferentes colores. La primera prueba consistió en recrear números de cuatro cifras. Tenían que acordarse de qué números llevaban puestos y del orden de las cifras.

 

La segunda prueba fue encestar pelotas de ping pong en vasos de plástico (entrenamiento para poder jugar al duro cuando sean adolescentes... ¿los adolescentes de ahora siguen jugando al duro? ¿Juegan al euro? ¿Hay alguna moneda que pueda botar como un duro?)


La tercera prueba consistía en saber si un número era menor o mayor que otro. Había que acertar el número y el que lo sabía indicaba con unas palas de ping pong si había que buscar un número más grande o más pequeño.


Para la cuarta prueba, Francis, el padre de la criatura, montó un tablero con agujeros. Con pelotas de ping pong había que intentar pasar por circuito sin caer en ningún agujero... porque los agujeros multiplicaban por cero.



Después los niños tuvieron que hacer los números ellos mismos. Conseguir hacer un tres o un cuatro en el suelo sin más ayuda que los brazos y las piernas fue todo un reto.


La sexta prueba fue un Tabú con números. Se trataba de describir el número sin decirlo, por ejemplo: "¿Cuántos cerditos hay en el cuento? ¿Cuántos días tiene la semana?" Lo malo es que actualmente los niños saben a la perfección las alineaciones futbolísticas y eso hace que el juego sea vertiginoso.

Ya quedaba poco... en la séptima prueba había que hacer una torre con ocho (la edad del cumpleañero) vasos de plástico. Les costó un poco... no sé si hay mucho ingeniero o arquitecto en potencia.


Luego tuvieron que acertar tres adivinanzas. El resultado de cada una era un número. Con los tres números se conseguía la combinación que abría una caja fuerte (un neceser de viaje) para conseguir una nueva pista del enigma principal.

Llegó después un juego de lógica. Había una cuerda de 5 metros y otra de 7, un listón de madera de tres, tijeras y celo. Bueno, no eran tan grandes. Eran en realidad unidades cualesquiera de medida, pero suena mucho más chulo si hablamos de metros, ¿no? Los niños tenían que hacer una cuerda de nueve metros. Les costó un poco, pero como son todos muy listos, al final se apañaron.


Como última prueba fueron soplando una pelota de ping pong hasta hacerla entrar dentro de su caja.


Una vez conseguidas todas las pruebas descifraron la frase misteriosa (El diablo de los números, el nombre de un libro de matemáticas un poquito especial para la familia). ¡Y a desayunar! Hubo fuente de chocolate y pastel con forma de ocho.


¡Felicidades, Nil! Larga vida a tu pasión por los números...

3 comentarios:

  1. Bufff, eres una crack....en tus palabra aún queda mejor de lo que fue...sólo comentar que la prueba de hacer números con los petos o dorsales la complicamos tapándoles los ojos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con todos ustedes... she herself!

      No seas modesta, anda.

      Saps que hi ha molta gent que deixa comentaris en català?

      Eliminar
  2. Mai hagués cregut que sentiria parlar de "El diablo de los números" en un bloc de manualitats, ja, ja, ja!!!

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs