La fiesta de Mario

2 de marzo de 2012


Como ya sabéis, los pompones peques cumplieron seis años y se decidieron por una fiesta de Mario, nuestro videojuego favorito, haciéndome la madre más feliz y orgullosa del mundo. ¿Queréis saber qué hicimos en la fiesta? Pues vamos allá, ¿no?

Cuando llegaron todos los invitados, les preguntamos si sabían quienes eran Mario y la Princesa Peach. Me sorprendió ver que más o menos todos ellos los conocían. Parece ser que el mundo está lleno de frikis ;^) Les preguntamos quién era su personaje favorito del videojuego y casi todos estuvieron de acuerdo en que era Mario. Así que les propusimos escoger entre hacerse un bigote de Mario y una falda de Princesa Peach y se pusieron manos a la obra. (No me acuséis de sexista por ofrecer estas dos opciones, mi pompona y la otra pompona que celebraba su cumpleaños exigieron la opción Princesa Peach.)

Para hacer los bigotes preparamos varios modelos en goma eva y les dimos a los pompones pequeños trozos de cartulina marrón y negra, y tizas para que los marcaran. Después los recortaron y los pegaron en un palillo chino.




Las faldas también eran muy fáciles. Atamos un elástico a la cintura a cada niña, y después les dimos cintas de tela. Para fijar las cintas al elástico, solo tenían que doblar las cintas al medio y pasar las puntas por el bucle que se formaba en la otra punta.


Seguro que aquí lo veis mejor:



Cuando ya los tuvimos medio ambientados, pasamos a la carrera de relevos con cucharas y huevos de Yoshi. El juego de toda la vida, pero con huevos de Yoshi, haciendo relevos de una punta a otra del patio. Se animaron chillando el nombre de sus compañeros y corrieron arriba y abajo. ¡Rompieron media docena de huevos!


Cuando terminaron, les dimos un premio por el trabajo bien hecho: una gorra de Mario o una corona de Princesa Peach. Las hice con tela de forro polar y fieltro siguiendo este tutorial para la gorra de Mario y este otro para la corona. La gorra era toda de forro polar, menos el sello blanco con la M, que era de fieltro blanco. Las coronas tenían una base de fieltro amarillo y por encima forro polar amarillo y fieltro rojo y azul para las joyas.



Llegó entonces la prueba estrella, las carreras de Mario Kart. Hicimos unos karts con cajas de cartón. Anabel las pintó y David y el pomelo se ocuparon de poner unas cintas de punta a punta para que los pompones pudieran apoyárselas en los hombros. Los pusimos en los coches por parejas y los hicimos dar vueltas. Hasta las madres lo probamos.



El premio esta vez era la bolsita de Mario que hicimos hace unos días. Todavía no sabían para qué les serviría, pero todos se la colgaron encantados.

Pasamos luego a la prueba de perseguir al fantasma. Los Boos en los juegos de Mario son unos fantasmas redonditos a los que solo puedes atacar por la espalda. Si te ven, desaparecen. Nosotros teníamos nuestro propio fantasma (no sé qué sería de nuestras fiestas sin Guillem) que el pompón mayor y yo habíamos pintado en una sábana. El ataque infantil fue fulminante. Creo que habría funcionado mejor como un pica pared, pero no estuvo mal.




Cuando consiguieron ahuyentar al fantasma (que sufrió algún accidente porque no veía gran cosa), les regalamos unos chupa-chups con bigotes y bocas de princesa. La semana que viene os enseño cómo eran.

Entonces llegó el momento de la aventura Mario por antonomasia. Les dimos a todos una lista de cosas que tenían que encontrar (setas, huevos de Yoshi, monedas y corazones), y también les dijimos que tenían que encontrar estrellas... Montamos un río con bolsas de plástico y rocas de fieltro que tenían que pisar para llegar al otro lado... y pusimos un montón de globos con caras pintadas de los malos de Mario. ¿Qué hace Mario para deshacerse de sus enemigos? Les salta encima. Así que tenían que saltar encima de los globos y buscar entre los restos papelitos con estrellas...



Luego anduvieron buscando el resto de las cosas por el patio y metiéndolas en las bolsas.


Aquí podéis descargaros la lista de cosas que tuvieron que buscar.

Cuando lo tuvieron todo, muchos se preguntaron para qué querían los huevos de Yoshi... y entonces fue cuando apareció Wario y no hizo falta explicarles demasiado que tenían que perseguirlo y tirarle los huevos. No hay muchas fotos de esta prueba porque hubo una repentina explosión de energía y todos corrieron a estampar los huevos de confeti sobre Guillem, que con un buen juego de cintura evitó la mayoría de los golpes.


Como ya eran unos expertos y habían pasado muchos niveles, les dimos a cada uno una tarjeta con su nombre y una foto de Mario y Peach con un portatarjetas de plástico para colgarse al cuello. Curiosamente fue una de las cosas que más éxito tuvieron.


Aquí tenéis una muestra de la tarjeta. Si alguien quiere el PSD para modificarlo con Photoshop, escribidme un correo y os lo envío.

Ya quedaba muy poquito, solo había que encarnar a Yoshi para derribar unas setas con la lengua y obtener más monedas... Uno a uno se pusieron la máscara y con un espantasuegras rojo intentaron tirar las setas para quedarse con los puntos.


Como premio, unas libretas de dibujos para pintar. ¿Os acordáis de las libretas que hicimos hace un tiempo con la máquina de coser? Pues esta vez las hicimos iguales, pero en lugar de poner hojas en blanco, usamos dibujos de Mario para pintar sacados de internet. Les encantaron.


Llegó el momento de ponerle el bigote a Mario. Les vendamos los ojos con una corona, les dimos unas cuantas vueltas y sus amigos les guiaron para poner el bigote donde tocaba.


Como premio, unas pompas de jabón, que no fallan nunca!


Ya solo quedaba la piñata. Para hacerla, Anabel forró una caja con IronFix amarillo y en casa, los pompones y yo le añadimos el típico interrogante de Mario.


 Le hicimos un agujero por la parte de arriba y en la de abajo pusimos varias capas de papel de seda pegadas con celo industrial por dentro de la caja.


Luego solo quedó llenarla de caramelos.

Intentaron romperla con la cabeza y después pasaron a hacerlo con las manos... Todo un éxito.




Ya solo quedaba soplar las velas y correr un poco por el patio con sus disfraces. Todos los pompones se divirtieron muchísimo y se portaron genial, y creo que los padres tampoco se aburrieron ;^)

Hasta el pomelo se portó la mar de bien...


Os prometo que habrá explicaciones y tutoriales de todas las pruebas. Palabra de girl scout.


10 comentarios:

  1. Qué chulada!! Tomo nota para futuros cumpleaños. Aunque me ha parecido un trabajazo gigante!!! Me tienes impresionada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja... Gracias. Fue muy divertido, los pompones estaban contentísimos. Hay menos trabajo del que parece, con un poco de planificación se saca todo adelante.

      Eliminar
  2. la propera festa vull que me la organitzis tu!!!
    per favorrrr quina currada!!!

    ojiplatica m'he quedao :-O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :^) Moltes gràcies! Va quedar genial i ens vam divertir moltíssim.

      Podríem muntar una festa semblant amb activitats manuals per adults, no?

      Eliminar
  3. Ostres, qué bé que s'ho van passar...
    Per cert, pensava que tenia el teu mail, però no... i el necessito pel Cosim Plegades...

    ResponderEliminar
  4. OK... vaig ara mateix a la teva pàgina per posar-te'l.

    ResponderEliminar
  5. el pròxim cumple jo vull una festa aixi!! xDD jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mm... A tu te'n farem una de la Kitty...

      Eliminar
  6. Me ha encantado la fiesta!!! Tus pompones deben estar super contentos con la madre tan original que tienen, bueno y sus amigos ni te cuento! Yo quiero ir a la próxima! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Fue muy divertida. Yo creo que nos lo pasamos igual de bien nosotros organizando que ellos el día de la fiesta... Estás invitadísima a la próxima ;^)

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs