Coronas de Halloween

23 de octubre de 2012


Ya volvemos a estar cerquita de Halloween, fiesta que como sabéis hemos adoptado y de la que somos todos muy fans (especialmente los mayores). Fiesta que además nos sirve de excusa para educar a los pompones y convertirlos en frikis de pro (ayer discutían sobre las diferencias de esqueletos, zombis y Frankenstein con argumentos de mucho peso).

Después de haber estado por Sitges disfrutando de buen cine (no os perdáis "The cabin in the woods". Divertidísima, increíble. No os la perdáis.), tengo muchas ganas de hacer cosas este Halloween... y también tengo ganas de que los pompones tengan 12 años y sean unos frikis del cine fantástico y de los juegos de rol. Pero eso es otro tema.

Este año hemos hecho una corona facilísima y rapidísima de momia. Qué poco explotadas últimamente las momias en el cine de terror, por cierto.

Esto es lo que necesitáis:


Una corona de porexpán o cualquier otro material (de porexpán va bien porque es ligera, pero podéis hacer vuestras propias coronas con un churro de piscina o con tubo aislante, o incluso en cartulina o cartón), vendas de yeso (estas las compré en Abacus) y ojos de plástico (si necesitáis, en casa tenemos un alijo).

Cubrid el suelo o la mesa con una sábana vieja, poned un cuenco grande lleno de agua y cortad las tiras de yeso en tiras más pequeñas y estrechas. Solo hay que sumergir las tiritas en el agua y cubrir la corona.



Cubridla entera con una primera capa, poned ojos donde queráis, y cubrid parte de los ojos con más tiras para sujetarlos. (No hay fotos claras de este paso porque tuve que ayudar...)

Dejad secar un día entero y ya podéis colgar vuestra corona de la puerta de casa y esperar a los espíritus, los fantasmas y los zombis...


1 comentario:

¡Cuéntanos algo!