Calendario de adviento: calentando motores

21 de noviembre de 2012

Ya falta muy poquito para Navidad. Y este año quiero intentar hacer los deberes y llegar al uno de diciembre con todas las manualidades preparadas y todas las actividades organizadas para que no me pase lo de todos los años... que al final no cumplimos con todo lo que queríamos hacer y que algunas noches estoy muy angustiada pensando en qué ponerles para el día siguiente a los pompones en el calendario de adviento.


Cuando yo era pequeña, me encantaba el concepto del adviento, los regalitos de todos los días, los paquetitos ahí dispuestos, las ganas de abrir el del día siguiente... La sofisticación que tiene ahora el adviento es brutal: actividades, juegos, manualidades... pero sigue siendo igual, una ilusión pomponil diaria que ya es una tradición para muchas familias.

Mi amiga Ruth ha abrazado el adviento (y el fieltro!) con ganas, y eso me va muy bien, porque la semana pasada ya tenía casi todas las actividades elegidas. Tener una amiga organizada y cuadriculada no tiene precio, especialmente cuando tú eres... bueno, diferente. Así que nos fuimos a comer juntas, ella me contó las actividades que había elegido y entre las dos pensamos otras cosas para hacer, o conjuntamente o por separado.

Esto lo organizaron los pompones espontáneamente el año pasado mientras esperábamos que se hornease la primera bandeja de galletas.

Aquí tenéis algunas ideas por si queréis empezar a preparar vuestro adviento con (ehem) tiempo. ¡Espero que os sirvan de inspiración!


  1. Decorar la casa: sea montar el árbol, poner luces o montar el pesebre, hagáis lo que hagáis en casa, esta actividad no puede faltar en vuestro calendario de adviento. Los más tradicionales esperan al día de Santa Lucía, pero como en casa somos anárquicos en todo, para nosotros el día elegido es siempre, siempre, el primero.
  2. Hacer una decoración para la puerta de casa. Ya sabéis que a mí me chiflan las coronas, no puedo evitarlo, pero hay muchas otras posibilidades. Ruth y yo hemos hablado de recortar formas con papeles bonitos (a mano o con troqueladora) y pegarlas sobre hilo o cordel para luego colgarlas en forma de cortina. El año pasado, Ruth hizo un árbol de Navidad con Iron Fix verde y marrón y luego lo decoró con Iron Fix de colores. Yo este año creo que me decido por esta corona, que pienso decorar con copos de nieve de madera de Casa y purpurina.
  3. Películas navideñas. En casa es un clásico Polar Exprés (qué peli tan bonita!!) pero creo que este año añadiremos Arthur Christmas a nuestra incipiente colección, porque el año pasado la vimos y nos encantó. Si tenéis pompones mayores, podéis optar por esa maravilla que es Qué bello es vivir, y si vuestros pompones son mayores y frikis, no os perdáis Rare Exports.
  4. Cine navideño. Todos los años se estrena alguna peli navideña en el cine. Cargaos de palomitas y de pañuelos de papel (porque suelen ser lacrimógenas) y a disfrutar. (Este año tiene buena pinta El origen de los guardianes)
  5. Copos de nieve con Hama Beads. Desde que vi esta idea tengo una obsesión... Hay Hama Beads luminiscentes, para hacer una decoración que brille por la noche...
  6. Botes de cristal decorados con rotuladores permanentes. Fácil y muy rápido, y totalmente personalizable. Con una vela dentro, tenemos una lámpara instantánea...
  7. Cortar copos de nieve en papel. Me encantan esos copos de nieve recortados que reproducen figuras exactas...
  8. Preparar una postal de Navidad: con sesión fotográfica, como la nuestra del año pasado, árboles de washi tape, abetos con tiras de papel verde de diferentes tamaños, estampadas con patata... como queráis. Pero podéis preparar vosotros vuestras propias tarjetas y sorprender con un detalle hecho en casa.
  9. Y ya que estamos con el DIY, podéis estampar las servilletas de la cena o la comida de Navidad. Con pintura o rotuladores textiles, con sellos o plantillas, personalizadas con el nombre de cada invitado... Y también podéis hacer un servilletero navideño a juego, con pasta de sal, cartulina, limpiapipas... (podéis adaptar este, por ejemplo)
  10. Día de cocina. Ruth va a hacer estos brownies, y nosotros seguramente preparemos galletas y caramelos para repartir entre los vecinos. Estoy pensando en hacerme con unas cuantas cajas de comida china de Self Packaging y decorarlas con los pompones para embalarlas.
  11. Este árbol de fieltro. ¿Qué os parece? Fácil de hacer para los pompones y muy bonito, ¿no? Y seguro que nos sirve para aprovechar restos de fieltro que tenemos por casa... Si además combinamos diferentes tonos, los podemos hacer personalizados.
  12. Libros de Navidad. El año pasado iniciamos la tradición de regalar algún libro de Navidad y leerlo durante los días previos a la gran noche. Los que compramos el año pasado y nos encantaron fueron: Cuento de Navidad, Cuentos de Navidad y Detrás de las ventanas encantadas. Este año esperamos añadir algún libro nuevo... ¡Luego podéis guardarlos hasta el año que viene! Nada más bonito que tener unos cuántos libros que se leen solo durante un par de meses al año.
  13. Una salida para patinar, esquiar, montar en trineo o hacer una guerra de bolas de nieve. Si podéis, eso, una escapada a alguna montaña en la que haya nieve. Si no podéis, porque a vuestro alrededor no nieva en ningún sitio (aquí en Barcelona la nieve nos pilla un poco lejos siempre), una salida para patinar sobre hielo en alguna de las pistas que montan especialmente para ello en casi todas partes.
  14. Una noche de juegos. Preparad algo para picar, alguna bebida especial (chocolate caliente o un cóctel sin alcohol para los pompones) y sacad una buena colección de juegos de mesa o montad un torneo de juegos típicos: el de las películas, el teléfono, el del diccionario... Podéis poner un marcador con una pizarra y contar los puntos de cada uno, tener premios (el que gana decide qué cenamos mañana, la película que vemos este fin de semana, la excursión del domingo...) o incluso los juegos separados por niveles para ir incrementando la dificultad.
  15. Buenas acciones. Esto lo he leído por internet y me ha encantado. Se trata, básicamente, de hacer una buena acción anónima (o no) junto con vuestros pompones. Desayunar en un bar y pagar el desayuno de la mesa de al lado. Ir al parque y limpiar la zona de columpios o el arenal. Dejar una nota felicitando las fiestas en buzones desconocidos. Llevar una caja de bombones a los bomberos, los maestros (de nuestra escuela o de otra), una asociación de voluntarios... Vamos, contagiar el espíritu navideño.
  16. Jugar a "navidadizar" o "navideñar" a nuestros vecinos. Esto también lo he leído en internet y me parece genial: preparáis tres bolsitas de papel con un par de regalitos navideños, comprados o hechos en casa (galletas, caramelos, decoraciones, postales...) y las dejáis en la puerta de tres vecinos con una nota que diga algo así como: "¡Te ha tocado! Te deseamos feliz Navidad. Ahora tú tienes que preparar tres bolsitas como esta y dejárselas en la puerta a otros tres vecinos." A ver si hay suerte y todas las puertas de vuestro barrio acaban con un regalito navideño.
  17. Arbolitos de fimo. Estos, para ser exacta.Una vez listos, los podéis convertir en un globo de nieve. Creo que esto cae seguro.
  18. Hace tiempo que quiero intentar hacer los típicos boles de chocolate. Este, blanco, con cara de muñeco de nieve, es precioso, pero también se puede hacer marrón y dibujarle cara de reno, ¿no?
  19. Hacer una casita de galleta, de las típicas de las pelis. Ya os conté que en IKEA suele haber, así que solo se trata de dedicarle un rato con muchas gominolas y chocolates.
  20. Enseñar algo a los pompones. A coser, a tejer, a cocinar, a diseñar circuitos, a montar una peli, a tocar la guitarra, a carvar sellos, o incluso a conducir. Da igual. De lo que se trata es de compartir un ratito con ellos y enseñarles algo que a nosotros nos apasione y a lo que dediquemos tiempo normalmente.
  21. Escribir un cuento, grabar una canción, dibujar un cómic o rodar una película de Navidad. Entre todos. Con diferentes aportaciones y diferentes puntos de vista. Un proyecto familiar que después podáis estrenar el día de Navidad, o de fin de año, para que los pompones reciban aplausos por su trabajo. Podéis participar todos en cada tarea o repartir las tareas entre los diferentes miembros de la familia. Y cuando tengáis vuestra obra acabada, podéis hacer una tirada corta, de coleccionista, de unos pocos ejemplares para regalar a la familia.
  22. Una de las cosas que tiene que ser obligada estos días es una buena limpieza de habitación pomponil, para prepararnos para las fiestas. Cuesta presentarla como una buena actividad, divertida y entretenida, pero podéis intentarlo. Podéis vaciar todos los armarios y las cajas de juguetes y volver a encontrar un lugar para cada cosa, o montar una cabaña en una cama para hacer ordenar por turnos o a ratos y jugar en la cabaña cuando toque descansar. Podéis proponer jugar con todos los juguetes de la habitación durante el fin de semana para ver qué les gusta y qué ya les queda pequeño. No sé, podéis darle mil vueltas. A mis pompones lo que mejor les va es pensar a quién le van a regalar los juguetes que ya no usan. Así conseguimos vaciar la habitación de cosas que ya no son útiles. Podéis complementar la actividad con una escapada a donar los juguetes. Podéis llevarlos a una guardería pública, a la consulta del médico, a una ONG...
  23. Podéis ser ayudantes de Papá Noel y los Reyes por un día. Explicadles a los pompones la verdad: que los Reyes están muy ocupados y que hay que asegurarse de que no se olviden de nadie... y salid con ellos a comprar comida para un banco de alimentos o juguetes para una de las recogidas que se organizan en Navidad.
  24. Y la última idea de este adviento improvisado... decoraciones exprés. Soy muy fan de todo lo que es guerrilla urbana: de ganchillo, de semillas, de lo que sea que vuelva la ciudad más bonita y habitable. ¿Por qué no una guerrilla urbana navideña? Llevad encima siempre que salgáis de casa, algún adorno navideño, mejor si es casero (y biodegradable!), y colgadlo donde sea: en un árbol, en el tren, en vuestra clase de fotografía, en el despacho del jefe, en la plaza... y animad a los pompones a hacerlo también. Vamos a dejar las cosas más bonitas de lo que las encontramos...
Venga ese espíritu navideño. ¡Qué ganas tengo de que empiece diciembre!

17 comentarios:

  1. Paula, passa'm una mica d'energia!! Quina xulada de post i d'idees!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies!! És que el Nadal m'encanta, no ho puc evitar!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias a ti! Me alegra que te gusten :^)

      Eliminar
  3. t'has quedat totes les paraules!
    no puc afegir res més que MARE MEVA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Ja saps que xerro pels descosits... aquesta és la meva versió escrita...

      Eliminar
  4. nena que me voy y no nos vemos!!!! tengo mañana un rato para ti cuando quieras. guasapeame o tuiteame o emailiame... Bss con neupogen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevo todita la semana pensando en ti. Te tuiteo por la mañana? Tengo que ir a cortarme el pelo, pero pensaba ir a echarle un vistazo a una nueva tienda de manualidades del centro... ¿Cafetín en la calle Sant Quirze?

      Eliminar
  5. ¡Me ha encantado esta entrada!
    Si te sirve de idea, en mi casa ha habido años que hemos hecho con arcilla nuestro propio Belén y luego lo hemos pintado con témperas. La cuna del niño Jesús era media cáscara de nuez, por ejemplo. También, un año, hicimos nuestro propio calendario de adviento porque los que había en los supermercados eran muy feos. Nos hicimos con una caja de cartón finita, como las de 100 folios, a la que, en una parte, le pegamos 24 moldes para mini-muffins donde metimos los chocolates. Luego decoramos la tapa y le hicimos agujeritos en forma de ventanitas que luego terminábamos de abrir cada día para comernos el chocolate correspondiente. Por último, otro año nos hicimos nuestros propios "stockings" (donde luego Papá Noël metía chucherías) con fieltro rojo y algodón. Nadie en mi familia cose, así que lo pegábamos con pegamento Imedio :D
    Además, después del día de Navidad tocaba preparar la Nochevieja: hacíamos conos de cartulina decorados con cinta de regalo, purpurina etc. para las uvas, nuestro propio confeti, nuestros propios gorros de fiesta... era casi más divertido que las 12 campanadas :)
    Un saludo,
    Iris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta lo del Belén de arcilla. Y lo del calendario casero... Me gusta para una fiesta infantil, para que saquen sus premios.

      Y nunca he hecho nada para Nochevieja, pero igual empiezo este año, porque me gusta mucho la idea. Nosotros también hacemos el confeti con las troqueladoras, aunque los pompones se cansan al cabo de un rato... Pero sí, a lo mejor este año nos hacemos nuestro propio cotillón :^)

      Un besote, guapa!

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. ¡Paula, me has dejado impresionada! Hacía unos días que no os leía y si me llego a perder esta entrada no me lo perdono en la vida. A Olivia este año le va a pillar un poco pequeña, así que tengo una añito para ponerme las pilas bien puestas y sembrar de alegría y jolgorio nuestras Navidades. ¿A qué edad empezaron los pompones a disfrutar de tus DIY? Ya me los veo gateando y enfrascados en tus proyectos, las criaturicas... Un beso molt fort!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, guapi!! ¿Cómo estás? Qué ganas de verte y de ver a Olivia, que debe de haber cambiado un montón! A ver si quedamos para hacer algo, ¿no?

      Pues los pompones empezaron... un poco antes de que empezara este blog. Así que más o menos en 2008-2009... el mayor tenía 5 y los peques casi tres. Te quedan dos añitos para prepararte. Aunque mientras tanto puedes hacer las cosas igualmente para disfrutarlas tú, ¿no?

      ¿Qué? ¿Cuándo nos vemos?

      Eliminar
  8. Buff quanta activitat en el blog!!!!!!
    Jo, fidel seguidora de la idea del calendari d'advent copiant a sac, afegiria aprendre una nadala ens molt idiomes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bé, nena, és que tinc un públic fidel (ehem) que no puc decebre...

      Jo aquí no sé si discrepo... la mateixa nadala en molts idiomes? No és millor aprendre una nadala típica en cada idioma encara que no sigui la mateixa?

      Ho discutim demà sopant, oi?

      Eliminar
  9. Que buenas ideas! llego por el último post de ver realmente el contenido de los blogs y me quedo, realmente me gustó mucho tu contenido.

    Un abrazo!

    http://habiaunavezotravez.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias! Pues bienvenida :^) Voy a echarle un vistazo a tu blog también. Un beso!

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs