Corona de Navidad

6 de diciembre de 2012

Ya estamos con el adviento a tope, ¿y vosotros? Los pompones se levantan todas las mañanas raudos y veloces a ver qué actividad esconden los bolsillos rojos. He reciclado un montón de tarjetas lisas de colores que tenía en casa, las he decorado con washi y cinta adhesiva de IKEA y las he acabado de decorar con una cinta, también de IKEA, de hace como... ¿ocho años? sin exagerar, I swear.


Así que estoy muy contenta, me estoy deshaciendo de reliquias y tendré más espacio libre (para comprar otras cosas!!!). No, en serio, estoy contenta porque las tarjetas con las actividades han quedado bonitas y porque estoy gastando cosas que tengo desde hace tiempo.

Bueno, pues como sabéis, nuestra segunda actividad de adviento fue hacer una corona para la puerta. Y esta vez la hicimos cuadrada. Sí, sí, cuadrada. Reciclamos el marco de uno de esos lienzos infantiles para pintar que habíamos tenido en casa y algunas figuras de madera que yo había comprado el año pasado.

¿Qué usamos? Un marco cuadrado de madera, pintura roja y pintura blanca, figuras de madera (las nuestras eran estrellas, corazones, árboles de navidad y copos de nieve) y silicona líquida (se puede hacer también con pistola de cola caliente, pero como lo hicieron los pompones solos, no quise arriesgarme a que hubiera quemaduras). Para colgarlo y acabar de decorar, cinta blanca (creo que la mía sale de una bata que tuve hace un tiempo) y una figura para colgar en el medio.

Lo primero que hicimos fue pintar el marco. Yo imaginaba un marco totalmente blanco, impoluto, elegante, pero los pompones se negaron. El pompón friki tenía claro que tenía que ser como un bastón de caramelo. Y así lo hicimos. Primero pintamos todo de blanco y después colocamos cinta en diagonal por todo el marco (cinta de pintor o, ay, qué dolor, washi tape, que después salen con mucha facilidad) y pintamos de rojo.


La verdad es que el marco quedó muy chulo y mientras se secaba lo dejamos de decoración. Casi pensé en dejarlo así, porque quedaba bonito, pero nada, que había que decorarlo, los pompones son inflexibles.


Así que les di unas formas de madera que había sacado no sé bien de dónde (los copos de nieve eran de Casa, pero creo que todo lo demás lo compré en alguna feria navideña) y un bote de silicona líquida. Les expliqué que podían pegar unas formas por encima de otras y se pusieron a trabajar.


Cuando terminaron (porque se acabaron las formas, si fuese por ellos todavía seguirían pegando copitos de nieve) lo único que hicimos fue pasar una cinta (blanca en nuestro caso, pero roja quedaría igual de bien) por el marco y coserla. Así ya estaba bien, pero nosotros decidimos complementar la corona con una figura de fieltro de Tiger con una chincheta.


Et voilà! Ya tenemos corona casera y divertida. No sé si elegante, pero eso es lo de menos, ¿no?


6 comentarios:

  1. Pues ha quedado una corona muy original, y lo mejor es que seguro que disfrutaron haciendola. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, lo pasaron muy bien! Y además me sorprende que cada vez son más creativos y tienen más ideas... Lo malo es que cada vez me dejan opinar menos ¬¬

      Eliminar
  2. Los pompones tienen un gusto exquisito. ¡Les ha quedado redonda para ser cuadrada!

    ResponderEliminar
  3. ostres nena, que xulipiruli!!!
    hem d'organitzar algo juntes per a la canalla i si es craft no vegis!!!, en aquell pati tan guai del teu edifici...

    de cara al bon temps!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vinga, va. Però que no quedi en projecte... Uns dissabtes d'activitats infantils al matí, oi? I després esmorzar casolà i joc lliure al pati... Fa?

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!