Money, money

4 de enero de 2013


Ayer terminamos de pagar el coche. Casi tres años antes de acabar el préstamo. Estoy en una nube, como podéis suponer, no me lo creo. Y me ha parecido la excusa perfecta para hablar de organización monetaria.

Toda la vida he creído que no podía ahorrar. Que no ganaba lo suficiente, que eso era solo para los que tenían una nómina abultada. Que los autónomos no tenemos seguridad y por lo tanto no podemos ocuparnos de nuestras finanzas como lo hacen los asalariados. En fin, un montón de excusas. Supongo que a estas alturas ya sabéis que soy la reina de las excusas.


La verdad es que soy desorganizada en todos los aspectos y el monetario es sencillamente uno más. Si tengo dinero, lo gasto y si no lo tengo, pues tengo más cuidado. ¿Acaso creíais que todo el clutter de mi casa ha salido de la nada?

Hace unos meses y tras leer bastante, especialmente en Simple Mom, el pomelo y yo nos sentamos y decidimos pensar un poco en nuestra situación. No nos podemos quejar, los dos tenemos trabajo, vamos cobrando (a trompicones, pero cobramos) y no podíamos esperar siempre a cobrar más. Había que empezar a ahorrar de algún modo. Y decidimos hacerlo del modo más simple que se nos ocurrió: guardando monedas de 2 euros.


Vale, ya sé que parece una chorrada. Yo misma no tenía mucha fe y pensaba que lo máximo que conseguiríamos sería salir un día al cine y a cenar con nuestras monedillas. Pero había que empezar por algún sitio y ese nos pareció el más sencillo. Eso y abrir una cuenta de ahorros en la que cada mes ingresábamos 50 euros.

Fue una gran sorpresa descubrir, después de cinco o seis meses, que habíamos conseguido ahorrar unos novecientos euros. Una pasta, vamos. Con esas moneditas nos fuimos al banco, amortizamos parte del coche y pedimos que nos bajaran la cuota y no el tiempo. Y ahí empezó la verdadera aventura. Lo que nos ahorrábamos en la cuota todos los meses, entraba en una pequeña billetera roja que Ruth y Francis nos trajeron de China para darnos buena suerte ;^) Y seguimos juntando monedas de dos euros, claro.


No tardamos tanto en hacer el segundo pago, porque a las monedas se les sumó la billetera roja. Al cabo de tres meses volvimos a amortizar capital y volvimos a bajar la cuota. La billetera roja se llenaba mucho más rápidamente que antes... y bueno, ya lo pilláis, repetimos el proceso hasta que nos quedó una cantidad totalmente asumible que decidimos pagar cuando cobramos un trabajo importante.

Por lo que se ve este sistema se llama "bola de nieve" y consiste en agrupar todas las deudas (aunque nosotros solo teníamos el coche y la hipoteca) e irlas pagando desde la más pequeña a la más grande. Se dedica siempre la misma cantidad de dinero a pagar, pero se va bajando la cuota para tener más dinero para reinvertir. Solo hay que hacer un pequeño esfuerzo al principio para conseguir pagar algo extra (nuestras monedillas de dos euros).

Lo mejor de este método es que es gráfico: ves lo que pasa, ves que ahorras, ves cambios inmediatos y en poco tiempo (menos de un año, en nuestro caso) de repente te has deshecho de una deuda y cuando calculas el dinero que has dedicado a eso, te maravillas de la cantidad que has podido ahorrar, tú que no puedes ahorrar porque eres autónomo y no cobras ningún sueldazo ni tienes seguridad de ningún tipo.


Sé que para muchos es un consejo innecesario, pero para mí, que siempre he sido una inútil con el dinero, pues bueno, life-changing total. De hecho, espero que sea un consejo innecesario e inútil, porque eso querrá decir que sois gente organizada con vuestros ahorros y en ese caso, me alegro un montón por vosotros.

¿Que no os gusta lo de los dos euros? (No lo entiendo, es genial del todo, vivan las monedas de dos euros) Podéis hacerlo con billetes de cinco, o poneros una cantidad de caja todos los días (¿10 euros?) para hacer recados, tomar café o comprar el pan, y lo que os sobre lo guardáis en un sobre o una billetera.

Nosotros ya estamos soñando con terminar con la hipoteca. Nos quedan 13 años y queremos reducirlos drásticamente, quizás a la mitad, sería estupendo que pudiera ser menos. La mecánica es la misma, a partir de ahora ahorraremos el total de la cuota del coche (y como le hemos cogido el gusto, ya son 100 los euros que ponemos en nuestra cuenta de ahorro) y la iremos reinvirtiendo para bajar cuota. Deberíamos haberlo hecho con todas las fluctuaciones de intereses que hemos tenido en estos años... pero bueno, lo haremos a partir de ahora.

¿Más trucos? Si sois autónomos, como nosotros, pensad en ahorrar el 10% de cada factura que os paguen. Ingresadlo en vuestra cuenta de ahorro directamente. Esto me lo contó mi amiga Neus después de hacer un curso de economía para traductores y me pareció totalmente genial: nunca en mi vida me lo había planteado. Podéis hacerlo también si sois asalariados, claro, pero para los autónomos es básico, porque nunca podemos comprometernos a ahorrar una cantidad fija.

¿Tenéis trucos o consejos para ahorrar? ¿Cómo lo hacéis vosotros? Jo, echadme un cable, que ya habéis visto que en casa somos un desastre.

21 comentarios:

  1. Pues tan desastre no parecéis si habéis logrado lo que habéis logrado, ¡ole! Yo no puedo dar consejos financieros, que soy de letras puras además de megadesastre, mi marido gana bien pero yo no, principalmente pq no curro (de las dificultades que tienen las madres residentes en Germany para volver al trabajo hablamos otro día), el estado me pasa unos 350€ al mes por los churumbeles, doy clases privadas de español (pero soy muuuuy barata) y algún chanchullo más. Así que para mí "ahorrar" significa aparcar en zona libre, llevarme la marujo-bolsa a la compra pa no comprar la de plástico (sirve también para acallar conciencias ecológicas), no pillarme ese jersey tan ideal de la muette y chorradas similares. Y como no fumo tampoco puedo dejar de fumar y ahorrar lo que me costaría el paquete. Pero es como con la ingesta de calorías, si me lo planteara en serio otro gallo me cantara!! Me apunto el truqui, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, desastre somos. A veces pienso en los momentos en los que tuvimos dinero y no supimos administrarlo. No mucho dinero, pero más que ahora, porque no teníamos pompones ni coche ni tantos gastos. Pero bueno, no podemos quejarnos, los dos tenemos trabajo y vamos tirando y ser autónomos tiene otras muchas ventajas, claro, de horario, de dedicación... De todos modos, para mí ahorrar también es llevarme bolsas para hacer la compra, no tener gustos demasiado caros (aunque la tecnología me pierde, no puedo evitarlo) y hacer cosas en casa. Nunca llegaremos a tener presupuestos y cosas así (cada vez que lo hemos intentado ha sido un fracaso total), pero creo que poco a poco vamos consiguiendo cosillas. Entre esto y el menú semanal hemos notado mejora, la verdad. Y también con el proceso de "uncluttering", que nos hace vaciar la casa poco a poco y no volver a llenarla. Yo no soy de grandes planteamientos en serio, pero sí de cosillas así, como ahorrar monedas de 2 euros o 50 euros al mes. Luego le pillas el gusto y quieres ahorrar cada vez más...

      Eliminar
  2. Me lo apunto ya! Durante una temporada conseguí ser bastante ordenada, pero de repente, empezaron a haber gastos imprevistos, recortes salariales, etc, etc y todo se fue a la porra.
    Voy a preparar mi bote de monedas de dos euros, ya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nunca he conseguido ordenar el tema económico. El dinero me quema en los bolsillos, así que tengo que encargarme de él rápidamente y no dejarlo en la cuenta, porque si no el efecto "tenemos pasta" es demasiado, gasto sin darme cuenta. Este año me voy a plantear lo del 10% de mis facturas también, e incluso estamos pensando en intentar vivir con un solo "sueldo" y ahorrar el otro (aunque eso no lo veo muy factible, la verdad)... El truco es ponerse un objetivo muy jugoso, una vez acabado el coche, además de la hipoteca, estamos empezando a planear un viaje... mano de santo.

      Eliminar
  3. Paula, eres mi idolo, te leo con detalle cada vez que pones un post.
    Te copio, hoy mismo pongo mi bote para las monedas de 2€, mis padres hace años que lo hacen siendo pensionistas, y siempre me reia de mi padre porque cuando me daban un camio estando con él siempre me proponia cambiarla por 2 de 1€ (eso es que la ha picado el gusanillo como a ti) y mi madre lo regañaba. Pues bien, ahora se que no solo ellos lo hacen y que además surte efecto. Yo solo tengo la hipoteca y es grande y con muchos años, pero si de tanto en tanto puedo quitar una cuota ya me conformo, algo es algo.
    Gracias por tus truquis.
    Ahhh yo también soy autonoma y una manirota. jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, qué mona eres! Muchas gracias!

      Pues yo igual que tus padres, salto sobre las monedas de dos euros como un buitre y le cambio a TODO el mundo las que tienen. En el bar de delante de mi casa ya me conocen y siempre me dan el cambio con monedas de dos euros. Casi me entran ganas de abrazar a cualquier dependiente que me dé una monedilla...

      Sí que funciona, sí. Ahorras un montón. Y sí, seguro que puedes rebajar alguna cuota de la hipoteca. Deberíamos hacer un grupo: Rebajando la hipoteca juntos. O algo así. Y tener todos una barra de objetivo, a ver quién consigue ahorrar más...

      Eliminar
    2. Pues seguro que ganarias tu, jeje, nos llevas ventaja. Yo ya puse mi bote ayer y se lo explique a mi pompon (te tomo el nombre). Ya te explicare mis avances. Un saludo y mil gracias por tus ideas, que siempre son geniales.

      Eliminar
    3. Qué va, qué va... Yo también necesito un empujoncito... Ya me explicarás si te sirve y si consigues ahorrar bastante. Un beso!

      Eliminar
  4. Tengo una pregunta Paula. Cada cuánto metéis 2€ en el bote? Siempre que los tenéis? Todos los días? Me ga gustado!!
    Yo intento ahorrar una cantidad fija pero como has dicho es complicado cuando nunca cobras lo mismo.
    Me ha encantado lo que habéis hecho y os felicito por haber acabado de pagar el coche tan rápido!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez que tenemos una moneda. No es muy habitual que te las den, así que no es que estés constantemente metiendo monedas, pero a veces tienes suerte y te dan un cambio abultado en monedas de dos. En Alemania, por ejemplo, nos daban monedas de dos en todas partes y nos daba pena guardarlas, así que montamos un bote de viaje y volvimos a casa con un mogollón de monedas (creo que cerca de 70).

      Yo es que si no me engaño así para ahorrar, no consigo guardar ni un euro, soy un desastre... Besitos!

      Eliminar
  5. Paula quiero hacerme seguidora, pero no puedo!!! help help help, dónde está la barra de hacerse seguidores??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo nos quieres seguir? Si es por correo electrónico hay una cajita que dice "Síguenos por correo". Si es con un programa (yo, por ejemplo, uso el Reader), tienes que clicar la banderita verde que hay debajo de mi foto, a mano derecha. Ahí te deja elegir el programa. ¿O es con otra cosa? ¿Google+?

      Eliminar
  6. Hola Paula. Me ha encantado esta entrada. Muy interesante. Yo no sé llevar muy bien las cuentas pero siempre he pensado en que para ahorrar hay que gastar menos, o saber gastar mejor. En mi caso, con la edad he ido aprendiendo a gastar menos o a gastar más en lo necesario. Me ayudó mucho el hecho de trasladarme de la ciudad a la montaña. No sé donde, leí que “deseamos lo que vemos”, y aquí no tengo tantas tentaciones (aunque he aprendido a controlarlas mejor) y mis hijos tampoco. Cuando vivía en la ciudad siempre volvía con algo (no previsto) a casa. He aprendido a seleccionar más mis verdaderas necesidades, y aún estoy en ello, no hay que bajar la guardia! En ocasiones, la crisis nos ha forzado a saber vivir con menos y no ha pasado nada, hemos sobrevivido con menos!. Aún así, siempre hemos ahorrado lo que hemos podido, para poder salir de un apuro en caso necesario. Y me apunto tus ideas... un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es eso exactamente! Gastar mejor. Un día leí en el blog que solo había dos caminos: cobrar más o gastar menos. La autora del post abogaba por gastar menos y yo no lo entendía. Que si no puede ser, que si necesitamos más dinero... Pero es como tú dices, hay que aprender, tener prioridades, valorar... Últimamente ando leyendo mucho sobre minimalismo y me está pasando como a ti, estoy empezando a ver todas las compras que realizaba por impulso. Y también estoy de acuerdo con lo que dices de la crisis. Aunque evidentemente no le deseo a nadie estar pasándolo mal y sin trabajo, el ambiente de crisis nos ha ayudado a volver a poner los pies en la tierra, a saber qué necesitamos y qué no, cómo podemos ahorrar, cómo podemos gastar mejor. Yo creo, sinceramente, que este tipo de cosas se tendrían que aprender en la escuela. Son cosas muy necesarias para vivir, pero que nadie te enseña nunca y que acabas aprendiendo por las malas. Yo ahora estoy contenta, pero no puedo evitar echar la vista atrás y pensar que estaríamos mucho mejor si hubiésemos sido (especialmente yo) más conscientes de nuestros gastos antes.

      Eliminar
  7. Que bien! Nosotros también acabamos de pagar el coche en diciembre y la verdad es que es un descanso. Ahora solo queda la hipoteca aunque a mi me quedan muchos mas años que a ti... Pero ya hemos pasado la boda así que nuestra meta principal es ahorrar para amortizar hipoteca. Nosotros ahorramos la cuota del coche mas el extra que ahorrábamos antes para nuestra boda. Lo de las monedas de 1 o 2 euros me parece una idea muy buena pero para mi imposible porque casi nunca llevo suelto... Jajaja

    ResponderEliminar
  8. Que bien! Nosotros también acabamos de pagar el coche en diciembre y la verdad es que es un descanso. Ahora solo queda la hipoteca aunque a mi me quedan muchos mas años que a ti... Pero ya hemos pasado la boda así que nuestra meta principal es ahorrar para amortizar hipoteca. Nosotros ahorramos la cuota del coche mas el extra que ahorrábamos antes para nuestra boda. Lo de las monedas de 1 o 2 euros me parece una idea muy buena pero para mi imposible porque casi nunca llevo suelto... Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues felicidades por pagar el coche! Es un placer ver de repente que tienes más dinero porque has pagado algo, ¿no? Nosotros también ahorramos lo del coche e intentamos ahorrar un poquitín más, sobre todo controlando las compras, que yo tengo el bolsillo fácil.

      No os lo vais a creer, pero ayer soñé que también había monedas de tres euros y que me ponía también a ahorrarlas... Buf. Qué obsesión.

      Más adelante haré otro post sobre este tema porque he empezado a hacer una cosa para ahorrar y si funciona (esperemos que sí!) la compartiré con vosotros.

      Eliminar
  9. Acabo de descubrir tu blog y la verdad que estoy maravillada......
    Ya he hablado con mi churri y esta entrada es una de las que vamos a seguir a partir de YA!!! y lo mejor, ya tenemos el proyecto en el que vamos a invertir nuestros ahorros, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! :^) Di que sí, nada mejor que plantearse un objetivo interesante para conseguir ahorrar con ganas... Ya nos contarás!

      Eliminar
  10. Estimada Paula: aunque la entrada es antigua me he animado a escribir porque puedes contarnos un año después qué tal va el plan de ahorro ;-) He descubierto por casualidad tu blog y desde luego que a partir de ahora te sigo.

    La verdad es que con lo dura que está la vida me he planteado un plan de ahorro también. Soy médico y ya llevo unos cuantos meses en el paro (gran país… pero eso es otro tema). Te comento mi plan por si sirve de algo. A falta de una, yo he empezado dos huchas. Una como "fondo perdido", para vacas flacas, con monedas de 50 céntimos. La verdad es que no supone gran esfuerzo y el resultado puede ser bueno a varios años vista. Es algo así como un plan de jubilación, o como ese cerdito que se puede romper en momentos de emergencia. La otra hucha la lleno con monedas de Francia, y son las que realmente suponen el ahorro para objetivos concretos. ¿Por qué de Francia? Eso es algo más personal, tal vez una tontería. Cuando era pequeño, veraneaba en Alicante, y me llamaban mucho la atención de los coches franceses, y tenía varios vecinos de allí. Tal vez sea un breve viaje a mi infancia cada vez que cae en mis manos una moneda de Francia :-)

    Me cansaba (y arruinaba) guardar las monedas de 2 euros, pero me parece más asequible guardar la monedas de un país vecino. Por si alguien quiere seguir este truco, no le recomiendo que guarde las monedas de Alemania, pues es el país que más monedas emite (tiene 5 fábricas de moneda, y hay años que emiten más de 30 millones de monedas de cada valor, en cada una de ellas)… vamos, una locura.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Luis. Jo, qué ilusión un comentario como el tuyo.

      Un año después puedo decir que seguimos guardando monedas de dos euros. Parte del dinero que pagábamos por el coche va ahora a una cuenta de ahorro, todos los meses, religiosamente. Ese dinero no lo tocamos salvo en caso de emergencia (como este mes, que ni el pomelo ni yo hemos cobrado) y se va acumulando ahí para futuras necesidades.

      Por otro lado intentamos ahorrar en otras cosas. Yo me he borrado del gimnasio y ese dinero también lo guardo ahora todos los meses.

      Si todo va bien, con las monedillas que hemos ido ahorrando y esas cosas vamos a hacer una primera amortización de la hipoteca este mismo mes. Una miseria, pero algo al menos, que nos va a hacer sentir que controlamos este tema también y que estamos más cerca de no tener ninguna deuda.

      Me encanta la idea de guardar las monedas de un país determinado, sea el que sea. Creo que está muy bien pensado. No se me habría ocurrido nunca, así que muchísimas gracias por compartirlo!

      Nosotros también, como tú, guardamos en otra hucha monedas... pero las más pequeñas, las de céntimos. Evidentemente con eso no te haces rico, pero todo ayuda. Cada cierto tiempo pasamos por el banco, pedimos cartuchos de monedas, las ordenamos y las guardamos en un cajón hasta la siguiente amortización o el siguiente ingreso en la cuenta de ahorro.

      Tal y como están las cosas, es un buen momento para hacer cosillas así y darnos cuenta realmente de la cantidad de dinero que invertimos (y malgastamos) en mil sitios. Cuando te pones a pensar y a idear la manera de sacarle más partido a cada euro, encuentras un montón de maneras y de buenas ideas.

      Mucha, mucha suerte, tanto con el ahorro como con la búsqueda de trabajo, Luis. Y mil gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!