El Rastro

19 de febrero de 2013


Buf. ¿No os da la impresión a veces de que la vida es una carrera de obstáculos? Cuando empiezas a ver la luz, surge otra cosa, y luego otra, y otra más. Muchas veces me siento como un personaje de un videojuego, de esos que tienen que hacer mil cosas, que cuando parece que lo tienen todo controlado, reciben una descarga de nuevas acciones, cada vez más rápidas, hasta que se colapsan y la pantalla grita: "Game Over".

Pues bueno, en eso estamos. Traduciendo sin parar, con el culo cuadrado y los ojos rojos. Y sintiéndome culpable porque he tenido que retrasar la fiesta de los pompones una semana. Pero es que no llegaba, ni de casualidad.


Así que en un día en el que todo es urgente y es para ya, os quiero regalar unas fotos del Rastro. Me hacía muchísima ilusión ir a conocerlo, porque había oído hablar de él mil veces. Y me encantó. No paraba de ver posibilidades por todas partes, claro, pero además me chifló el ambiente, el ruido, las calles llenas de cosas...



Y luego llegué a un pequeño puesto lleno, llenito de revistas. Y tenían alguna Burda... Acabé comprando dos, claro, y acordándome de Rosy y de su alijo. Ya os las enseñaré, son del 94, creo y hay algún vestido muy, muy bonito que intentaré hacer.



Vale mucho la pena desayunar tranquilamente y perderse por las calles del Rastro, arriba y abajo (porque hay un montón de desnivel!). Y también vale mucho la pena ponerse a escuchar lo que dice la gente, lo que comenta, lo que les llama la atención...



En fin, que no os lo perdáis, que os escapéis al Rastro cuando podáis. Que vale la pena trastear y mover y toquetear. Seguro que encontráis algún tesoro.




Y en otro orden de cosas, ¡feliz semana de Mario! Los pompones y yo estamos preparando algunas manualidades, a ver si os las podemos mostrar pronto...

22 comentarios:

  1. A mi también me encantó el rastro! No me lo imaginaba tan grande! Fuiste a Mama Framboise a merendar??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pude :( Así que voy a tener que volver, porque entré en la página web y, vamos, todo tenía una pinta de vicio... No tardaré.

      Eliminar
  2. A mí también me enamoró!! Me encantan los mercadillos de todo tipo y si hay el ambiente y la variedad del rastro , ni te cuento!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf, yo voy a tener que volver a los Encantes, pero creo que no se puede comparar, el Rastro está lleno de tiendas y de cosas muy interesantes, y los precios no son ninguna locura. Suerte que no me cabía gran cosa en la maleta, porque si no, habría arrasado!

      Eliminar
  3. ¡¡Qué recuerdos!! Anda que no me he pasado yo mañanas de domingo en el Rastro, tras emerger desde los infiernos de la línea 5 del metro, buscando ropa underground! Tened en cuenta que eran los primeros 80 y lo que luego se llamó "la movida" estaba en pleno esplendor (o en las últimas, depende de cómo se mire), al acabar la búsqueda nos tomábamos unas cañas en La Bobia, bareto de reunión de punkies con cresta. Qué tiempos aquellos... Ahora buscaría otras cosas, claro, y si quieres quedamos ahí en abril y nos tomamos no una caña en La Bobia sino un té con tarta en Mama Framboise (estoy hecha una agüela).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. COMPRO! Pero luego me enseñas La Bobia, que yo soy muy de punkies con cresta...

      Eliminar
  4. Por cierto, no te sientas culpable por haber tenido que retrasar la fiesta de tus pequeñuelos. Consuélate pensando que cuanto más la esperen, con más ganas la pillarán!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... pero es que todavía no he organizado nada de nada. De nada. Voy a tener que ir pensando algo. Es una fiesta de zombis.

      Eliminar
  5. sifons!!

    maquines d'escriure!!!

    cameres de fotos!!!

    pondió pondió!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OI QUE SÍ?? I claus antigues. I revistes. I molt vidre. Fem excursió als encants?

      Eliminar
  6. Estoy encantada de haberte reencontrado.me ha encantado mirar por la mirilla de tu puerta,ahora con tu permiso, mirare por la ventana,y...,. te seguire copiando!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Para eso estamos. No te quedes en la ventana, entra y siéntate a tomar algo!

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. A mí me encanta también, siempre que iba caía algo, recuerdo especialmente un puesto de gorros y sobreros que hacía una señora, tanto en invierno como en verano, hace unos tres años que no piso Madrid, me pregunto si estará, porque era de los puestos fijos.

    Me alegro que te haya gustado, aquí hay varios también así y uno si me apuras, que lo ponen los sábados en La Cartuja más grande, pero claro, el rastro es el rastro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmm... ¿Turismo de mercadillos? Nueva modalidad de viaje ;^) Lo que tienen estos sitios es que hay que ir con tiempo, sin cámara y con muchas ganas de revolver. Pero hay auténticos tesoros, la verdad.

      Eliminar
  9. M´han encantat les fotos, ja mi veia per allà remenant. El dia que hi vaig estar, hi havia una riuada de gent!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies! S'ha de tornar, s'ha de tornar amb temps per remenar i trobar tresors. Jo vull alguna clau antiga d'aquestes... I repassant les fotos, m'ha encantat el molinet de cafè de fusta! Si l'hagués vist, me l'hauria emportat!

      Eliminar
  10. Precioses les fotos. Quines ganes m'has fet de tornar a Madrid. Mai no he estat al Rastro. Sens dubte una assignatura pendent. Tot i que jo allí seria un perill públic. No t'angoixis per la feina (quina una va a parlar) ni tampoc per la festa. Tot sortirà bé. És més tot sortirà perfecte. Jo també tinc la sensació d'estar atrapada a un videojocs de plataformes amb Tetris incorporat. Per sort quan et surt el game over sempre pots tornar a recomençar. Una abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi Madrid m'agrada molt. Trobo que està ple d'espais bonics i que la gent és molt agradable i molt orientada cap el servei.

      I no puc evitar angoixar-me... he tingut molta feina aquests dies i no tinc gens preparat l'aniversari dels nens... però bé, ens en sortirem.

      Eliminar
  11. Me encantaba ir al Rastro, perederme por allí, vermutear... Lo echo de menos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, vermutear especialmente. Y ver pasar a la gente.

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!