Cesta para los libros

5 de marzo de 2013


Buf. Sigo en mi túnel trabajil. Veo la luz, cada vez más brillante e intensa, pero cada vez que parece que estoy a punto de tocarla, retrocedo unos metros. No es una queja, que tal y como está el patio es una suerte tener tanto trabajo, pero tengo ganas de que llegue una de esas semanas plácidas en las que puedo hacer mil cosas.

Así que ando un poco escasa de tiempo y tengo la casa patas arriba. Sí, es uno de esos momentos en los que parece que todo te supera, que nunca vas a llegar a nada, que todo es un caos... por lo que es un buen momento recuperar un pequeño triunfo, un proyecto de esos que son útiles y te hacen sentir genial precisamente por eso.

Mi amiga Inés quería aprender a hacer trapillo, así que se vino a casa una tarde y nos pusimos a trabajar. A mí el trapillo no me encanta, si soy sincera. Hay cuatro cosas que me gustan, pero para lo demás me parece un poco basto. Pero las cestas son una excepción. Las cestas de trapillo son preciosas, muy prácticas y quedan geniales en cualquier rincón. ¿O no? Y eso fue lo que Inés y yo empezamos a ganchillear con mucha paciencia y algún que otro dolor de muñeca.


Después Inés se marchó y terminó su cesta en casa. Me mandó una foto y entonces a mí me entró la prisa por acabar también la mía. No hay mejor inspiración que una buena competición, ¿no? Y como realmente lo bueno del trapillo es que es muy rápido, en un par de horas más, ya tenía la cesta terminada. La miré y la remiré con cara de enamorada y finalmente se me ocurrió un buen sitio para ponerla. ¿Os acordáis del rincón de lectura de los pompones? Bueno, pues me pareció un buen extra para tener, exclusivamente, los libros de la biblioteca, que muchas veces no sabemos dónde están.


Pues eso, una pequeña (muy pequeña) victoria contra el desorden en esta casa. Ahora los libros de la biblioteca están (o deberían estar) siempre localizables para poder leerlos o devolverlos cuando toca.

Dentro de unos días os prometo patrón para hacer vuestra propia cesta del tamaño que queráis. Me estoy haciendo otra para tener bajo la mesa de la máquina de coser, para los retales. Por el momento os tendréis que conformar con estas fotos...

20 comentarios:

  1. M'estàs fent venir unes ganes de començar a fer coses així...àviat em faran fora de casa ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ai, és que és començar a fer coses amb les mans i no parar... Jo cada dia provaria una tècnica nova.

      Eliminar
  2. Qué bonita!yo tenía in pijama se punto muy finito qué ya utilizaba y lo hice tiras para hacer trapillo,ahora en lugar de un pijama viejo tengo una bolsa llena de algo rondando por casa :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he hecho mi propio trapillo un par de veces y de hecho tengo una alfombra en mi cuarto hecha con una sábana y un jersey. Creo que es todo cuestión de empezar (y de tener un proyecto que te motive!!)

      Eliminar
    2. Aaaah, me habéis disipado una duda existencial: ¿qué es trapillo? Porque lo leo por doquier pero nadie me explica en qué consiste, ¿trapillo? ¿Un trapo de cocina hecho trizas? ¿Tiras de algo cutre? En ese caso, ¿por qué andan todas como locas con el invento? Ahora ya lo entiendo, reciclaje o muette!

      Eliminar
    3. Jajajja! Pues mira, en teoría son los restos de fábrica de las empresas textiles... pero hay mucha gente que se hace el suyo propio. Y sí, la gente está como muy enganchada...

      Eliminar
    4. a mí me salió un desastre y como mi abuela se encargó que odiara ganchillear....(me regaló un cogín de ganchillo para mi comunión :S), pues no sé mucho la verdad, pero todo llegará

      Eliminar
  3. A mi també m'agraden aquestes cistelles. No em vindria gens malament una per posar cabdells de llana. Quantes troques fan falta?
    Petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquesta està feta amb una sencera (grossa) i una miqueta d'una altra. Jo calcularia sempre un parell. Si la fas, penja-la al blog, que la veiem!

      Eliminar
  4. Y ahora procedo a alabar tu obra trapillil: ¡qué "xula"! ¡Qué bonito punto! ¡Qué combinación de colores! ¡Y qué buen uso le has dado! Entiendo tu subidón, yo terminé ayer una cesta para la habitación del enano tras un largo preoceso: elegir la tela, encargarla a dawanda, recibirla, decidir cómo hacerla, buscar una entretela dura, el biés, romperme los dedos y la paciencia con el mamotreto... pero ha quedado preciosa y al interesado le gusta, que es de lo que se trata. ¡Prueba superada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tras un largo "proceso", I mean...

      Eliminar
    2. Pues quiero fotos, quiero fotos... E instrucciones detalladas, claro, que las cestas de tela me encantan y no sé nunca cómo hacerlas...

      Eliminar
  5. només et diré una cosa: CULOVEOCULOQUIERO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estic impacient per veure la teva versió...

      Eliminar
  6. Yo estoy reciclando ropa para utilizarla de trapillo. Las cestas y las alfombras con ello molan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mola, además, guardar esa ropa de otra manera... te miras la alfombra o la cesta con más cariño!!

      Eliminar
  7. No tengo ni idea d lo que es el trapillo! Inculta total! Asi que necesito un tutorial mas extenso.
    por que el uso que le has dado me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj! Pues lo puedes comprar directamente con ese nombre: "trapillo". O usar una camiseta vieja y cortarla en una tira continua... Va, montaré un tutorial para que lo veas. Básicamente es como una lana de algodón bastante gruesa, que se trabaja con un ganchillo de medidas 10-15.

      Eliminar
  8. Ha quedat un racó molt xulo i molt creatiu. Jo començaré a fer trapillo quan em jubili. Aquest any vaig molt curta de temps!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi és que m'agradaria jubilar-me ara mateix, que perdo massa temps treballant :^D

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!