Huevos desnudos

16 de mayo de 2013


Vale, lo confieso, es un nombre sensacionalista para captar vuestra atención. ¿A que estáis superinteresados?

Hacía muchísimo tiempo que tenía ganas de probar este experimento. Lo había visto por todas partes y quería saber qué significaba eso de que los huevos se volvían de goma y rebotaban y todo eso.

La sorpresa vino cuando le dije al pompón peque que había pensado en desnudar huevos. Me miró extrañado y me dijo: "Ah, te quieres copiar de Dinàmiks".

Dinàmiks es un nuevo programa de la televisión catalana en el que hacen experimentos, hablan sobre científicos y presentan retos muy divertidos relacionados con la ciencia. El pompón peque (o friki reloaded) no se pierde ni un solo programa, le encanta. Le chifla todo lo que huele a experimento o manualidad, pero claro, dice que no va a tener tiempo para ser científico, porque estará ocupado jugando partidos de fútbol y baloncesto. Ya sabéis que la vida de deportista de élite es muy dura.

El programa es en catalán, pero os animo a que le echéis un vistazo, porque es divertido y yo creo que se puede entender fácilmente (todo es paso a paso).


La cuestión es que en el programa sofisticaban un poco el experimento, así que nosotros también tuvimos que hacerlo.

Para "desnudar" los huevos, hay que sumergirlos en vinagre durante dos días. Llenáis un cuenco, ponéis los huevos con cuidado para que no se rompan, y esperáis. Enseguida se ven cambios, se desprende una primera piel y el vinagre se ensucia rápidamente, así que no olvidéis ir controlando el experimento para no perderos nada.


Eso fue lo que les resultó más duro a los pompones. Dos días de espera que se pasaron removiendo el vinagre con una cuchara para acelerar el proceso. No tengo fotos, no sé muy bien por qué, porque juraría que las saqué, pero tal y como tengo la cabeza últimamente, no pondría la mano en el fuego.

Al cabo de un día los huevos estaban casi listos, la verdad. El cambio gordo es el primer día. Y se nota enseguida, porque si tocáis los huevos, son blandos.

Me quise colgar una medalla y explicarles a mis pompones la razón científica por la que los huevos pierden su capa dura y porosa, pero fue oír que el vinagre es un ácido y no necesitar más explicaciones. Gracias, ciencia ficción.

En fin, los sacamos del vinagre, los escurrimos y los lavamos un poco y sufrimos la primera baja. Me lo cargué yo, así que no me pude quejar. (Sí, eso que veis junto al huevo roto es la piel, igualita que un globo pinchado.)


Entonces pasamos a la siguiente fase del experimento, sumergir los huevos desnudos en agua con colorante alimentario. Los pompones estaban impacientes, así que no los tuvimos mucho tiempo, con una horita bastó.

Aquí tuvimos la segunda baja, obra del pompón peque que estaba muy impaciente por sacar los huevos de sus baños de color. Por eso han quedado únicamente los de los colores del Barça ;^)

No sabía si poner esta foto por lo rayados y sucios que están estos vasos... pero, eh, sinceridad total ante todo.

Y ya está. Luego quedó tocarlos, hacerlos rebotar contra el mármol de la cocina (desde poca altura, porque si no revientan) y ver cómo la yema se movía arriba y abajo dentro del huevo semitransparente.

Hacía tiempo que no nos liábamos con los experimentos y creo que lo vamos a recuperar con ganas. De hecho, esta semana llevamos tres. Los días se alargan y hay más tiempo para hacer este tipo de cosas y las actividades extraescolares están a punto de finalizar, con lo que tendremos todavía más ratos libres para probar y experimentar. La curiosidad pomponil no tiene límites y hay que aprovecharla mientras dure!

16 comentarios:

  1. ¡Qué recuerdos, eso lo hice yo con mis abuelos suizos en mi tierna infancia! Pero nunca se me estalló ninguno, así que no sabía que la piel quedaba cual globo. Y sí, hay que aprovechar mientras duren las ganas de aprender e investigar. Aquí hay un programa que ponen 1-2 veces al año, "La mejor clase de Alemania", es un concurso de cultura en general y experimentos en particular, van clases de 6º-7º y este año está en juego... ¡un viaje a Barcelona! Mi hijo no se lo pierde y quiere participar, aunque esté acabando 4º. A ver si le dura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, qué suerte. Yo pedí hasta desgañitarme un juego de química y me lo regalaron, pero nadie se ponía conmigo a explicarme nada. Que los juegos didácticos están muy bien, pero necesitas a alguien que te guíe y te explique un poco de qué va la cosa, si no, no hay manera.

      Que participe tu hijo y te vienes para acompañarlo cuando gane, ¿no? Aquí yo creo que no había habido nunca un programa de experimentos. El presentador de este último ha ido saltando de programa en programa con secciones más o menos fijas y el pompón friki reloaded es MUY fan desde el primer día.

      Sí, hija, que les dure! Hay que disfrutarlo!

      Eliminar
    2. Síii, yo tenía el cheminova. Anda que no le di caña!

      Eliminar
    3. Jo, a mí me encantaba. Todo lo que fuera potinguear me chiflaba. El año pasado los Reyes les trajeron a mis hijos el laboratorio de Phineas y Fern y anda que no hemos hecho cosas... Pero esto de hacer experimentos con las cosas que tenemos en casa les gusta mucho más. ¡Y hay un montón de cosas para hacer!

      Eliminar
  2. a casa som fans del dani Jimenez!! el veiem tots els dissabtes a la partida!!

    encara que el dinamiks no el podem veure pq el dissabte matí és el pitjor moment per posar aquest tipus de programa per nosaltres, futbol, plaça, mercadillu, iaia... hi ha moooltes coses per fer!! el dissabte al matí no s'engega la tele a casa!
    haurem de buscar un momentet per veure'l per internet...

    pregunta tonta: al final no son comestibles oi els ous??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No! No es poden menjar! Nosaltres també som molt fans del Dani, ens encanta. I la partida també.

      Dissabte no és bon dia tampoc per nosaltres, però algun cop el veiem i si no, el recuperem per internet, el programa és curtet i es consumeix ràpid.

      Eliminar
  3. Esto del huevo mola. Hay un montón de cosas sencillas que hacer en casa que les flipa un montón. Es una manera genial de que aprendan, de que se entretengan y de pasar buenos ratos con ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Y a veces cosas tan chorras que ni las piensas! Y luego a ellos les encantan. Y pillan la explicación a la primera! Yo es que alucino...

      Eliminar
    2. Ya, el caso es recordar cuando nosotras éramos pequeñas, empatizar... A veces les "subestimamos", aunque no es la palabra adecuada...

      Eliminar
    3. Sí, sí que es la palabra adecuada. Muchas veces pensamos que no llegan y nos dan sopas con honda... Yo intento recordar mucho mi infancia para entenderlos mejor (aunque muchas veces no lo consigo). Es súper fácil pillar el rollito padre autoritario y mucho más difícil intentar recordar cómo nos gustaba que nos tratasen.

      Además, es que son de otra generación y se nota...

      Eliminar
    4. es que son de un espabilado... Leíste mi respuesta a lo de ser chico?

      Eliminar
    5. Ahora la he leído y te he contestado. Tienes toda la razón. No sé si recuperar un día de estos un libro de los cinco, a ver qué les veía... ¿Y Puck? ¿No la leías?

      Eliminar
  4. Què xulo!!! Quines ganes de tenir vacances per fer mil i una coses!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, quines ganes de dies interminables que s'han d'omplir d'activitats!

      Eliminar
  5. Ei, ja ho havia provat! Però no se'm havia acudit que els havia despullat! Fa una sensació estranya tocar els ous "despullats" ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Allò de "despullats" ho he llegit a internet, a mi tampoc no se m'hauria acudit... Sí que son estranys, però són gustosos. I boten!

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!