Fiesta Dragon Ball

25 de septiembre de 2013


El lunes fue el gran día y mi bebé, mi primera barriga, mi niño mimado... pasó a los dobles dígitos. No es que el tiempo me haya pasado muy rápido (aunque la llegada de los otros dos evidentemente afectó en su día nuestra percepción del tiempo) ni que me sienta estafada por minutos y horas que no sé adónde han ido; he podido disfrutar del pompón friki en todas sus edades, he aprovechado al máximo estos primeros años de relación con él y he ido observando como se ha convertido en un niño/chico interesante, divertido y apasionado (básicamente por la lectura, los cómics, los legos y la tecnología en general). Pero no puedo evitar que se me encoja un poco el corazón al mirarlo y ver que ese bebé que tuve un día ha desaparecido y que se encamina rápidamente hacia su propia vida. Una vida en la que yo ya no seré parte activa, sino mera observadora.

Creo que lo voy a llevar bien, no me malinterpretéis; no necesito ser el centro del universo de mis pompones ni mucho menos, y ya me relamo pensando en la cantidad de tiempo que tendré para mí cuando los pompones entren en la adolescencia y no quieran saber gran cosa de su madre, o cuando pasen la adolescencia y sus compromisos y sus horarios sean eso: suyos. Pero sí que siento un poquito de nostalgia al ver que las cosas cambian muy rápido y que es cierto que somos m/padres durante toda la vida, pero la parte activa de la m/paternidad dura poquitos años en la vida de una persona. Y hay que disfrutarla. Voy a intentar pensar en esto la próxima vez que se estén peleando, gritando y llorando y que tenga ganas de encerrarme en mi habitación y meter la cabeza bajo la almohada. O algo.

Pero bueno, no habéis venido aquí a escuchar como me quejo y divago y me planteo el sentido de la vida. Habéis venido a leer sobre la fiesta, ¿no? Pues venga.

El pompón friki escogió este año Dragon Ball, una serie japonesa de cómics y dibujos que yo ya veía cuando era pequeña. Se lamentó durante un rato por haber hecho la fiesta de Harry Potter hace unos años, porque ya va por el cuarto libro, está enganchadísimo y no los puede dejar y conoce todos los secretos de Hogwarths. Pero bueno, Dragon Ball también le apasiona (y hemos quedado que su próxima fiesta será temática sobre Fred y George Weasley), así que no hubo mucho problema.

Como yo solo vi el principio de la serie, cuando Goku es chiquitín (la mejor parte, debo añadir), nos centramos en eso, en el dragón, las bolas y el Follet Tortuga (creo que en castellano es el Ermitaño Tortuga, pero no lo sé. En casa siempre hemos consumido la serie en catalán).

Así que cuando ya tuvimos a los niños en casa, nos preparamos para el entrenamiento del Follet Tortuga. Nos quería convertir en auténticos luchadores para que pudiésemos enfrentarnos a cualquier peligro en nuestra búsqueda de las bolas de dragón.

Pero antes teníamos que ponernos en forma. Unos estiramientos, unas flexiones... y un circuito que nos montó y que tuvimos que superar rápidamente. Muchos saltos, muchas risas y mucha competitividad...



Cuando ya habíamos entrado en calor llegó el momento de la lucha. Yo tenía pensado hacer lucha con los brazos cubiertos por esterillas de cámping, pero mi hermano (alias Follet Tortuga) había visto otro tipo de lucha mucho menos agresiva y bastante divertida: dibujamos dos cuadrados en el suelo, con poquita separación, y cada uno de los luchadores se puso dentro de uno. Se dieron una mano y cada uno tenía que intentar sacar al otro de su cuadrado sin salir. Cuestión de fuerza, claro, pero también de maña y la pompona se apañó perfectamente :^)



El Follet Tortuga nos dio su aprobación y nos pudimos hacer una insignia como la que lleva Goku en su traje. Con el kanji de tortuga. Hubo quien prefirió algún otro kanji y hubo quien quiso poner otras cosas y practicó hiragana. Fue genial verlos imitar los trazos una y otra vez sobre el papel para luego plasmarlos sobre las insignias, que se colgaron rápidamente de la camiseta.



Y como ya sabéis que yo si no coso algo para las fiestas de cumpleaños no soy nadie, preparé unas bolsas para que cada uno se preparase su propia bola de dragón. Hice las bolsas con forro polar, exactamente igual que para la fiesta de Mario (tenéis instrucciones). La idea era pegar IronFix y pulverizar lejía para que las bolas quedasen ligeramente más claras. Pero, aunque la chica que me vendió el forro polar me juró que sí, el forro polar no se destiñe con lejía. Que lo sepáis. Así que tuve que idear otra cosa y acabamos pintando las bolas.


Primero marcamos un círculo con un bol en un trozo de IronFix. Después lo cortamos y lo pusimos sobre nuestra bolsa. En el centro pusimos pegatinas de estrella, tantas como quisiera cada luchador. Y luego pintamos sobre las estrellas y alrededor del círculo, para marcar la bola. Dejamos secar un rato y sacamos las pegatinas.




Hicimos una pausa para comer. Hubo una comida japonesa al estilo de Goku, preparé pollo macerado y rebozado (karaage), sushi, boles de arroz para cada pompón, onigiris de atún en lata... y hubo, como siempre, Coca-Cola con helado de vainilla, un clásico favorito de nuestras fiestas. Cada niño tenía sus palillos fáciles, de esos que funcionan como pinzas.


Después de comer hicimos Kame-Hame. Es una técnica de Dragon Ball particularmente atractiva para cualquier fan :^) Para hacerlos, le dimos a cada niño un inflador y un globo alargado azul. Se trataba de inflar el globo sin parar hasta que explotara. Y el primero que conseguía explotar el globo, había realizado un kame-hame perfecto. Creo que esto fue lo que más les gustó... no paraban de inflar y explotar globos y se morían de la risa...


Como ya habíamos aprendido todas las técnicas y estábamos más que preparados, solo nos quedaba una cosa: encontrar las siete bolas de dragón escondidas. Tuve la suerte de que la papelería que hay delante de mi casa tuviera estas bolas de resina que dan totalmente el pego...


¿Sabéis que pasa cuando se juntan las siete bolas? Pues que se le puede pedir un deseo al dragón Sheron, que en casa tiene forma de gato :^) Y también se puede pedir un deseo con esta última bola de dragón:


No quedaron ni las migas. Y para terminar, otro clásico de nuestras fiestas y el momento siempre más esperado... La tienda de chuches...


Cuanto mayores se hacen los niños más me cuesta organizar el tema de las fiestas, pero por otro lado, más fácil es contar con su colaboración y sus ideas, que muchas veces son impagables :^) Ahora tengo medio año para ir pensando en la de los pompones peques: científicos locos... ¿Alguna idea?

21 comentarios:

  1. Esto son fiestas y lo demás son tonterías. Felicidades a tu nene mayor :*

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado!! Como todas las fiestas de cumpleaños que has compartido por aquí!
    Yo también fui muy fan de Bola de Drac de pequeña y me hubiera encantado tener una fiesta así!

    Y Coca cola con helado de vainilla? En serio está bueno?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aix. Esas tardes de volver corriendo del cole para ver Bola de Drac en TV3...

      Sí, la Coca-cola con helado de vainilla está buena. Pero lo divertido es que hace espuma, MUCHA espuma. Eso a los niños les encanta y se mueren de la risa. Y vamos, que cuando éramos peques yo me acuerdo de mezclar Coca-cola con Fanta y decir que estaba buenísimo :^)

      Eliminar
  3. ole tu!! quines festes neni! són la canya! Felicitats!!!

    ResponderEliminar
  4. Ostres nena, és que no em deixes de sorprendre. Que xules les festes que us munteu. Em puc col.lar en una d'elles? Per cert la cocacola amb gelat m'ha impactat. Quin sabor té? l'haurem de probar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pots venir quan vulguis. O podem muntar una per celebrar qualsevol cosa qualsevol dia, que aquestes són les millors festes... Coca-cola i gelat... bé, te gust de Coca-cola amb gelat... Fa molta escuma i aquesta és la gràcia principal, però després està bo, la veritat, com un Drácula dels que menjàvem quan érem petits...

      Eliminar
    2. nyam, Drácula. Doncs muntem una festa quan vulguis, ja trobarem una excusa i si vols podem fer menjar vegetarià i sà :-)

      Eliminar
  5. Oooooh! que fiesta tan divertida!!! Yo ahora ando pensando en si le organizo la fiesta (jajaja 3 meses más tarde, soy la peor!) en casa o directamente dejo toda la organización a un parque de bolas. Ains... menudo dilemón!

    Y felicidades por esos 10 añazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Y no te preocupes, desastre, que el momento no es lo más importante. Lo más importante es que haya pastel :^)

      Eliminar
  6. Eso son fiestas de cumpleaños y lo demás son bobadas, qué currada por dios!! Juegos, menús super pensados, chuches, tartas... Tomaré buena nota, a ver cuando me empiezo a aplicar eso en los cumples de mis peques. Ahh, y no sabía lo de la Coca Cola con helado de vainilla, jajaja, tomo buena nota de ello también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo aprendí en un libro de Halloween y lo he probado con otros refrescos y también funciona. A mí me gustó la combinación Sprite y helado de menta, la hicimos en honor a Yoda de Star Wars :^)

      Eliminar
  7. ¡Cómo te comprendo, mi 1ª barriga también desapareció hace 10 años! El tiempo corre que se las pela,
    y ahora mi bebé es un preadolescente que me odia y al segundo siguiente se me arrima para darme un beso... ay. Y lo que nos queda. Se va haciendo independiente, que es lo que tiene que pasar, pero da cosita, no? Aunque ese es nuestro deber, creo yo, formar personas buenas y autosuficientes, que no es poco. Oye, que me estoy poniendo profunda y no pué zé: ¡qué chulo todo! ¡Qué pintaza la tarta! ¡Qué enrollao el tío Tortuga! Y lo que me ha dejado loca: ¡qué invitados tan bien educados que se comieron el menú oriental, con palillos y todo! Claro que si la recompensa era la coca con helado... Felicidades a tu nene y a tí por la década de maternidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, un día los miras y los tienes agarrados a una pierna como un chicle y al día siguiente van corriendo 20 metros delante de ti para que no les des un beso en la puerta del cole... Y estoy de acuerdo, eso es lo que quiero ver, que tenga iniciativa y sea independiente y tal... pero da un poco de vértigo pensar que ya está todo el pescado vendido, que ya empieza otra etapa. Pero bueno, mientras me deje seguir haciéndole fiestas... no sé lo que durará, así que voy a disfrutarlo!

      Eliminar
  8. Wow! qué pedazo de fiesta! qué buena idea. Felicidades a ambos tres (no olvidemos al pater, jeje)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! La verdad es que nos divertimos un montón todos... No sé quién se lo pasa mejor en estas fiestas...

      Eliminar
  9. Enhorabuena por una fiesta tan original!! Qué ideas tan buenas, me ha encantado la de los chuches y lo haré para la fiesta de Bola de Drac de mi hijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hazlo y nos cuentas! Me alegra mucho que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. És que la matèria prima era bona! Bola de drac deu ser una de les millors sèries mai fetes!

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs