Pastel de calabacines

30 de septiembre de 2013


Venga, que empezamos.

Pero antes, permitidme un off-topic. Todavía es, aunque sea por los pelos, el día del traductor. Y me gustaría felicitar a todos mis compañeros y amigos, además de haceros reflexionar a los demás sobre nuestro trabajo, que consumís todos los días de vuestra vida aunque no lo sepáis. Noticias que se traducen, programas de tele o dibujos doblados, pelis subtituladas, libros cuando os vais a dormir, páginas web, instrucciones... Todos los días consumís alguna traducción que ha hecho alguno de nosotros. ¿No es alucinante a cuánta gente llegamos? En fin, solo quiero decir que me encanta ser traductora y que es un trabajo que no cambiaría por (casi) nada en el mundo. ¡Felicidades, traductores!

Llevo casi una semana de dieta (madre mía, lo que me va a costar!) y por el momento, la verdad, no me está costando demasiado. El truco es tratarme como a una reina, dedicar tiempo a buscar recetas y tiempo a prepararlas y hacer platos que toda la familia quiera probar. Me estoy decantando mucho por los platos asiáticos, pero hoy voy a compartir con vosotros una receta de mi madre, de toda la vida, que yo comía de niña y que siempre me encantó.

Hace un mes la recuperé en todo su esplendor, pero hoy os doy la versión baja en calorías (aunque también os explico la versión full con todas sus calorías para los que no necesitáis la gran D).


Esta vez solo tengo esta triste foto de Instagram, así que os tendréis que conformar con ella.

Necesitáis: calabacines (2 o 3 según el tamaño), un par de puerros (aunque también se puede hacer sin o con cebolla), un huevo, una taza de queso rallado (con poca materia grasa), sal y pimienta.

Cortáis los calabacines en cubos y los puerros en rodajitas y los ponéis en una sartén con un chorrito de aceite. El fuego tiene que estar bajo, porque se trata de hacerlos sudar, no de saltearlos. Así que fuego bajo y mucha paciencia; dejad que se vayan haciendo poco a poco. Van a tardar un buen rato, 15 minutillos, más o menos, según el grosor de vuestros trozos.

Cuando estén hechos, añadid el queso rallado y el huevo batido y mezclad bien. Salpimentad y si queréis añadid otras especias (perejil, guindilla...) Verted la mezcla en un molde de horno y si queréis, espolvoread un poco más de queso rallado por encima o poned unas lonchas de queso light.

Dejadlo en el horno (arriba y abajo) unos minutos hasta que se haya gratinado... ¡y a disfrutar!

Si queréis hacer la versión normal de este plato, cuando añadáis el queso, no añadáis un huevo, sino una cucharada de harina que tostaréis un rato y mezclaréis con el jugo de los calabacines. Después le podéis añadir un poquitín de leche si os apetece, pero no hace falta. Lo pasáis al molde de horno y por encima espolvoreáis pan rallado. Sí, sí, pan rallado. Y le ponéis un par de cucharaditas de mantequilla para que no se queme y forme una costra fina y riquísima.

Bueno, ya está, una receta familiar, no os quejaréis. Prontito más, como el delicioso salteado de cerdo y judías verdes que nos hemos comido (todos!) este mediodía. Para chuparse los dedos.

16 comentarios:

  1. Antes de nada, felicidades a todos los traductores y a ti en especial :)

    Y en segundo lugar... qué bien me viene tu post! Precisamente andaba buscando recetas sanas con calabacines, ya que el otro día me dieron uno del tamaño de un obús, si exagerar te digo que ocupa media bandeja de la nevera. Ya hice puré, calabapizza... así que gracias a ti ya sé qué voy a cenar mañana :) Besazos y ánimo con la Gran D, tú puedes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!

      Ah, pruébalo y me cuentas qué tal. Yo es que creo que todo con queso sabe mejor :^)

      Eliminar
  2. Lo mismo digo, felicidades por tu curro (qué envidia me das) y por tu semana D! ¿Notas ya algo? Por Dios, dime que te bailan los pantalones y que el suje no te hace molla ;)... Esta recetita es estupenda, casi como un quiche pero sin la masa, que es lo que engorda. La pruebo seguro, aunque a mi nena no le guste el calabacín (no hay casi nada que guste a todos por igual, mannaggia la miseria). Yo ayer me moví, no comí casi ná... y hoy la báscula me dijo que pesaba más. Sin comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, trabajar en algo que te apasiona es genial!

      Pues sí, noto dos kilos menos en la báscula (1 es solo líquido, ya lo sé, pero hace ilusión igual) y me veo mucho más desinflada en el espejo. Ahora empieza lo duro, porque empezaré a bajar menos y tengo que intentar no desanimarme (yo soy obsesiva de las que se pesan TODOS los días). Pero ando animada y comiendo mejor que nunca ;^)

      Eliminar
  3. 2 kilos en 1 setmana! Molt bé! i pinta molt bé la recepta. Crec que el fas és el millor, buscar receptes que pugui menjar tota la família de forma sana. Així no et quedes tu menjant un trist pollastre a la planxa mentre ells es foten una paella. Has de probar el tajine que et vaig dir. No cal hi incorporis ni couscous ni cigrons. I la verdura pot ser la que vulguis, pebrots, ceba, esberginies. A mi com més m'agrada és amb esberginia i carbassó. Ah i merci pel dia, que tot i no estigui en actiu em sento traductora d'ànima :-). Un petonàs guapa i merci per passar-te pel meu blog. Muaa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I tant, traductora!! Ets de les nostres!

      Jo crec que el millor és fer receptes, no només aptes per a tota la família, sinó també que siguin com de festa. Que mentre les preparis pensis que t'estàs fent un homenatge. Així no penses que estàs fent un sacrifici, sinó que sents que t'estàs cuidant i t'estimes com mai, no?

      Eliminar
    2. És exactament això! Ens hauríem de fer homenatges més sovint :-)

      Eliminar
    3. Exacte, és el luxe de fer dieta! Comprar coses bones i fer plats deliciosos. Llavors no t'importa tant que no portin arròs o pasta.

      Eliminar
  4. Me lo acabo de comer,que rico!tambien creo que todo con queso sabe muuucho mejor. A la peque le ha costado comerselo,pero tiene que comer de todo.
    Mil gracias por este supertrabajo,yo estoy deseando qllegue el lunes para pesarme,como me pese cada dia me desanimo,a ver si baja algo,que pierdo muy lentamente y me muevo menos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí también me pasa, pero es superior a mí, veo la báscula y me tengo que pesar... El lunes me cuentas, ¿eh?

      Eliminar
  5. No estoy de acuerdo, lo siento: con queso no creo que sea buena opción por muy ligero que sea, porque las grasas que lleva son saturadas y además de engordar un montón no son nada saludables...me gusta más la opción del pan rallado, en serio, mira las calorías y apuesto a que tiene menos de la mitad. Por lo demás, el zarangollo me chifla y tú lo preparas de una forma muy original. Ah, y felicidades!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece bien que no estés de acuerdo :^)

      Mi dietista me deja comer queso y no me deja comer pan, así que yo sigo sus instrucciones, nada más. Pero oye, cada dietoso es un mundo y a mí me parece genial que prefieras el pan rallado, no digo nada.

      Aunque creo que aquí también influye el hecho de que a mí el queso me apasiona en todas sus formas ;^)

      Besos!

      Eliminar
  6. Doy fe de que está riquísimo! Lo acabo de cenar. Le eché también un poco de berenjena (economía de aprovechamiento!).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmm... Mola añadirle berenjenas... Lo pruebo la próxima vez. Besitos!

      Eliminar
  7. Bueno, con lo que me gusta la verdura y los calabacines de la huerta, que se me acaban las recetas, menudo ideón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pruebas y me cuentas. Prueba la versión completa, con el pan rallado... buenísimo!

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!