Palak Paneer

14 de octubre de 2013


¿Qué tal el fin de semana? ¿Qué os pareció la feria? Yo estoy muy contenta porque la acción de las Liantes fue todo un éxito, ¡la cantidad de gente que llegó a acumularse en esas mesas! Me encanta que este tipo de cosas tengan tan buena acogida, que la gente pierda un rato para sentarse a tejer y a charlar.

Como es lunes y estoy intentando ser un poco más ordenada en el blog (jajajaja!) os dejo la recetilla de esta semana de la Gran D. Ya veis que cumplo con mis buenos propósitos :^P

Esta semana os propongo un palak paneer, un plato indio muy, muy rico, apto para vegetarianos e incluso para veganos y muy, muy ligerito. Sinceramente, me entraron unas ganas brutales de hacerlo cuando vi esta receta de Pinch of Yum, un blog que me encanta. Me acordé de la primera vez que lo comí, en un bar de Udaipur, en la plaza que hay debajo del palacio, durante los primeros días del viaje, cuando descubrimos que Paneer era queso. Yo creo que para mí este plato ya está para siempre relacionado con Udaipur y su lago. Me encanta que pase eso, que un plato te transporte a un momento preciso de tu vida y tenga una carga afectiva. ¿No os parece increíble?


Bueno, para preparar palak paneer necesitáis: 2 manojos de espinacas frescas (podéis hacerlo con espinacas congeladas, pero yo soy muy fan de las espinacas frescas y me parece que la textura le da mil vueltas), 1 o 2 cebollas, 400 gramos de queso fresco (este de las fotos lo hice con requesón, que tiene pocas calorías, pero lo podéis hacer con queso de burgos, con feta o incluso con tofu), media taza de tomate frito, 1 yogur desnatado, media cucharadita de bicho seco (o menos si no os gusta muy picante), 1 cucharadita de comino molido, 1,5 cucharaditas de garam masala, 1 cucharadita de perejil fresco picado (puede ser seco), media cucharadita de jengibre rallado o en polvo, 4 dientes de ajo picados, agua y sal.

Picáis la cebolla bien fina y la salteáis con un chorrito de aceite. Cuando esté transparente añadís el bicho (si lo usáis) y dejáis que la cebolla se dore un poquitín. Añadís el comino, revolvéis bien y entonces añadís el garam masala y volvéis a revolver. Luego ponéis el perejil, el jengibre y el ajo y volvéis a revolver bien. Dejadlo un rato para que las especias suelten todo su aroma (a estas alturas ya estaréis salivando). Removed a menudo y cuando esté todo bien tostado y preparado, añadid el tomate frito. Seguid removiendo y dejad que todo se mezcle bien.

Cuando la salsa esté bien amalgamada y reducida, añadid las espinacas. Yo les quito buena parte de los tallos, pero podéis hacerlo como queráis. Las espinacas tardan muy poquito en cocerse, así que atentos, porque cuando ya se haya arrugado y esté bien mezclada con la salsa, pasaremos la minipimer por encima del sofrito. No se trata de convertirlo todo en una sopa, pero sí de licuarlo un poco para que tenga la consistencia de una salsa espesa. A mí me gusta encontrar trozos de espinacas, así que no trituro del todo.

Añadidle el yogur y media tacita de agua. Dejad que reduzca un poco mientras cortáis el queso a dados y luego añadidlo a cazuela. Lo dejáis que se haga todo junto un ratito para que el queso coja un poco de gusto y ya lo tenéis. Le podéis poner perejil o cilantro picado encima y servirlo a los no dietosos con arroz blanco. Para los dietosos en un estupendo plato único, pero también os puede servir de entrante para acompañar una carne o un pescado.


Ya sé que no es un plato muy fotogénico, pero lo tiene todo para ser un plato estrella de cualquier Gran D. Es muy ligero, muy nutritivo y si os gusta la comida especiada lo vais a encontrar espectacular. Dadle una oportunidad a las tristes espinacas, que pueden hacer platos increíbles.

Nos vemos mañana que quiero contaros una cosa...

13 comentarios:

  1. Ay, espinacas frescas... aquí como mucho se encuentran (y no siempre) en las tiendas turcas. Tienes razón que mola el que un plato te transporte directamente a un lugar o a una época. Que sepas que hice tu primer plato y el cerdo con judías también, este no sé si caerá. Oye, por cierto... ¿bicho seco picante? ¿Y ezo que é?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una catalanda... ahora que lo dices. Le decimos bicho a la guindilla... Aix. Tanta traductora y tanta tontería...

      Pues plántalas. Las espinacas son agradecidas y crecen bien :^) Me gustan mucho las espinacas. Lo malo es que la manera de la que me gustan más es con mucha bechamel, piñones, pasas y trocitos de bacon o de jamón. Bueno. No pasa nada. Creo que voy a hacerme una receta alternativa de espinacas a la catalana y la publicaré aquí. Aix. Qué ricas.

      Eliminar
  2. Es verdad... no tiene muy buena pinta pero me estoy imaginando el sabor.... Mmmmmm...
    Fantástico!
    PD: PAtrizia, llevas demasiado tiempo en Alemania. ¿No sabes que es el bicho????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es difícil hacerle fotos a una pasta verde y que parezca algo delicioso :^) Pero está para chuparse los dedos, honest to god!

      Por cierto... ¿para cuando otro curso de overlock? Me quedé sin plazas para el primero...

      Eliminar
  3. Y ahora yo pregunto, desde mi más profundo desconocimiento y odio hacia las espinacas cocinadas, ¿que tal quedaría hacer toda la mezcla y como último añadirle las espinacas crudas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmm... Rollo ensalada de espinacas con queso y aliñada con el sofrito a último momento... Me gusta la idea... ¿Probamos?

      Eliminar
  4. Mónica: llevo mucho en Alemania y en Cataluña he estado máximo 3 semanas en toda mi vida, así que no me ha dado tiempo a aprenderlo :P!!! Porque eso rojo que pica detoalavíadedió lo he conocido como guindilla, y puestos a ser políglotas, en mi casa lo llamamos peperoncino... Pero mira, siempre se aprende algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero yo a Mónica la entiendo, que para mí también siempre ha sido bicho en catalán y es castellano de Catalunya. Es como "hacer campana", que será "hacer novillo" o "saltarse una clase", pero para mí siempre será "hacer campana".

      De todos modos, creo que esto deberíamos discutirlo las tres con una cerveza (que mi dietista me permite) delante, ¿no? ¿Dónde lo hacemos?

      Eliminar
  5. Chicas, en mi casa hay sitio, y como aquí ya ha empezado el otoño en serio, o cervecita o té... sin leche y sin azúcar, eso también puedes, no? Y prometo no ofrecerte Kuchen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me lo digas dos veces que empiezo a mirar vuelos como una posesa. Ya sabes que mi historia de amor con Alemania y contigo es para siempre :^P

      Eliminar
  6. Soy fan de las espinacas y del queso, así que me lo apunto. Obviaré los ingredientes más raros y le daré mi toque. ñamñam

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos algo!