Tazas pintadas

18 de octubre de 2013


Hace días que los pompones me reclaman una manualidad. La verdad es que la vuelta al cole ha sido tan dura y tan accidentada y tengo tanto trabajo y tantos frentes abiertos, que últimamente andamos un poco escasos de ideas y hemos tirado mucho de Lego y Playmobil.

Pero la última vez que estuvimos en Francia, por San Juan, gorreando en casa de Ruth y Francis, volví a pasar por Cultura, la tienda de la que ya os he hablado en alguna ocasión y encontré estos rotuladores de cerámica (entre otras muchísimas cosas, como un grabador de madera, por ejemplo, ya os iré contando). Total, que cuando hace un par de días volvieron a pedirme una manualidad, saqué los rotuladores, unas tazas y un plato y empezamos.


Primero tímidamente, con los topos en la taza que tenéis más arriba. Le fuimos pillando el truco y la gracia y entonces dimos rienda suelta a nuestra creatividad. Cada pompón hizo lo que quiso... aunque está claro que en casa somos un poco obsesivos (o copiones), ¿no?


Hay que ir con cuidado, porque al principio no pintan bien y la pintura mancha con facilidad. Pero al cabo de un rato, ya funcionan sin problemas y se pueden hacer toda clase de obras de arte, teniendo cuidado de dejar secar un poquitín antes de aplicar otro color y esas cosas.


Según las instrucciones, al cabo de tres días ya se pueden meter en el lavavajillas hasta 50 grados y aguantan perfectamente.

Habíamos hecho pruebas con rotuladores permanentes y horno, pero en general no nos habían salido bien. Ya os contaremos si esto aguanta. Sea como sea, ha sido una actividad a la que se han enganchado los tres, rápidamente y sin manías, así que solo por eso ya vale la pena.


Espero que tengáis un muy buen fin de semana, que descanséis y que salgáis a aprovechar el buen tiempo que todavía queda en algunos sitios... ¡Nos vemos el lunes!

10 comentarios:

  1. La foto de la pompona amb la taça és simplement divina Paula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies, guapa. Sí, està molt mona, oi?

      Eliminar
    2. Sí, m'agrada molt l'enquadre que has fet. Petonàs

      Eliminar
  2. Aquí llueve... Y para mañana también dan lluvia, y eso que teníamos planeada ruta ciclista con visita a osas, que viene mi hermano y family... Me mola a mi estos rotuladores. La taza de la primera foto es la que más me gusta. Qué pila de pijadillas molonas venden! Besos y que también disfrutes del finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encantan las tazas. Bebo sopa en taza, gazpacho en taza, zumo en taza... lo que sea. Y esa en particular me la regalaron en algún momento por mi adicción enfermiza a las cremas (incluso, horror, de sobre).

      Pues si hay lluvia, hay que quedarse en casa, cocinar un bizcocho y pintar, recortar y pegar, no hay otra.

      Un beso gordo!!

      Eliminar
    2. Ni lluvia ni nada, un fin de semana espectacular de sol y calor, la gente en la playa, las osas retozonas... Desde luego como para fiarse de los del tiempo.

      Eliminar
    3. Jajajaja! Nosotros fuimos a la playa y los pompones se bañaron... Cuéntame más de osas, anda. Besos.

      Eliminar
  3. Lo que más me gusta es que no haya que meterlas al horno. Me compré hace... meses? ¡años! una taza y un rotu negro y ahí siguen ambos, a la espera a que me decida por un "diseño" chulo. ¿Un "buenos días"? ¿Una bolsa de té colgando? ¿Ramas y flores? Se admiten sugerencias. Y sí, preciosa tu niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema. Mi taza grande esperaba también desde hace años algún diseño bonito... y al final lo único que funciona es probar. Lo máximo que puede pasar es que tengas que comprar otra... o que tengas que correr a lavar la que estás usando, que al principio sí que salen los colores, hace falta que sequen tres días para ser dishwasher-safe. Lánzate! Yo soy muy fan de los dibujos geométricos a mano, esa es mi sugerencia. Besote!

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!