Me perdí

16 de noviembre de 2013


Todo empezó cuando por fin celebramos una fiesta sorpresa que llevábamos varias semanas preparando. Ahí cedieron los nervios y yours truly pensó que igual por fin la cosa se tranquilizaba un poco. Así que ese fin de semana, después de mucho estrés, vuestra pomelita favorita se tumbó cómodamente en el sofá y decidió que de ahí no la movía nadie (aunque hubo visita al Tibidabo, a Norma Comics y al Palau Blaugrana) y que iba a recuperar horas de sueño, de ganchillo y de lectura.

El lunes siguiente apareció el dolor al tragar y al día siguiente fue el dolor de articulaciones. El miércoles ya había hasta dolor de huesos y el jueves directamente no me levanté de la cama. El viernes ya empezamos a ir un poco mejor y el sábado ya estaba casi estupenda.


PERO... Lo peor de la gripe no es la gripe en sí, ya lo dicen los médicos: reposo, muchos líquidos y paciencia. Lo malo viene después, cuando te das cuenta de que has desaparecido unos días y el trabajo (del remunerado y del otro) se ha ido acumulando a tu alrededor como los libros en la cama del pompón friki (los encuentras debajo de la almohada, amontonados a los pies, en ordenadas columnas bajo el edredón...).

Y a eso tiene que sumársele la pereza indescriptible de volver a empezar. Yo no sé si vosotros hacéis lo mismo, pero yo, cuando llevo unos días sin actualizar el blog... no lo miro. Literalmente. Tengo la pestaña abierta en el Firefox, pero no le hago caso, como si no la viera. Porque mirarla es una punzada de mala conciencia, así que mejor mirar para otro lado y silbar, como si la cosa no fuera contigo. Aunque pienses en el blog cada cinco minutos y en las cosas que quieres contar. Aunque tengas una lista larga de temas. Aunque prefieras mil veces abrir el blog de una dichosa vez en lugar de pelearte con traducciones que no tienes ganas de hacer.

Debo añadir que me ha venido un súbito síndrome del nido (sin bombo, eso sí) y que ando revolucionada haciendo bricolaje, ordenando, purgando y... haciendo conservas. No sé qué me ha entrado, pero he estado haciendo conservas como una loca. Pero eso ya os lo contaré un día de estos.


Y entonces de repente te llega un paquetito de una amiga del blog a la que te mueres por poner cara y voz. Un paquetito precioso, lleno de cariño y con un montón de cosas bonitas que te alegran el día. Y luego recibes un correo de otra amiga, que vive muy lejos y que te encantaría que viviera a tres calles para irte a tomar un café con ella y charlar hasta por los codos. Y de repente echas tanto, tanto de menos el blog que te hace daño físico. Y te maldices por la inactividad de las últimas dos semanas, con las ganas que tienes de comentar cosas con toda esa gente estupenda con la que tienes alucinantes relaciones... iba a decir virtuales, pero las relaciones no son virtuales, solo lo es el medio para entablarlas.

Total, que aquí estoy, post gripe, post Halloween, post horrible pico de trabajo, post pereza infinita. Porque os echaba un montón de menos y tenía muchas ganas de hablar con vosotros. Porque tengo ganas de volver a la rutina de escribir y de charlar y de tener tiempo. Como siempre, tengo un montón de cosas que contaros y espero poder ir haciéndolo poco a poco durante los próximos días.

Hoy solo quería pasar por aquí un momento a saludar y a mandaros un beso muy fuerte a todos, por estar ahí, por pasar por aquí, por escribir. :^*

16 comentarios:

  1. Bueno menos mal, estaba preocupada y te echaba mucho de menos
    Besos y ánimo con la tarea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, eres un cielete!! ¿Cómo no voy a tener ganas de volver con recibimientos como este? Besos gordos, gordos con abrazos miles.

      Eliminar
  2. Pues yo me alegro de que estés mejor. Te habíamos echado de menos. Ayer justo me pregunté por tí, es raro no verte actualizar. El cuerpo es sabio y a veces después de mucha adrenalina nos alerta y nos obliga a dar un parón. Por cierto, ¿cómo haces para ignorar al blog? Porque yo por mucho trabajo que tenga, la pestaña del chrome me llama como las sirenas de Ulises. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo lo hago... me siento tan culpable que ni miro la pestaña y nunca, nunca la toco, no sea que se me abra y tenga que ver los días que hace que no actualizo...

      Eliminar
  3. Oh Paulita,pobre! yo echandote mucho de menos y encima con mala conciencia por no emplear ni un minuto en escribirte,ufff yo espero que el cuerpo no me obligue a parar,pero en diciembre guardo la maquina hasta el ano qviene,necesito un descanso consturil,dormir mas de seis horas,ver la tela antes de dormir o leer para desconectar,ordenar,organizar,en definitiva,bajar el ritmo aunque sea un par de semanas. Somos muy exigentes,queremos llevarlo todo adelante y a poder ser,bien,queremos estar perfectas y que todo este perfecto,y eso tiene un precio,a veces,demasiado caro,asi que yo me voy a poner en huelga de costura minimo dos semanas y me dedicre a otras cosas,a ver si lo consigo,que una cosa es la intencion y otra la realidad.
    Besitos gordos,muac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que tu andas como andas, también, con el notición del otro día!! Sí, mujer, deja la máquina de coser, relájate, duerme, juega con la peque, túmbate en el sofá...

      Eliminar
  4. ¡Dichosos los ojos! Te perdiste pero te hemos encontrado, y eso es lo importante. Te comprendo al 100% cuando hablas de pereza indescriptible, a mí me da aunque no haya pasado por una gripe, jeje. Porque se me acumula la plancha, los proyectos costuriles y las compras navideñas, que aunque esconda la cabeza para no verlas el 24-D se acerca a pasos desmesurados (y cada año me prometo empezar en octubre. Ni que decir tiene que ni he empezado, ni ganas). Pero te ha dado tiempo a hacer conservas (bajas en hidratos, I supose... ¿cómo va esa dieta?), bricolaje y orden, ahí es ná. Pues bienvenida y un besito de la que vive a tres países ;)!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jo, una se despista y pestañea (o se tumba en el sofá a ver la tele, ehem) y de repente la casa es un caos y hay mil cosas que hacer... Yo estoy de navideño subido, ya os cuento hoy o mañana. Voy camino de los seis kilos con mi gran D. Y ojalá no fueran tres países!!

      Eliminar
  5. ET TROBAVEM MOOOLT A FALTAR!!!
    pero molt molt molt

    de fet, et trobo a faltar físicament, tenim pendent una trobada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nena, s'ha de posar remei, que no hi ha manera!!

      Eliminar
  6. Me alegro de que ya estés bien! Seguro que te organizas de maravilla en menos tiempo del que crees, que eres muy apañada :) Besazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, si es que eres un cielete. Bueno, en eso estamos y no me quejo, que ha habido épocas peores. Seguro que sí, que volvemos a la normalidad enseguida... al menos por el momento, en un rato os cuento!

      Eliminar
  7. Encantada que t'hagis recuperat perquè el dissabte m'ho vaig passar genial fent de consumista compulsiva! HO NECESSITAVA! Tot i que ja em puc anar calmant, perquè m'he comprat més per aquesta temporada en 3 dies que els 3 últims anys. Avui vaig divina de la muerte amb jersei marró, mitges grises i jaqueta (he estrenat 3 coses!) i crec que puc estrenar cada dia d'aquesta setmana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No saps la neteja que vaig començar en tornar a casa... He buidat l'armari, he reorganitzat, he llançat, he separat. I tinc un parell de coses per tu.

      Eliminar
  8. Ánimo!! se te estaba echando de menos, esperemos que esa gripe se te haya curado del todo, porque los "post gripes" son mucho peores, que no estás bien, pero tampoco estás mal. Nos vemos por aquí!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! Ahí andamos, intentando recuperar la normalidad... A ver si nos apañamos! Un beso!

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs