7 ideas para mantener a raya los libros

10 de marzo de 2014


Volvemos a la carga con nuestra sección más esquiva, que aparece en el blog cuando le da la gana... o más bien cuando a mí me da la gana o tengo algún avance significativo que contaros. Así da gusto tener secciones ;^)

Cuando empezamos a hablar de simplificar y comentamos lo de la colección de discos, también os dije que estaba empezando a hacer limpieza de libros. Y muchos recibisteis ambas noticias como una herejía. Y es verdad, mi yo de hace unos años se habría puesto las manos en la cabeza y habría chillado que estoy loca.

Pero hace unos (muchos) meses, leí un artículo que me hizo cambiar un poco el punto de vista. No recuerdo dónde ni quién escribía, aunque creo que era un chico. En fin, no importa. La cuestión es que explicaba que su abuela había llegado un momento en el que había empezado a repartir sus cosas, especialmente su biblioteca. Había cogido sus libros y los había regalado y donado, y cuando le habían preguntado por qué, había contestado que no le faltaba mucho para morirse y no quería que alguien tuviera que repasar cajas y cajas llenas de todas las cosas que acumulaba en su casa. Añadía que para qué conservar libros que no iba a volver a leer y que solo ocupaban espacio y cogían polvo. (O a lo mejor no lo añadía y esto es cosecha propia, no sé.)

Fue en ese momento, después de meses pensando y leyendo sobre uncluttering, todo hay que decirlo, cuando pensé que realmente me hacía falta empezar a valorar de una forma más crítica todo el material que tenía en casa. A mí me encantan los libros y los tenemos de todas formas y tamaños. Compramos libros, leemos, guardamos, acumulamos. Y volvemos a empezar, porque nos chifla tener una torre de libros sin leer en la mesilla de noche.

Pero a veces hay que ser sinceros. Tenía, por ejemplo, tres libros de Freud. Me gusta la filosofía y Freud fue uno de los que me pareció más divertidos cuando lo estudiamos en el instituto (Oh, my, hace unos cuantos, cuantos años). Pero no creo que en un futuro próximo vaya a leerlo. De verdad, siendo sincera, dudo mucho que de entre todos los libros que tengo pendientes vaya a escoger precisamente unos libros de bolsillo de Freud que no sé bien de dónde he sacado.

También hay otros libros que he leído y no me han gustado nada. Libros que compré en algún momento porque alguien me recomendó, o porque los vi reseñados el día del libro, o porque el título me pareció genial, y que una vez leídos... bueno, pues eso, ya están leídos. No los voy a releer. Lo más probable es que no se los preste a nadie. Pero ahí están, cogiendo polvo, ocupando espacio y a veces tapando libros más interesantes en nuestras estanterías superpobladas.

Así que hoy os traigo algunas ideas para que miréis vuestra biblioteca con otros ojos. Para que hagáis purgas y solo queden en vuestros muebles aquellos libros que os encantan, que releerías, que tenéis subrayados, que leéis una vez al año, que recomendaríais con los ojos cerrados a vuestros amigos. Porque es mucho más fácil limpiar y retirar libros si les buscáis una nueva vida, ya veréis.


1. Sácales rendimiento económico

Es más fácil de decir que de hacer, ya lo sé, y a veces sencillamente no vale la pena el esfuerzo, pero yo he vendido algunos de mis libros en el Flea Market de Barcelona, con mis amigos Josep y Mercè. Sí, es cierto, vas a pasar la tarde y sacas pocos eurillos, porque vendes los libros baratos, pero si, como yo, vas con amigos y sin prisa, puedes pasar un día divertido y deshacerte de algunos títulos que se van con compradores que tienen ganas de leerlos.


2. Haz una donación

Las bibliotecas suelen tener su propia política de donaciones, pero lo más probable es que puedas donar tus libros de ficción sin ningún problema. Consulta la web de tu biblioteca. Hay entidades que también recogen libros en español para llevar a América Latina y si en tu barrio tienes alguna ludoteca, seguro que también estarán encantados de recibir libros en buen estado. No se me ocurre nada más chulo que saber que tus libros van a estar disponibles para un montón de personas en lugar de aburridos en una estantería.


3. ¡Practica el bookcrossing!

Solo tienes que darte de alta, registrar tu libro y soltarlo en la jungla. Eso significa que cualquiera puede recoger el libro del lugar donde lo hayas dejado, llevárselo a casa, leerlo y volver a soltarlo... o quedárselo si el libro le encanta. Hace poco que empezamos a practicarlo con los pompones y al principio no lo tenían muy claro: "¿Y si se lo llevan a casa y no siguen con la cadena? ¿Y si no se fijan en la pegatina? ¿Y si no saben que son para compartir?" Lo bueno es que eso permitió mucho diálogo y reflexionar sobre si era malo que otra persona se quedara un libro que nosotros ya hemos leído y no queremos más. Cuando dejaron su primer libro en un banco y al cruzar la calle vimos que un chico se acercaba, cogía el libro y se lo llevaba, el subidón que tuvieron fue increíble. ¿No os apetece que vuestros libros conozcan mundo en lugar de estar encerrados en casa?


4. Pon una cesta en la puerta de tu casa

Con un cartelito que diga "Adopta un libro" o "Coge uno". A lo mejor vuestros amigos y conocidos tienen ganas de leer alguno de esos libros o echan un vistazo y deciden darle una oportunidad a un autor. Nunca se sabe. Y además así sabéis que vuestros libros tendrán un buen hogar, con gente que queréis.Si vives en un bloque de pisos, hazlo extensivo a toda la comunidad y poned una cesta junto al ascensor o en el patio. Y si tienes un negocio, puedes llevarte la idea allí. En Sabadell hay varios restaurantes que lo hacen ya y funciona muy bien.

5. Compra en comunidad

Esto no es tanto para deshacerte de los libros que ya tienes, sino más bien para evitar que se vuelvan a acumular. Júntate con dos o tres amigos con gustos parecidos y comprad libros que os interesen a todos y que vayan circulando. Acumularéis mucho menos y tendréis tema de conversación asegurado.

6. Pásate al mundo virtual

Yo soy muy de leer y acariciar los libros, así que si el autor me gusta siempre me compro el libro en papel, pero hay muchos libros prácticos, revistas y cosas similares que ya compro directamente en su versión digital. En el ordenador no me ocupan tanto espacio, los tengo guardados y organizados en carpetitas y si me harto de ellos, solo tengo que pulsar un botón. Y como igualmente me paso la vida frente a la pantalla, puedo consultarlos de vez en cuando. Un libro electrónico también te puede servir y es muy práctico cuando viajas y quieres llevarte más de un libro para leer.

7. Visita la biblioteca

En lugar de comprar libros, ve una vez a la semana a la biblioteca. Puedes trastear, leer, consultar... y ver si vale la pena leerte ese libro que prometía tanto. Para los pompones, por ejemplo, es una oportunidad de rotación de libros brutal, porque allí hay de todo. Puedes sacar la guía de viaje de tu próximo destino sin muchos problemas, en lugar de tener que comprarla. O consultar un libro de cocina. Nuestra biblioteca es nuestro banco de pruebas de autores nuevos y libros temáticos.

¿Qué me decís? ¿Os animáis aunque sea con un solo título de vuestra colección? Os advierto que cuando se empieza es totalmente adictivo. Y cuando por fin podáis ver alguna estantería despejada y solo los lomos de los libros que os hacen suspirar, ya no habrá vuelta atrás.

20 comentarios:

  1. Una más: la Llibreria Técnica de Sabadell recoge libros usados a domicilio. No sé que hace luego con ellos, pero más cómodo, imposible! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah... Los venden, los tienen ahí expuestos y hay algunas joyas, la verdad, a muy buen precio.

      No lo sabía, qué bien. Besitos!

      Eliminar
  2. tenia pendent fer neteja de llibres de contes per a la paradeta de llibres de segona ma que farem a l'escola per recollir diners pel viatge de sisè de cara a sant jordi
    pero em sembla que n'hi afegiré uns quants dels meus, d'aquells que ja no rellegiré més

    bona idea, gràcies!!

    aquest nadal li vaig fer una selecció en préstec al meu sogre com a regal d'amic invisible, també es bona idea per buidar, però n'hi havia més d'un que vull que em torni jijii

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, l'any que ve em toca a mi la paradeta de llibres de sisè :^) No sé si quedarà res a casa, ja veurem!

      Eliminar
  3. Ohhhh. Paula, esta sección me encanta. Los libros de consulta tiene sentido guardarlos pero yo tengo montañas de novelas de ficción (ciencia-ficción) de cuando no tenía hijos y me leía una a la semana y seguro que no voy a volver a leerlas porque ya se quien se muere al final ;)
    Tomaré nota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! No te creas, yo a veces releo Agatha Christie y sigo sin saber quién es el asesino... No me acuerdo! Pero sí, todas esas novelas han salido de casa. Solo me quedan los libros, libros que leo y releo y miro con deseo.

      Por cierto, café YA! Cada vez que nos escribimos te sacas un as de la manga que requiere un rato de conversación. ¿Novelas de ciencia-ficción? Eres mi heroína.

      Eliminar
  4. Y yo me apunto a vuestro café, cuidadito! Paula, ya sabes que yo soy de las que piensan que deshacerse de un libro es una herejía, pero voy cambiando de opinión porque me INVADEN. Los que no suelen pasar la criba son los que me regala(gente que no me conoce)n, entonces los pongo en la estantería de "feos" (algo es algo). He pensado dar algunos en español al cole de mis hijos, que seguro que no tienen muchos. Lo de dejar los libros en el portal/en la calle y que vayan haciendo la ronda me dijo un amigo que se hace en Ucrania siglos ha, ya se sabe, pueblo rico en cultura pero no en dinero ;). Y los niños van regularmente a la biblioteca (y vuelven cada vez con 10 libros por cabeza, ay). Yo me he pillado algún que otro libro de cocina, otra colección de la que estoy perdiendo el control. Lo que no me atrae mucho es lo de los libros electrónicos, pero todo se andará. Gracias por las ideas y un besazo, guapetona!
    P.S: Mónica, yo tenía (o tengo?) todos los de Luky Starr :). aunque me falta "Yo, robot", fíjate tú...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga, va, café ya. ¿En tu casa o en la mía?

      A mí me pasó eso, me invadieron totalmente. Y en realidad un día estaba mirando un libro que no me acuerdo ni cómo se llamaba, no sé qué de las sandías, del mismo autor que Big Fish o algo así, que no me había gustado nada y pensé: "¿Qué hace este libro aquí?" Nada, nada, no hay nada que sea intocable, todo se puede purgar (dice la persona que en este momento está rodeada de cuatro estanterías llenas de libros).

      La biblioteca nos ha salvado la vida con los pompones, que también traen siempre 10 libros cada uno. Menos mal, porque a la velocidad que leen, sobre todo el friki, nos habríamos dejado una pasta inhumana.

      ¿Pelis de ciencia-ficción también? ¿Montamos una excursión al festival de Sitges?

      Eliminar
  5. Muy buenas ideas. Nosotros somos de llevarlos a la biblio, pero en hospitales y residencias también son muy bienvenidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es verdad! Se pueden llevar a muchos otros sitios. A una residencia estaría bien llevarlos y leer un rato... Y hay sitios (en Sabadell hay dos) donde hacen recogida de cosas usadas y luego las venden y sacan dinero para fines sociales. Un muy buen destino para los libros. Un beso!

      Eliminar
  6. Me encanta leer!!.Y tengo miles de libros,no exagero,tenemos el carnet de la biblioteca y estan alli todos ordenaditos,me los cuidan ,los tocan y puedo cogerlos casi cuando quiero,ademas cuando hay presupuesto puedo pedirn alguno que me apetece,asi que no puede ser mejor.Habeis leido alguno de Arto Paasilinna?.(soy muy rarita pero me encantan).Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! ¡Y siempre tienes nuevos, no paras de comprar! Y los compartes con mucha gente. Tú sí que sabes.

      No he leído a Arto Paasilinna, pero me lo apunto. Me gustan los escritores nórdicos, me parece que sus libros están llenos de referencias culturales interesantísimas. Cuando lo lea, te cuento.

      Eliminar
  7. Has estat al Flea Market.??Acostumo a anar i no t'he reconegut!!!
    Vaig tenir una llarga temporada en que vaig decidir no comprar ni un llibre mes i treure'ls de la biblio i quan em vaig mudar, vaig portar molts a vendre. La veritat és que tocaria fer una altra selecció, perquè com sempre he tornat a acumular i això que ara llegeixo molt en llibre electrònic.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, un parell de cops. El meu amic Josep (també traductor) va posar una paradeta quan es va canviar de pis i jo li vaig portar també alguns llibres que tenia per casa. Però ara fa dies que no hi vaig. Si hi torno a anar t'aviso i fem un cafè!

      S'acumulen moltíssim. Jo vaig fer una súper purga fa poc i torno a mirar i a veure que em falten estanteries i que hi ha torres de llibres a tot arreu. És una feina constant!

      Eliminar
  8. Recònec que jo hauria de fer el mateix, perquè el gran a sobre és com jo. I malgrat l'enorme estanteria que tenim ja no hi caben. Però imaginar-me-la buida m'encongeix el cor. Sé que no té sentit, però és així. Sé que la majòria no els tornaré a llegir, que només estan criant pols i que cada mudança és un malson però no estic emocionalment preparada per fer el pas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo també pensava que mai no podria i el pompon friki també és pastat a mi... però mira, he pogut i cada vegada ho pillo amb més alegria. Saps allò que diuen que a casa només has de tenir coses útils o boniques? Doncs això... I saber que els llibres trobaran una nova llar a la biblio o amb algú que tingui ganes de llegir-los, em tranquil·litza. Per no parlar dels calerons (poquets) que he tret venent-ne alguns, que he reinvertit directament en el meu pla d'estalvi per pagar la hipoteca... Ja ho faràs algun dia, ja veuràs!

      Eliminar
  9. Deshacerte de los librosss, jarr! (y ahora es cuando te llevas las manos a la cabeza). La verdad es que son una de mis pasiones, así que pensar en deshacerme... En una mudanza sí que lo hice, los doné al colegio. Y me gusta mucho la idea 4, la de la cesta de "adopción". Últimamente tiro mucho de biblioteca, hace bastante que no me compro un libro, también porque tengo bastante qué leer y no leo mucho, al menos no libros de adultos.

    Pero me apunto tus ideas de organización, que no me vienen mal. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo soy igual. Además soy de mercadillo y de comprar libros usados y todo eso, así que en mi casa yo creo que crían. Jamás se me habría ocurrido deshacerme de un libro, pero un día lo hice y no pasó nada, no cayó el cielo sobre mi cabeza, así que decidí seguir... Ahora te puedo decir algo bonito de casi todos los libros de mis estanterías... Besote!

      Eliminar
    2. Sí, al final no es tan terrible. Y atesoras aquellos libros mágicos que ni dejarías siquiera...

      Eliminar
    3. Claro ;^) Ahora que es primavera me vuelven a entrar las ganas de limpieza...

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs