Guantes sin dedos

7 de marzo de 2014


Qué maravilla que ya empiece a verse el sol y que uno pueda empezar a quitarse alguna capa de ropa, ¿no? Por lo menos aquí en Barcelona, donde los días empiezan a ser muy luminosos y ya uno tiene ganas de sentarse en una terracita a tomarse una cerveza y mirar pasar a la gente (o mirar cómo los pompones juegan en el parque, o a la pelota, sin ninguna necesidad de que estemos a su lado).

Vamos, días perfectos para contaros este proyecto :^) Por suerte he podido aprovechar mis guantes unas semanas antes de que empezasen estos días casi primaverales, porque ahora, realmente, su sitio es el cajón, guardados con mucho mimo para la temporada que viene (o para algún viaje al norte de Europa que tengo planeado para los próximos meses).

La historia que tienen estos guantes, además, es preciosa. Porque cada vez que me los pongo pienso en mi amiga Elena.

Elena y yo nos conocimos gracias a nuestros respectivos blogs. Ella es comentadora habitual aquí y yo lo soy allí. Y bueno, nos caemos bien. Un día que comentó que no encontraba washi tapes, decidí mandarle algunos, le preparé un paquetito y se lo envié. Le hizo mucha ilusión, me lo agradeció un montón... y unos días después fui yo la que recibí un paquetito inesperado.


En él, Elena había metido una bolsa (un tote) hecha por ella, unos marcadores de puntos preciosos y dos ovillos de Drops Delight... en lila. Que no hace falta que lo diga, pero es uno de mis colores preferidos. Me chifla.

Me quedé muda de la sorpresa y la emoción, pero además, quedé intimidada por esa lana tan bonita. Ya sabéis que mi stash, aparte de lanas compradas hace muuuucho tiempo, consta principalmente de lanas heredadas de aquí y de allá y de algunas lanas maluchas compradas para aprender diferentes técnicas. Vamos, que en el momento que me llegaron esos dos ovillos, no había nada que les pudiera hacer sombra entre mis muchas otras lanas (ahora ya empieza a haber, qué rápido se acostumbra una a lo bueno).

Fue la propia Elena la que me sugirió hacerme unos calcetines o unos guantes y decidí lanzarme con los guantes, porque son uno de los complementos que me gustan y que uso.


Pocos días antes, en El blog de Miso, había visto unos guantes muy bonitos, hechos precisamente con esa misma lana. ¿Os dais cuenta de la cantidad de casualidades y conexiones blogueriles que tienen estos guantes encima?

Pues bueno, decidí copiar esta idea, busqué el patrón, le hice algunos cambios freestyle (me gustaban más largos, como los de Miso; los quería sin dedos) y me puse a trabajar.


Voy a confesarlo, cuando empecé pensé que había metido la pata y que nunca jamás en mi vida los iba a terminar. De hecho, los empecé en noviembre, con mucha paciencia y poca idea, porque era la primera vez que usaba cinco agujas. Y en noviembre y diciembre apenas conseguí tejer dos dedos. Un fracaso.

Pero después de las vacaciones en Uruguay y Argentina, vine relajada, con muchas cosas pensadas y con muchísimas ganas de comerme el mundo. Quería ordenar, terminar cosas y cerrar temas... venía expeditiva. Y decidí continuarlos.

En apenas diez días los tenía terminados y me sentía la persona más lista del mundo por haberme apañado con las 5 agujas (que sí, que ya sé que es fácil y que sois un montón los que lo hacéis, pero no me quitéis la ilusión). Y me habían quedado espectaculares. Esta feo que yo lo diga, pero es orgullo de tejedora.


El patrón está muy bien, bien explicado y para mí, perfecto de talla. Yo usé unas agujas de bambú de Tiger, de tamaño 2,5. La lana... Bueno, la verdad es que el primer ovillo me pareció un regalo de los dioses, me encantó. Con la segunda tuve algún problemilla más.

El primer problema fue que el degradado de colores del segundo ovillo estaba al revés. No me preguntéis por qué. Me di cuenta cuando llevaba un buen trozo del segundo guante y me dio mucha pereza volver a empezar, así que si os fijáis, uno de los guantes tiene el degradado hacia un lado y el otro hacia el otro. Pero bueno, eso no es muy importante.

El segundo problema fue que en el segundo ovillo el color no era uniforme. En algunos tramos de la lana, había dos colores entrelazados, como un baker's twine. Así que no me acabó de convencer, aunque lo cierto es que en los guantes terminados apenas se nota.

El tercero fue que había un montón de empalmes, así que había muchos trozos en los que la lana era más gordita y se trabajaba peor. Eso sí que se nota en los guantes terminados, aunque realmente no le doy mucha importancia, porque son guantes totalmente handmade y creo que la gracia es que tengan irregularidades.

Me ha sorprendido lo rápidos que me han resultado y lo bonitos que quedan. Son cómodos y calentitos, pero lo más importante de todo es que son totalmente 2.0, virtuales, digitales o como los queráis llamar. Es lo que comentábamos de los bordados, me pongo los guantes y me recuerdan a personas que no conozco en persona, pero que forman parte de mi vida ya para siempre. Y yo, que en el fondo soy más blanda que un pan de Viena, que lloro hasta con los anuncios y que soy más sentimental que todas las comedias románticas juntas, me emociono un montón pensándolo.

21 comentarios:

  1. jajaj tu escrius un post tan bonic i emocionant sobre les amistats virtuals i els regals de les amigues,... patatim patatamm

    i jo només puc pensar en ....


    T I G E R ha dicho T I G E R!!!!

    jandemor és la meva perdició, he començat el dia amb un culoveoculoquiero de teler de tiger, que dilluns hauré d'anar a comprar sense falta i ara resulta que també m'hauré d'agenciar 5 agulles del 2,5...

    oh mai god, fan targeta vip o algo aixins aquesta gent??

    aquí otro pan de viena, que haurà de començar a mirar com es teixeix amb cinc agulles perque sino li donarà un jamacuco... mira un to do per després del dia 23!!!

    muaksi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. podem afegir a la visita als encants, una volteta pels tigers de bcn...

      quin paligruuuu

      Eliminar
    2. TIGER... TIGER... Des que tinc un a quatre carrers de casa, la meva vida no és la mateixa.

      Haig de confesar que quan he llegit el post de la Gemma, m'he emocionat, perquè jo també tinc el teler en qüestió. No sé exactament on, però el tinc.

      Ai, els escandinaus, que dominaran el món.

      Eliminar
  2. Nooooo, TIGER noooooo, hi han grups de teràpia al respecte. Jo tinc les agulles, però per nivel·lar les galetes, je,je....ja sap la Paula que jo de Tejer.........mala, mala...

    Bon cap de Setmana!!

    Xènia Roca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj! Tiger forever! Necessitem una sortideta un dia d'aquests, Xènia! Apa, bon cap de setmana!

      Eliminar
  3. Tienen una pinta de suaves tus mitones.... y con esa retrohistoria me gustan aún más. Se nota que el degradado está al revés, pero si dices que lo has hecho aposta nadie se extrañará, porque le da un toquecillo especial. Y cinco agujas, señorita... para mí dos ya son un reto! Küsschen von oben.

    ResponderEliminar
  4. Muy suaves, muy cómodos y súperbonitos. Estoy enamoradísima de ellos. Y sí, se les notan muchos fallos, pero, como dices, siempre hay una excusa para ellos. Cinco agujas: chupado. Mucho más de lo que me parecía. Le pillas el truco enseguida. :^*

    ResponderEliminar
  5. Emocionarse nos hace ser mejores personas porque empatizar es importantisimo y mas con la que esta cayendo.tus mitones preciosos y tu tan especial.un beeeso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que antes me daba un poco de vergüenza, pero ahora me emociono sin pudor. Muchas gracias por tus palabras. Besote!

      Eliminar
  6. ¡Hola! Es la primera vez que me decido a comentar aunque hace ya bastante tiempo que disfruto leyendo tu blog. Me han encantado, creo que lo bonito de las lanas que van cambiando de color es que da igual que no queden iguales. Y las agujas de doble punta es verdad que no son muy difíciles de usar, pero fáciles tampoco, sobre todo las primeras veces!
    Bueno, ya sólo decirte que tu blog es de los más bonitos que me he encontrado nunca, es dulce y entrañable, y aunque me da pena cuando pasa mucho tiempo sin que publiques, cada entrada que haces vale por diez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, Pilar, qué comentario tan bonito! Me ha dejado una sonrisa en la boca todo el fin de semana. Muchísimas gracias.

      Y bueno, da igual que queden bien o queden mal, a mi los guantes me encantan por todo lo que tienen detrás y porque seguro que no hay otros iguales en todo el mundo (con algún punto escurrido en algún momento). Así que da igual, lo importante es que me hacen feliz.

      Mil gracias, de verdad, por el comentario, ahora he abierto tu blog, que no conocía y me dispongo a curiosear a tope ;^)

      Un beso muuuuy gordo!

      Eliminar
  7. Están geniales!! A mí este año me ha dado por mitones y manoplas, ¡son tan agradecidos de tejer!

    Me parece impresionante el resultado teniendo en cuenta que es tu primer proyecto con aguas de doble punta, la verdad. A mí personalmente se me da fatal usarlas, sólo lo hago cuando es imprescindible (pulgares, punteras de calcetines... y resoplo mucho, y me enfado y soy desagradable cada minuto que tengo entre mis manos los cinco palitos del demonio...
    Desde que descubrí las agujas circulares de 30 cm (las mías son Addi) soy una mujer nueva :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que confieso que son de los pocos complementos que uso. Y me gusta usarlos hasta en casa, que a veces, trabajando delante del ordenador se me quedan las manos heladas.

      Pues que quieres que te diga, a mí las agujas circulares me matan. No sé si será porque las mías son de mala calidad o qué, pero tener que pasar los puntos de aquí a allá y sacar cable por algún sitio me mata. Las he usado solo una vez, para hacer mitones también y acabé harta. Lo de las cinco agujas me ha gustado más.

      Jajaja! Me encanta lo de resoplar y ser desagradable, me pasa siempre que algo no me sale :^)

      Eliminar
    2. Que noooo, prueba las Addi de 30 cms, que yo también las tengo, son una pasada, ni magic loop ni gaitas!

      Eliminar
    3. Me lo apunto, pero no prometo nada :^P

      Eliminar
    4. Mmmm. Ya te contaré. Ahora le he vuelto a robar idea al Blog de Miso y estoy con un jersey sin costuras con circulares. Cutres, pero circulares al fin. Y me tiene enganchadísima...

      Eliminar
  8. Quina preciositat Paula. M'encanten els colors i les llanes de drops són una passada. Jo encara no m'atreveixo amb les cinc agulles de moment en tinc prou amb el ganxet.

    pd: TAMBE VULL UN TIGEEEEEERRRR!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies! Atreveix-te, perquè realment és fàcil, molt més del que sembla. I les agulles també són fàcils de portar, com les de ganxet.

      Ui, no ho diguis això! És un lloc de perdició on només fas que deixar-te calers!

      Eliminar
  9. Pero bueno, qué de cosas publicaste en estos días que estoy desaparecida! Y encima me salto esta entrada, vayapordioxx! Sabes que lo publicaste el día del 5º cumple de mi hija mayor? mira qué más casualidades, eh?

    Pues me alegro mucho de que disfrutaras y de que aprendieras, de la lana (ya siento lo del segundo ovillo, pero si te digo la verdad a mí me mola ese aspecto desparejado), de las agujas, de los mittens...

    Un placer haberme tropezado contigo! Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj! Te echaba de menos! No sabía dónde te habías metido, iba a mandarte un mensaje a ver si te había pasado algo :)

      Sí, sí, disfruté un montón las lanas. Y no me preocupa mucho lo del segundo ovillo, yo estoy encantada con mis guantes igualemente!

      Un beso gordo, para mí también es un placer haberte encontrado!

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!