Los lunes del pompón friki: Petardo

31 de marzo de 2014

El verano pasado leí Orgullo y prejuicio. Creo que ya lo había leído antes en algún momento, y también había leído el increíble Orgullo y prejuicio y zombis (la duda ofende) que me hizo llorar de la risa, pero en agosto, aquella gloriosa semana sin ordenador, perdida en la montaña, devoré el libro en una noche y quedé para siempre prendada de Elizabeth Bennet y del señor Darcy.

Y es por eso por lo que adoro mi trabajo. Porque de repente te llama un cliente y te dice que tiene una mini serie para la tele y no te da detalles, pero tú abres tu PDF y te encuentras con esos mismos personajes, unos años después, enfrentados a un misterio detectivesco. Y te deshaces de alegría.

Ya sé que eso no tiene nada que ver con nada, pero me apetecía un montón contároslo, porque llevo unos días de recuperación del gusto por la lectura, de estar horas sentada en la misma postura y no oír lo que te dicen porque estás demasiado absorta en las palabras de la página. Ayer mismo terminé de leer The casual vacancy de JK Rowling, que había comprado en el aeropuerto de Miami. Y ahora no sé si empezar Mary Poppins o Wicked. Ya os contaré.

Hoy sí llegamos a tiempo al lunes del pompón friki, y lo que os vamos a mostrar es una súper tontería, pero la mar de efectiva. Cuesta pillarle el truco al principio, pero una vez te lo sabes, ya vas haciendo ruido todo el día. Quién lo habría dicho, es solo una hoja de papel.


Por cierto, abuso de vosotros y os pido un favor. Tengo una alumna que está haciendo su tesina sobre la subtitulación de los productos infantiles y ha hecho una encuesta para padres y madres que nos iría genial que contestarais. Es súper rápida y súper anónima; solo nos servirá para ver si los padres consideran que los productos en versión original pueden ayudar a sus hijos a aprender idiomas. Encontráis la encuesta AQUÍ. Mil gracias!

18 comentarios:

  1. Al leer rápido pensé que llamabas "petardo" a tu retoño, pobrecito mío! Y sí que funciona, lo hacíamos en el cole ya en el siglo pasado ;). Me dejas de piedra al decir que te has leído Praid an Preyudis en una noche, me has levantao el récord mundial que creía ostentar (uno de Isabel Allende en un día vago de hace muuuuchos años). Ahora me paso por la encuesta, besos y petones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo había hecho nunca y me ha parecido la bomba. Yo no pasé de tirar bolitas masticadas con el boli Bic. Buf, ¿sabes de esas noches que dices: "Una página más y lo dejo"? Pues a las cuatro de la mañana cerraba yo el libro hablando de fortunas en libras anuales y soñando con coches de caballos y fiestas llenas de vestidos largos y señores enfundados en trajes militares.

      Eliminar
  2. ¡Me encanta el truco! La verdad es que yo en el cole ni lo de las bolas de papel en el boli... era bastante cursi de pequeña. Se lo enseñaré a mis sobris cuando hablemos por skype, a ver si lo conocen. Yo no puedo hacer la encuesta porque no tengo niños, le pasaré este post a mi hermano para que la haga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo era también bastante niña bien, la verdad. Pero lo del boli... un clásico. Esto es súper resultón y el pompón friki lo hace a todas horas (y me pega unos sustos...)

      A ver si arrancamos lo de la guerra de patrones, ¿eh? Me ha hecho mucha ilusión ver que tú también estabas ahí!

      Eliminar
  3. Yo hasta hace poco también estaba en operación recuperación del gusto por la lectura. Después de una época de no poder leer, en unos meses volví a saber cómo encontrar libros que me enganchasen. El año pasado solo encontré que me gustaron, pero este año ya llevo 3 o 4 de los que no puedo soltar hasta terminar :D Aunque yo me dosifico más, no soy de leerme a libro por día xD

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! No, yo eso solo en verano, que tuve cinco días para leer sin parar y leí 5 libros. Pero en general tardo un montón, llego muy justa de fuerzas por la noche y apenas aguanto un capítulo. Pero bueno, desde el verano voy recuperando lentamente el pulso y estoy muy contenta!

      Eliminar
  4. Se me han escapado unas lagrimas.He recordado cuando eramos pequeños y mi padre nos mandaba cartas con sello y todo y cuando las abriamos saltaba una goma elastica haciendo ruido como de un petardo.Que susto y que risas!!!.La pena es que no recuerdo como lo hacia.. y que el ya no esta aqui para enseñarme....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hay que averiguar cómo lo hacía y organizar un envío masivo de cartas en honor a tu padre! Vamos a investigar un poco, a ver si lo descubrimos...

      Eliminar
  5. Es una verdad universalmente reconocida, que un niño, poseedor de una gran imaginación, necesita efectos sonoros tan chulos como ese petardo. No soy muy de novela romántica, pero Orgullo y prejuicio es una de mis debilidades y, por supuesto, merece ser leído de un tirón. Lo sé, soy una exagerada. A veces (más de las que me gusta admitir) me paso la noche leyendo y luego llego zombi al laboratorio prometiéndome a mi misma que será la última vez. No he leído Mary Poppins (otro para la lista interminable de libros pendientes). De Wicked me encantó la primera parte del libro, pero creo que flojea un poco al final. En cambio, el musical es maravilloso de principio a fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Hay otro inicio tan bueno como ese? A mí me pasa igual, cuando el libro me engancha... pues bueno, voy pensando que solo una página más, que enseguida lo dejo, y me planto a las tres de la mañana con los ojos secos, calculando las horas que quedan para que suene el despertador.

      Compré Mary Poppins, Wicked, The casual vacancy y Miss Peregrine's home for peculiar children en el aeropuerto de Miami a un precio ridículo. Y Good omens. Y seguro que alguno más. No me puedo resistir, los aeropuertos tienen unas librerías espectaculares con toda clase de libros chulos.

      He empezado Wicked y por el momento me está gustando. Y no me puedo creer que en Nueva York no fuésemos a ver el musical T_T El inglés del pomelo es limitado y esas cosas le dan un poco de pereza. Voy a tener que volverme a escapar en algún momento!

      Eliminar
  6. A eso jugaba yo de pequeña, y de no tan pequeña... jaja, que lo escatológico hace mucha gracia. Y tirar pedos con el sobaco, aunque ya no se me daba tan bien. ¿Y tocas la "armónica" con una hoja (de planta)? diversiones veraniegas, jaja

    Contesté al test. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nunca, jamás, en la vida, he sabido tirarme pedos con el sobaco. Siempre me ha parecido una habilidad la mar de admirable, pero, oye, que la naturaleza no me ha dotado con facilidades para la escatología axilar, qué le voy a hacer. Lo de la armónica con la hoja tampoco se me da bien, yo apenas sé silbar con los dedos después de muchos (muchos!) intentos en conciertos adolescentes varios. Pero seguro que el pompón friki nos recupera alguna de esas cosas típicas de nuestros veranos interminables. Que se está tomando súper en serio su sección :^)

      Eliminar
    2. Pos me parece estupendo. Y hacer bombas fétidas caseras? Jaja, ésa sí que promete!!

      Eliminar
    3. Bombas fétidas... jo, qué buena idea... Voy a tener que conferencias con el friki, a ver cómo lo montamos...

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!