DIY: Caja icosaedro

29 de abril de 2014


El viernes se murió Tito Vilanova. No, yo no lo conocía de nada, más que de gritar los mismos goles al mismo tiempo durante varios años. Pero es uno de esos curiosos momentos, como leía en internet, en los que la muerte de alguien a quien no conoces de nada, te toca.

A medida que vamos cumpliendo años vemos que a nuestro alrededor el mundo es mundo. Que la gente nace y se muere, que se nos van amigos y llegan pequeños llorones a darle la vuelta a nuestras ideas sobre la vida. Que todo cambia y todo sigue igual. Que nos alejamos de unos y aparecen otros. Que tenemos un tiempo finito y que no hay pruebas que valgan, que la cosa va en serio y hay que aprovecharla.

Vais a (volver a) pensar que soy una fumada, pero sinceramente, todas esas boniteces que se dicen sobre aprovechar el momento y tener una sola vida... son ciertas. (Casi) todos los días pienso en lo feliz que soy y en la suerte que tengo. Intento (aunque a veces sea difícil y solo piense en matar a alguien) tomarme las cosas con buen humor y relativizarlo todo. Porque, al fin y al cabo, esto es como el Un, dos, tres (que viejuna que soy!), aquí hemos venido a jugar.

Lo único que os quiero decir con esto, antes de pasar a cosas serias, como hacer una caja en forma de icosaedro con cartón extraído de una caja de forma cúbica, es que estas cosas pasan cuando menos te lo esperas. Y que al final se trata de disfrutar el camino y de aprovechar al máximo lo que tenemos. Y, por supuesto, de intentar con toda nuestra energía, conseguir lo que deseamos.

Aprovechad el tiempo y sacadle todo el partido posible. Y fijaos bien, el vaso siempre, siempre, está medio lleno.

Y ahora sí, vamos a intentar hacer una caja en forma de icosaedro. No se me asusten ustedes. Un icosaedro es un poliedro de veinte caras de forma triangular. Que no se me asusten, no, que no es nada, nada difícil.

La caja se aguanta sobre uno de los triángulos de la base, que son cinco y forman un pentágono con un poco de volumen. Así que cuando descansa sobre uno de esos triángulos, queda como ladeada, es decir, es imposible que la boca de la caja apunte hacia arriba.

Para la abertura vamos a dejar 5 triángulos sin montar, así que en realidad vamos a usar 15 triángulos equiláteros, de la medida que vosotros queráis.

Vamos a necesitar cartón, cúter, cinta adhesiva o washi tape, gesso, papel de periódico, cola blanca y pintura del color que queráis decorar vuestra caja.

Empezamos!

Primero, tenéis que dibujar vuestros 15 triángulos sobre el cartón. Para hacerlo, podéis dibujar un triángulo equilátero en Word, por ejemplo, cortarlo y usarlo como plantilla. Podéis dibujar varios triángulos juntos, que os faciliten el trabajo de pegarlos. Pero dependerá del tamaño de vuestro cartón. Si queréis cortar vuestra caja de una sola pieza, podéis descargar el patrón aquí.


Cuando ya tengáis los triángulos dibujados, los cortaremos con el cúter. No olvidéis poner algo debajo para no rayar la superficie de trabajo. Podéis usar una tabla de cortar de la cocina, por ejemplo.

No los cortéis todos. Cortad solo por las líneas exteriores. En las líneas interiores, las que hay entre los triángulos, realizaremos un corte superficial, que solo atraviese la primera capa de cartón y deje la segunda intacta.


Ya es hora de empezar a montar! Pensad que agrupamos los triángulos en grupos de cinco. Con los primeros cinco haremos la base, de forma pentagonal, con un poco de volumen. Y luego tendremos dos hileras más de 5 caras. una que saldrá de cada lado de nuestro pentágono inicial y otra que rellenará los espacios entre los 5 triángulos de la segunda fila.


Pegad las piezas con cinta adhesiva. A mí, la que mejor me funcionó fue el washi tape, que se adhiere a la perfección.


Cuando tengáis la caja lista, dadle una capa de gesso. El gesso es una imprimación para que la pintura se adhiera mejor. En este caso la pintura nos da igual, porque lo que buscamos es tener una capa uniforme de gesso que le dé un poco más de rigidez a nuestra caja.


¿Ya lo tenéis cubierto de gesso? Pues mientras se seca, que es bastante rápido, podemos ir rompiendo el papel de periódico para nuestra capa de papel maché. Recordad que para que el papel se pegue bien es esencial cortarlo con las manos. Si hay pompones en la zona, pedidles ayuda, seguro que les entusiasma la idea de destrozar algo.

Cuando tengáis el periódico listo, preparad la cola de papel maché, que no es más que una parte de cola blanca por otra parte de agua. Removed bien.


Seguro que ya tenéis el gesso seco y listo para trabajar. Menos mal, porque ahora os espera la parte más tediosa de todo el proceso. Hay que poner varias capas de papel maché. Para hacerlo, podéis mojar directamente el periódico en la cola, o podéis aplicar cola a la caja, pegar un pedazo de papel de periódico y después pasarle el pincel bien cargado de cola por encima.

Esta operación la vais a repetir ad eternum, así que cargaos de paciencia, buscad la mano de obra infantil que tengáis por casa y preparaos para pasar un par de días dando capas y más capas de papel de periódico.


Yo le di tres o cuatro capas, dejando secar entre ellas para valorar el grosor que iba adquiriendo la caja. Cuando la tengáis de vuestro grosor deseado, dejadla secar bien, todo un día.

Y ya solo os queda pintarla de los colores que queráis! Esta de las fotos es para la pompona, que pronto va a tener habitación nueva y la quiere en tonos de azul. Para la parte exterior usamos una pintura acrílica metalizada de Tiger: un bote entero, cuatro capas, porque no cubría del todo. Para el interior usamos una pintura color perla de la marca Giotto.

Y ya solo os queda esperar que se seque. Le podéis dar una capa de barniz para un acabado un poco más pro, o sencillamente para darle un pelín más de fuerza, aunque lo cierto es que el papel maché es un material mucho más fuerte de lo que parece.



Rellenadla de lanas, de retales de tela, de guantes antiguos o de juguetes. Y ahora que ya estáis, pensar en nuevas combinaciones en cartón: podéis hacer la base de la misma forma pentagonal, pero plana, y pegarle los triángulos de la misma manera. Hay miles de combinaciones posibles!

34 comentarios:

  1. Me mola muchísimo la caja! lástima que mi mano de obra infantil todavíe no controle bien el pincel y puede acabar el papel maché en cualquier parte...me lo apunto.
    En cuanto a la reflexión con la que abres...pienso mucho en todo eso últimamente (hace años...) y la enfermedad de Tito me afectó porque lo tenía en mi tele a todas horas, en mi ordenador, en la revista del Barça...me duelen los niños...uf!
    un beso
    Diana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí también me duelen esos niños, pobres. A mí me toca también porque el año pasado perdí a una de mis mejores amigas. Pienso mucho en lo feliz que soy y en la suerte que he tenido, particularmente después de un período no tan feliz. A veces el día a día te arrastra, pero la verdad es que soy feliz, estoy contenta, hago muchas cosas que quiero hacer...

      Besos mil.

      Eliminar
  2. Yo como Diana, me encanta la caja pero mis nenes son muy pequeños/brutos para estas lindeces.
    Paula, que diosito te bendiga esas manos tan maravillosas que tienes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mo. Mis bendisiones para ty también.

      Hoy he estado por tu barrio, comiendo en El petit Bankok...

      Eliminar
  3. Genial el tutorial. Este se va directo a mi pinterest. Espero materializarlo en breve. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo hagas me cuentas!!! Es muy facilito de hacer y queda súper resultón (mis fotos no le hacen justicia). Y gracias por indicarme que el link estaba mal... desastre que soy...

      Eliminar
  4. Genial la caixa!!!

    #culoveoculoquiero

    Vivim cada dia com si fos l'ultim. Pot ser qe ho sigui

    Peto wapisima!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies, bonica!

      Sí, més petons i més dir "t'estimo" i més estones al sofà abraçats i més cosir i fer manualitats. Que tot passa molt depressa i no ens ha de quedar res per fer.

      Petonàs!

      Eliminar
  5. Como mola el icosaedro!!! Ahí que se va al pinterest!
    y por último "disfruta, que la vida son dos días y cuando menos te lo esperas te pilla el carrito del helau" vaya cosa tan cuqui que te pille un carrito de helaus, me encanta! jajajja a disfrutar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, ya que te tiene que pillar algo, que sea un carrito del helau, si no, no vale.

      Besos, guapa!

      Eliminar
  6. Hola! Acabo de descubrir tu blog y me ha gustado mucho esta entrada con la que me he encontrado. Yo no pienso que seas una "fumada de la vida", estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho con respecto a aprovechar cada momento ;) En cuanto al icosaedro también me ha gustado mucho. Me voy a quedar como seguidora. Te dejo el enlace a mi blog por si te apetece visitarlo: La que se avecina en mi cocina Mi blog es de cocina pero espero que te guste :) Gracias y besitos.
    Ana - La que se avecina en mi cocina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana! Voy a echarle un vistazo a tu blog. Besos y nos vemos!

      Eliminar
  7. ¿Sería tan amable de indicarme la proporción cola-agua? lo mismo que lo intento en casa no más porque me parece fácil hasta para mi, la anticrafty mama.
    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 50/50. Mezcla al cincuenta por ciento. Fácil, fácil, fácil, júrolo! Besos mil.

      Eliminar
  8. Nesesitaré orasiones y bendisiones! pero lo tengo que intentar....algún día.
    La verdad es que la vida son dos días y a veces damos demasiada importancia a chorradas. Hay que relativizar las cosas.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y a la que te despistas es un día y medio, así que sí, hay que aprender a reírse más y a tomarse las cosas como vienen. Pero sobre todo a reírse. Y a cocer. Besos!

      Eliminar
  9. Bon dia Paula, Qué maca!! Molt original!! Ara, haig de dir que el nom fa por..........molt por...........

    Un Petó.

    Xènia Roca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! És veritat. Té un nom raríssim :^) Però és fàcil de fer i queda súper mona! Petons!

      Eliminar
  10. Caja: mola. Reflexión: tienes razón. El Madrid: goleada. Yo: Blossom :P!

    ResponderEliminar
  11. Respuestas
    1. ¿Verdad que sí? A mí todas las palabras geométricas me parecen geniales: poliedro, prisma...

      Eliminar
  12. Me has transportado a mis años de estudiante, haciendo icosaedros y demás figuras geométricas. Como me gustaba.
    Te ha quedado muy mona y además práctica. Muy buen trabajo.
    Besitos y bendisiones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bendisiones, querida MJ. Yo también disfrutaba un montón de la geometría y del dibujo técnico. Me chiflaba hacer los cortes transversales de los mapas y las diferentes perspectivas de las figuras geométricas. Besos!

      Eliminar
  13. Ohh, que monada para hacerlo con mi peque no tan peque ya. Le va a encantar porque es monísima.
    La reflexión que haces es buenísima, la verdad es que lo importante en esta vida es tener salud para poder llevarlo todo adelante. Hay que ser optimista.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mi pompona le encantó, me ayudó un montón.

      Y sí, hay que pensar todo lo bonito que tenemos y encarar todos los días con una sonrisa!

      Besotes, guapa!

      Eliminar
  14. ¿Dónde ha ido a parar mi comentario, que era una oda a la concisión? Ahora es más conciso todavía: ¡ni una palabra! Pero vamos, resumiendo te alababa la caja (a mí tb me han venido recuerdos de EGB), te daba la razón en tus reflexiones y te recordaba que el Madrid (y el Arleti, toma!) había ganado, por si no te habías dado cuenta. Hurgar en la llaga se llama eso. Besos in spite of all y feliz puente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blogger te odia. Suerte que llevamos varios meses de vacaciones futbolísticas y ya no me acuerdo de lo que hizo en su día el Madrid. Viva la memoria RAM.

      Eliminar
  15. Si me valiera de excusa para que recojan... De la parte sentimental no hablo, que me pongo sensiblona...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Eso es imposible. Nada hace que recojan, por desgracia! Besitos.

      Eliminar
  16. oy nena, a estas horas, me basta con las fotos, no he podido leerte. Besos mil, nos comemos la semana? ;b
    Tu reflexión, la comparto, ya sabes que la vida nos da palos y pensamos en todos esto, aunque, a veces en el día a día es difícil de llevar.

    Muac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es difícil, pero hay que intentarlo! Es difícil sentarse a pensar que en realidad tenemos muchísima suerte, pero... es que es la verdad! Y que cada día puede ser el último. En fin. Hablamos para nuestro juego, a ver si me puedo poner hoy!

      Eliminar
  17. Es duro lo de darte cuenta de que la vida va en serio. Por un lado es un chute de energía vital pero el nudo en el estomago te lo tienes que comer con patatas.
    Chulisima la caja, sí señora :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero es que un día te das cuenta de que llevas tooooda la vida pensando que total hay tiempo, total estás ahí, probando cosas, total... Y no, va en serio desde el primer día, pero no lo vemos. Y es mucho más fácil estar rezongando todo el día con cara de perro que pensar que aun con todas esas cosas que no nos salen tan bien, tenemos muchísima suerte y una vida única.

      Besitos mil!

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs