Cereales caseros

29 de septiembre de 2014


Me encantan los cereales. Me chiflan. Podría vivir de ellos (y de helado, salsa Tabasco y gazpacho). No me gustan con leche, porque detesto la leche (vaya uno a saber por qué, de pequeña podía beberme un litro diario sin grandes problemas), pero me los como solos, con yogur y hasta con zumo de naranja.

El problema que tienen los cereales digamos "comerciales", los del súper, es que si uno mira los ingredientes acaba con el estómago revuelto. Montones de grasas vegetales, azúcares y cosas que uno no sabe muy bien de dónde salen.

Y el problema que tienen los cereales digamos "sanos" de tienda de dietética, es que no hay quien se los coma. A mí siempre se me hace bola. Y qué aburridos que son.

Lo curioso del tema es que hacer tu propio muesli o cruesli o como sea que le llames, para desayunar es ultra fácil. Y bastante rápido. Y además le puedes poner los ingredientes que quieras.

Así que hoy os cuento cómo podéis preparar cereales para el desayuno sanos y ricos. No es una receta, porque soy incapaz de seguir dos veces la misma receta. Me moría de la risa con el post de Paloma sobre la mermelada de moras, porque yo soy exactamente igual, para mí todo es a ojo (como habréis notado en cada uno de los posts de este blog).


De hecho hace unos años mi mejor amigo había venido a casa a cenar y mientras hablábamos de cómo había cocinado lo que fuera que estaba en el fogón, Joan me dijo: "Madre mía, es que no sabes hacer ningún plato sin cambiarle algo". En ese momento estuve a punto de protestar airadamente... pero la verdad es que con el tiempo me he dado cuenta de que es totalmente cierto. Y es así en todos los aspectos de mi vida.

Vamos, que yo no quiero aprender a hacer un determinado muñeco de ganchillo y repetirlo ad eternum, sino que quiero aprender cómo hacer círculos y esferas y diferentes efectos y después aplicarlo a lo que a mí me dé la gana. O no quiero aprender a editar las fotos en Photoshop de una sola manera, sino que quiero saber cómo y por qué mejoran. Eso no significa que siempre lo aprenda a hacer todo, sino que ese es mi objetivo (y por eso muchas veces empiezo la casa por el tejado y tengo tres millones de cosas a medias).

Así que hoy no va a ser ninguna excepción. Os voy a explicar cómo podéis hacer cereales... pero los que vosotros queráis con lo que tengáis en casa o con lo que más os guste. Lamento no ser más exacta, la verdad es que no sé cómo.

¿Qué necesitáis?



  • Cereales (la avena es el más fácil de conseguir, pero en tiendas de dietética seguro que encontráis de todo)
  • Frutos secos (avellanas, nueces, almendras...)
  • Fruta seca (pasas, coco, papaya, piña, plátano...)
  • Semillas (de girasol, de calabaza, de lino, de amapola...)
  • Líquido o crema (miel, sirope de arce, mantequilla de cacahuete, mantequilla de almendras...)
  • Aceite neutro (girasol, sésamo...) (opcional)
  • Le podéis poner también trocitos de chocolate, pero yo no os he dicho nada ;^)
Lo primero que tenéis que hacer es mezclar todos los ingredientes menos vuestro líquido. Podéis hacer la proporción que queráis, pero generalmente se mezcla una parte de cereales por una parte de frutos secos, fruta seca y semillas JUNTOS. Por ejemplo: una taza de copos de avena y una taza de pasas, avellanas y semillas de girasol. Yo os aconsejaría esa cantidad de frutos como máximo, porque si no los cereales os quedarán muy dulces (no "demasiado", que en eso también estoy de acuerdo con Paloma ;^)) pero si queréis podéis reducir un poco la cantidad de frutos.


Si usáis frutos secos enteros, mejor darles un golpe de picadora o de mortero antes de meterlos en la mezcla, para que queden en trozos pequeños y más disimulados. No pasa nada si los dejáis enteros, claro, pero si los picáis un poco soltarán parte de su aceite y le darán más gusto a los cereales.


Mientras tanto pondremos a calentar en un cazo nuestro líquido. Normalmente usaremos media parte. Vamos, que si hemos usado una taza de cereales y otra de frutos, usaremos media taza de líquido, por ejemplo. Puede ser una sola cosa o pueden ser dos o más (por ejemplo, yo he probado una mezcla de miel y mantequilla de cacahuete y es espectacular!). Si queréis podéis añadir un par de cucharadas de aceite de gusto neutro (girasol, por ejemplo) a vuestro líquido, para evitar que se queme.

El único objetivo de calentar el líquido es que se vuelva precisamente eso, más líquido, y se pueda mezclar con facilidad con los cereales, así que enseguida que veáis que ha perdido su consistencia, ya podéis sacarlo del fuego e incorporarlo a vuestro bol de ingredientes secos. Hay que mezclar con vigor, porque los cereales sin tratar tienen tendencia a chupar el líquido como locos. Así que hay que darle caña hasta que todo esté bien mezclado.

Llegados a este punto podríais formar bolitas con la mezcla o meterla en un molde, esperar a que se enfríe del todo y cortarla en porciones. Vamos, que ya se puede comer sin ningún problema. Pero, ¿cereales crudos? A-BU-RRI-DO. Vamos a darles un último toque para queden crujientes y se conserven mejor.

Encenderemos el horno a una temperatura baja, 120-130 grados. Forraremos una bandeja con papel de horno y esparciremos nuestra mezcla sobre él. Lo metemos en el horno durante una media hora y removemos de vez en cuando.


¡Y ya está! Cuando empiecen a estar doraditos, sacad vuestros cereales del horno, esperad que se enfríen y guardadlos en un bote hermético. Si hay algún pedazo grande que haya quedado pegado, rompedlo en trocitos. Ya tenéis cereales para dos o tres semanas, si es que no arrasáis con ellos antes.

Servidlos con un poco de fruta, con leche, con zumo... o de mi manera favorita, con yogur y compota de manzana casera (prontito os explico cómo la hacemos en casa). Queda feo decirlo, pero yo lamo siempre el bol ;^)



24 comentarios:

  1. dels cereals no opinaré perque tu ho has dit tot... renyam...
    però... i el tapetito de fil amb vora calada?? es que saps fer de tot o que????

    patunarru

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noooo, el tapete no l'he fet jo! És un dels tapetes que em va regalar la Nuri, te'n recordes que la vaig mencionar aquí al blog? Em va regalar mil tapetes i tapetillos fet a mà per ella... Una crack!

      Eliminar
  2. Hace un par de meses que me he vuelto adicta al muesli... no sé qué me pasa pero quiero comer muesli a todas horas, lo mezclo con el yogur, me lo como solo, jajaja. Normalmente lo suelo comprar en una tienda bio a la que voy (porque me gusta que no contenga azúcar ni nada) pero no sabía que era tan fácil hacerlo, seguro que lo probaré en casa y le pondré todas las cosas que me gustan :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo vuelvo a comprar. A mí también me gusta con todo y a todas horas y ahora que he visto lo buenísimo que queda hecho en casa... vamos, que no vuelvo al comercial. Le puedo quitar el coco, que no me gusta nada, y añadirle, por ejemplo, jengibre confitado, que me chifla :) Pruébalo y me cuentas.

      Eliminar
  3. Yo soy una fan-fatal de los cereales y los frutos secos. Los que tengo en casa son alemanes, que suelen tener menos guarreridas. La verdad es que si lees los prospectos-contenidos puedes echar a correr. Por qué tienen cosas que no les va en nada? Pues mira, con las ganas que tengo de probar la mantequilla de cacahuete ésta puede ser una buena excusa. Y tengo un kilo de copos de avena para hacer galletas y demás, más ablanes por cascar... Más entretenimiento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, ¿no has probado la mantequilla de cacahuete? Mmmm...Yo la comería a todas horas, me rechifla! La probé hace 20 años en Inglaterra y me he vuelto adicta forever.

      Yo también compraba mueslis internacionales y tal, pero son caros y algunos, directamente incomibles si, como a mí, no te gusta la leche. Pruébalo, pruébalo, que es súper fácil.

      Eliminar
  4. que pinta más güenaaaaa
    con lo del chocolate me he reído mogollón
    y esas fotos divinas
    y el tapete ya te pasas
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, muesli con chocolate... debería estar prohibido...

      El tapete es de la Nuri, de las que os hablé hace unos meses. Súper chulo. Y tengo otras joyitas que me regaló... ya os las iré enseñando.

      Besos mil!

      Eliminar
  5. Pues habrá que probarlo, veo que tienen buena pinta esos cereales y a mi también me gustan.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pruébalos, pruébalos y me cuentas! Son súper fáciles de hacer y quedan espectaculares. Un beso!

      Eliminar
  6. Marrana, això era una excusa per ensenyar-nos un tapete fabulós mentres fas que ens entri la gana!!! No s'hi val!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I t'has oblidat de dir que tot plegat forma part del meu pla per dominar el món... perquè en forma part... Mwaaahaahahahahaha!

      Eliminar
  7. Habrá que probar esto, que en casa nos encantan los cereales, pero es verdad que los comerciales llevan más porquería que otra cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prueba, prueba, que es un momento y quedan ricos, ricos, riquísimos. Y los personalizas con lo que tú quieres.

      Eliminar
  8. Granolaaaaaaaa del amor!!!

    la leche es el mal, no debe juntarse con las cosas ricas a menos que esté muy disfrazada de algo bueno, tipo helado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O queso. Por lo demás, totalmente de acuerdo, cualquier cosa a la que le mezcles leche de repente se estropea mil.

      Eliminar
  9. Alaaaaaaaaaaaa!! Pues desayuno todos los días cereales pero de los de copos...igual me animo y hago de estos a ver qué tal!! Espero ansiosa tu receta de la compota, porque me encanta, también desayuno compota jajajjajaaj pero la mia es con trocitos de manzana. Besos guapa!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si la semana que viene os hablo de las conservas caseras, que llega esta época y estaría envasando todo el día. Yo también soy de desayunar cereales y desde que hago estos me los como sin (mucha) culpa ;^)

      Eliminar
  10. Es ASÍ de fácil? Vaya! Pues tendré que probar a ver que tal me quedan, no? Mil gracias Paula!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabrita. En dos minutos los preparas y los metes en el horno mientras haces otra cosa. No tienen ninguna dificultad y quedan para morirse.

      Eliminar
  11. Ay, Paula; nos sé porqué mi "chivato" no me avisa de tus entradas. Si a veces pienso que tienes la otra mitad de mi cerebro, con ese impulso irrefrenable que nos dice "vamos a hacer cereales en casa que son más ricos y más sanos" para luego echarles mantequilla de cacahuete, jajaja. A mi también me gustan los cereales a palo seco, es que si los remojas quedan hechos una masa incomestible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Pero todo el mundo dice que los frutos secos son sanos, ¿no? Y el cacahuete es un fruto seco... Tendría que hacer la mantequilla casera también. Todo se andará. Es que es TAN rica.

      Eliminar
  12. Nena...quins cereals...i quin tapete...i quines fotos...això no es fa..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tinc una amiga que té un blog de cuina amb unes fotos precioses i m'hi he anat fixant i he après moltes coses :^P

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs