Mesa de despacho o cómo envejecer madera

26 de septiembre de 2014


¿Os acordáis de que el otro día hablábamos de ese síndrome de "bah, si eso me lo hago yo en un rato, más barato y más bonito"? Hoy os traigo un súper ejemplo de eso mismo. Un ejemplo, que me eleva de categoría: de "crafter" paso a ser "maker".

Os cuento. Hace unos meses me hice una cuenta premium de Skillshare. No sé si conocéis la página, es una plataforma repleta de cursos en formato vídeo con un foro y unos ejercicios o tareas a realizar. Es un formato que se ha hecho muy popular en Estados Unidos y que les debe de funcionar genial. Skillshare es bastante técnico. Vamos, que se centra en programas, diseño y ese tipo de cosas principalmente, aunque hay bastante variedad. Pero también hay un par de plataformas similares con cosas más craft, como son Creativebug y Craftsy.

En fin, que me disperso. Yo, que tengo un trastorno obsesivo-compulsivo y no lo escondo (porque creo que es mi mejor cualidad), me decidí a hacer todos los cursos. Todos. Uno por uno, sin dejarme nada. Aunque no tenga suficiente vida. Y en agosto, el mes tonto por antonomasia, por las noches, antes de irme a dormir, me puse a ello con fervor.

Y fue así como descubrí que además de crafter soy maker.

Los makers son una gente guay. En lugar de usar agujas de ganchillo y máquinas de coser, se compran caladoras, circuitos eléctricos y atornilladoras. Se pasan direcciones de lugares donde te cortan corcho, metacrilato o piedra según el archivo de Illustrator que tú les envíes y se reúnen en una especie de gimnasios donde pagas un tanto al mes para, en lugar de levantar pesas, usar impresoras 3D y cameos silhouette.

Son una gente curiosa a la que todavía miro con un poco de respeto (y un mucho de preocupación por su salud mental) cuando hacen cosas como una máquina que gira el bote de mantequilla de cacahuete cada 12 horas para no tener que hacerlo ellos (true story, y sí, yo puse la misma cara que vosotros). Pero también son capaces de pequeños milagros robóticos y de soluciones ingeniosas a problemas cotidianos. Y maestros en el arte de decir: "Eso me lo hago yo en un rato, más barato". Y punto. Porque lo del bonito como que no les importa mucho.

Así que yo creo que hay que mejorar la raza y unir a crafters con makers. Los unos crearán máquinas que nos sirvan margaritas y los otros las decorarán con washi tape y flores naturales, les tejerán un tapete de ganchillo o les coserán una funda para que no haya que verlas mientras no estén en marcha. Y tendremos un mundo perfecto.

Vuelvo a divagar. En fin, que los makers molan. Y que hay un gimnasio de esos en Barcelona. Todavía no he ido a echar un vistazo, pero debo reconocer que la posibilidad de jugar con determinadas herramientas industriales me seduce mucho.

Pero yo venía hoy a hablaros de mi despacho. Ha sido el centro de las reformas en Casa Pompón y yo creo que ha quedado bastante apañado. Mucho más pequeño, pero bastante apañado. Como el tamaño se debe haber dividido por cuatro, me he visto obligada a tirar cosas. Muchas, muchas cosas. Y una de las cosas que pasó a mejor vida, al despacho de mi padrastro, fue nuestra mesa.

La mesa llevaba con nosotros más de 10 años y era enorme, de dos metros y medio por 80 centímetros. Estaba como nueva, pero una cosa tan monstruosa no nos cabía en nuestro nuevo y delicado despacho de 5 metros cuadrados. Así que hablé con el pomelo y pronuncié las palabras que creo que a día de hoy más lo aterrorizan:

"¿Qué te parece si la hago yo?"

Protestó relativamente poco, así que lo arrastré al Leroy Merlin para comprar un tablón de madera de pino, sin tratar, de solo 60 centímetros de ancho. Y luego lo arrastré a Ikea y compramos un par de cajoneras estrechas, estrechas (tamaño folio) y un par de patas, todo de color blanco.

Pero, ¿a que no parece pino sin tratar? ¿A que es mucho más bonito?


Eso es porque envejecimos la madera nosotros mismos. Y vais a alucinar de lo fácil que es.

Solo necesitáis un litro de vinagre, un poco de lana de acero, esmalte al agua blanco y barniz incoloro (en nuestro caso, mate).

Lo primero que hicimos fue armarnos de paciencia, porque hay que meter la lana de acero en un bote de cristal, añadirle el litro de vinagre y esperar 4 o 5 días a que se oxide muy bien y deje el vinagre manchado y oscuro. Sí, sí, como lo leéis, vamos a oxidar la lana de acero en vinagre. Y el vinagre va a coger un color oscuro (y feote).


Ese es vuestro tinte, así que pasados los 4-5 días (o incluso más!) ya podréis empezar a usarlo. Nosotros pusimos nuestro tablón sobre dos taburetes y con un pincel ancho, cubrimos toda la superficie.

Ojo con las pinceladas, hay que mojar siempre todo el tablón. Si aplicáis solo un par de pinceladas sobre el tablón seco, cuando se sequen se van a notar (preguntadme cómo lo sé). Así que le podéis dar dos o tres capas, pero siempre mojando toda la superficie.

Al principio no lo veréis, pero al cabo de un rato notaréis como la madera va cambiando de color, se va oxidando y va cogiendo un color viejuno. En nuestro caso, como la madera era pino, pasó a tener un tono un poco rojizo, pero el efecto es diferente según la madera que manchéis. Puede ser, además, que os queden diferentes colores en el propio tablón, según cómo sean los listones que se han usado para hacerlo. Pero eso es lo bonito.


¿Os acordáis que cuando hablamos de cómo pintar muebles mencionamos el repelo? Pues en maderas sin tratar como esta, el repelo aparece invariablemente al ir aplicando diferentes productos. Coged la lana de acero que no hayáis metido en el vinagre y frotad el repelo hasta eliminarlo.

Si queréis un aspecto más viejo todavía, podéis lijar diferentes partes del tablón, hacerle marcas con un martillo, un par de tornillos, un cuchillo, unas tenazas... Y después volvéis a aplicar tinte.

El vinagre se seca muy rápido, así que es posible que le podáis pasar dos o tres capas de tinte seguidas sin grandes problemas.

Cuando ya hayáis conseguido un color que os guste, dejad secar el tablón toda una noche.

Para unificar los tonos y darle un aspecto todavía más viejuno nosotros le dimos una suavísima capa blanca. Para ello disolvimos una parte de esmalte al agua blanco en tres partes de agua. Sumergimos una gasa para pintar (las venden en cualquier ferretería, junto a la lana de acero) en la mezcla de agua y pintura, escurrimos bien y frotamos la gasa por todo el tablón. Eso le dio una pátina blanca muy tenue, que apagó un poco el color subido de la madera, pero sin cubrirlo.


Si lo preferís, podéis añadir menos agua. Al 50%, por ejemplo, sigue sin cubrir, pero apaga más todavía el color de la madera. Si la madera en sí no es demasiado bonita (y dentro de unos días os enseño otra que no lo era) es mejor poner más pintura para suavizar el color original.


Lo dejamos secar toda una noche otra vez, y al día siguiente le dimos tres capas de barniz extra resistente y mate, para que la mesa pareciera totalmente antigua. Con el barniz salió todo el repelo que los nudos tenían escondido, así que hubo mucho trabajo manual de frotar y frotar hasta tener una superficie plana y suave.

Para montar la mesa, pusimos una cajonera blanca a cada lado y las dos patas en el medio, para evitar que con el tiempo el tablón se hunda.


No podría estar más contenta con mi mesa. Me parece la más bonita del mundo, principalmente porque me la he hecho yo. Y sinceramente, creo que conseguir hacer cualquier cosa con la imaginación y las manos (y un poquito de ayuda de Google) nos da un subidón increíble que demuestra que, en el fondo, todos somos crafters y somos makers.

¡Feliz fin de semana!

24 comentarios:

  1. Perfecta perfecta, amos, que mejor imposible!!!! Que envidia de to!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? Me chifla, estoy súper enamorada :^)

      Eliminar
  2. Porque no hay icono de aplauso, pero yo te daría unos cuantos. Molt bé!! como sinónimo de maker vale manitas? Tengo que ponerme al día contigo no sólo de blog, sino de otros temas, como terminar un paquete... ¡Abuff!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, que todo ahora es muy moderno. Eso de "craft" son "labores" de toda la vida y "maker" es "manitas" o incluso "bricomaníaco". :^)

      Hace días que no hablamos, reina, a ver si hacemos un hueco y nos ponemos al día. Besos mil!

      Eliminar
  3. Bricomaníaca total! Me encanta el resultado, de lado a lado de la pared y con un color precioso.
    bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy enamoradísima, me parece la mejor mesa del mundo, súper práctica, perfectamente a medida de nuestro hueco y handmade, no se le puede pedir más!

      Eliminar
  4. Qué crack, eres como Campanilla y todas sus amigas a la vez! >o<

    ResponderEliminar
  5. Ahora me has matado. No se si soy crafter o maker. Puedo ser las dos cosas, porra please? El nuevo rincón os ha quedado genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, esa es la evolución de la especie los crafters-makers o makers-crafters. Ya estoy imprimiendo las camisetas, porque vamos a dominar el mundo, ¿no?

      Eliminar
  6. Mira que me gusta eso de trastear muebles, pero esta técnica del tinte con lana de acero envejecida no la conocía.
    Que bonita os ha quedado. Una gran mesa.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco, MJ. Pensaba que iba a tener que comprar un tinte y me parecía un poco aburrido. Pero rebusqué y por ahí hay resultados increíbles. Aquí usamos más pino, pero por esos mundos de dios, donde hay más tipos de madera, salen cosas alucinantes. Un besote!

      Eliminar
  7. Me encanta como te ha quedado... cabo de meter una nana en vinagre no te digo más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, luego me cuentas. Me pareció algo alucinante, la verdad. Es cosa de brujería cuando de repente empiezas a ver cómo cambia de color ahí, delante de tus narices.

      Eliminar
  8. Me encanta!!! Tenía en mente comprar una mesa a medida y todo eso pero creo que me has animado ha que me le haga yo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! ¡Haztela tú! De verdad, yo trabajo mejor. Miro mi mesa y pienso que soy una caña, que me ha quedado increíble. Me sube la moral. Eso siempre es mejor que una mesa hecha por otro.

      Y además es muy, muy fácil.

      Eliminar
  9. Me encanta la mesa y lo que aprendí leyendo el post! Gracias por compartir. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada! Muchas gracias a ti por pasarte por aquí. Un beso!

      Eliminar
  10. Madre mia! Buscando ideas para envejecer madera para hacerme el cabezal de la cama, he encontrado tu blog y me encanta! Tengo una pregunta: utilizaste vinagre de este "guarro" del super (vamos, el más barato, que yo lo uso para fregar) y una "nana"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Raquel!

      Perdona, pero estaba de vacaciones y hasta hoy no he visto tu mensaje. Sí, vinagre guarrete del súper. Y no usé "nana", usé lana de acero de la de ferretería, pero supongo que con "nana" funcionará igual de bien. De lo que se trata es de que se oxide, porque eso es lo que le da color a la madera.

      Un beso!

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias guapa! Lo probaré :)

      Eliminar
  11. ¡Hola!, te ha quedado genial :). ¿Qué vinagre usaste de manzana o de vino?. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vinagre de vino del súper. Pero yo creo que cualquier vinagre te funciona bien, porque de lo que se trata es de oxidar el metal. Pero, vamos, con el de vino (o el más barato que encuentres) ya está bien. Un beso!

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs