Bosa de malla con punto de cruz

28 de octubre de 2014


Hace varias semanas os contaba que soy un poco adicta a los números y a las cifras, pero últimamente, con esto de poner en orden mi vida y poniendo en perspectiva este blog y la gente que hay al otro lado... pues confieso que me ha empezado a dar un poco igual.

Después de contaros lo que me está pasando el jueves me he sentido... bien. Me he sentido súper acompañada, arropada, apoyada y querida. Y es curioso, porque a muchas de las personas que estáis al otro lado no os conozco en persona, pero como decían en "V de Vendetta" (la peli es colosal, pero no os perdáis el cómic, a los pies de Alan Moore forever and ever) os quiero. Os quiero, os conozco, os leo, me río con vosotros y sé que en muchas cosas somos almas gemelas. Y formáis parte de mi vida.

Vamos, que es cuestión de calidad y no de cantidad, y por aquí de calidad vamos sobrados. Que ayer recibí uno de los correos más bonitos que he recibido en mi vida (gràcies, Dolors!) y pensé en lo alucinante que es todo esto. Pensé en mi amigo Edu, que un día me contó que había conocido a su mujer por internet y yo enarqué una ceja pensando que eso era un poco increíble (hace muchos años ya, ¿eh? Y enarqué las dos, porque no sé enarcar solo una y es un superpoder que NECESITO tener) cuando ahora a mí me pasa lo mismo.

En fin, que me pongo moñas y no es la intención. A lo que voy con todo esto es a que... a la mierda las estadísticas. Que mejor pocos y bien avenidos. Mi amiga Lucía siempre dice que ella en Facebook solo tiene gente con la que se iría a tomar una cerveza en cualquier momento, y, la verdad, para mí eso es el blog y los blogs de la otra gente: amigos virtuales con los que me iría una noche de fiesta sin dudarlo ni un segundo.

Resumiendo, que se os quiere. Que sois majos majetes. Que muchas gracias. Y que vamos al tema de hoy, que no tiene nada que ver... o quizás sí, porque ayer colgué la foto en Instagram y quedó claro que somos almas gemelas porque hubo una respuesta casi unánime y fue: ¡friki!

Vayamos por partes: me encantan las bolsas de malla. Me parecen súper estéticas y un poquito retro, y con una de ellas en las manos me siento trasladada a cualquier mercado de cualquier ciudad del mundo. Me veo comprando frutas tropicales, flores, pan casero, queso que huele a pies, chocolate artesano... a gente súper cuqui con delantales blancos o grises de lino atados a la cintura que adora su trabajo y te sirve con una sonrisa.

Vamos, que las bolsas de malla para mí no son un objeto, sino una sensación. Y por eso las tejo obsesivamente, aunque, seamos sinceros, muchas veces son bastante incómodas. He encontrado muchos patrones de bolsas de malla y he hecho unos cuantos, y en general las bolsas salen pequeñas y además, con lo que da de sí el ganchillo, acaban deformadas bajo el peso de la compra. Vamos, que si pensáis comprar un par de kilos de pan, sí, perfecto, thumbs up. Pero si vais al mercado como yo, para comprar para cinco personas, tres de ellas pompones preadolescentes con apetito desmedido... pues como que no.

Sin embargo, ¿quién dijo lógica o practicidad? A mí las bolsas de malla me siguen encantando, y aunque sea únicamente para sustituirlas por las bolsas de plástico en la frutería (y que todo el mundo me mire como a una marciana) me valen.

Así que estos días que estoy en modo "reducir stash" (jajaja! No me lo creo ni yo, deberíais ver la compra que hice el otro día en la Cantatrice) decidí gastar alguno de los miles de ovillos de algodón (o pseudoalgodón) que tengo y me lancé a hacer la market bag de Mollie Makes.


Por cierto, curiosidad total: ¿qué colores abundan en vuestro stash? Me he dado cuenta de que en mi stash algodonero el rojo y el blanco son los reyes absolutos. Me veo haciendo Papás Noel o bastoncitos de caramelo o señales de Stop en cantidades industriales.

En fin, que hice la bolsa de Mollie Makes y me gustó bastante. Sigue sin ser demasiado grande, pero en cambio sí que es bastante robusta y aguanta algo de peso. Y me encantó lo cuadradito que queda el punto. Y entonces pensé que era un bastidor perfecto para hacer un dibujo en punto de cruz.


Tenía ya la lana pensada, gruesa y muy bonita, una lana que traje de Uruguay y que he usado para una bufanda-capa que os enseñaré dentro de poco. Me quedaban unos restillos y eran suficientes para mi bordado. Solo necesitaba un dibujo fácil con el que probar. Y en un alarde de originalidad impresionante, pensé en un corazón. Ay, sí. Con lo punk que era yo en mis tiempos.


El corazón era fácil de diseñar y fácil de pasar a la bolsa con muy pocos puntos, así que lo terminé enseguida. Y empecé a mirar y remirar la bolsa. Estaba bonita. Había quedado bien, mejor de lo que me esperaba. Era chula. Pero, ¿y si...? Empecé a buscar en internet imágenes pixeladas de estrellas. Podía hacerle una estrella del otro lado. Pero no cualquier estrella, LA estrella, el objeto de deseo en todas las versiones de Mario.


¿Qué queréis que os diga? Yo también prefiero el lado friki. Mario es el amor de mi (breve) vida gamer y a él vuelvo fielmente cada vez que me entra el mono de la consola. Y aunque el corazón es cuqui y me imagino a estupendas y delgadas blogueras de moda haciéndose una foto lánguida con la bolsa en la mano... me resulta bastante evidente que mis pompones o yo misma saldremos a comprar más contentos y más confiados con un elemento friki al que aferrarnos.

Porque ya lo conté ayer en Twitter, pero mientras mirábamos la tele hablaron de Aragón y los tres, sí, los tres pompones recitaron casi al unísono: "hijo de Arathorn, heredero de Isildur". ¿Os imagináis a alguien así con una bolsa con un corazón? Yo tampoco.

30 comentarios:

  1. Jajaja, viva esos pompones frikis!
    Fdo: una "aragornesa" XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pomelo y yo moríamos de la risa. Y después el pompón peque nos miró y nos dijo: "¿Qué me estás container?" y ya no pudimos parar.

      Eliminar
  2. yo también saldría a comprar con la estrella antes que con el corazón (aunque s normal, en casa somos fans totales de mario, tanto en ropa como en complementos XD )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé qué tiene Mario que nos encanta a todos. No sé si es que los dibujos son abrazables, si nos parece genial que sea fontanero y tenga bigote... en fin, no sé qué es, pero es imposible no querer comérselo a besos cada vez que dice "It's me, Mario!"

      Eliminar
  3. Preciosa, quizas me anime ha hacerme una frikada como la tuya y con un poco de suerte coincidamos en el mercado....me encanta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Háztela con una seta! La seta de Mario es gloriosa. Yo no tenía la lana necesaria, pero me imagino la bolsa con seta 1up y me emociono. Deberíamos formar una hermandad secreta y reconocernos en el mercado por la bolsa de malla.

      Eliminar
  4. A mi me pasa lo mismo, siempre acabo cayendo en el tópico corazón; pero en el fondo me gusta más el lado friki.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el corazón es fácil, casi sale solo. Es fácil de diseñar a mano alzada, no necesitas nada... Pero vamos, que donde haya una referencia friki, que se quite todo lo demás!

      Eliminar
  5. Jiji,es como un chaleco que empece en algodon oara mi niña y con el oeso del material y el calado que le hice aquello era un maxi vestido jja,lo siento me rio de las pintasvque tenia,muchos besos.Patricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Queremos fotos! El ganchillo lo carga el diablo y según el peso puede ser mortal. Pero yo tuve (de adulta) alguna vez un vestido de ganchillo amarillo (cuando era grunge y modernita y me compraba la ropa en tiendas de segunda mano) con una lana increíble que ni pesaba ni se deformaba ni nada. Lo usé poco porque tengo sentido del ridículo, pero era una caña.

      Eliminar
  6. Yo hubiera hecho el corazón y ahí me hubiera quedado, pero cuando lo comparas con la estrella... es que no hay color!! Y eso que yo nunca jugué a videojuegos, ni de Mario ni de nada, pero cuando tienes un marido como el mío, terminas reconociendo todas estas cosas cuando las ves, y terminan gustando mucho más que el corazoncito, que también me gusta y es muy mono, pero claro, no es tan chulo.
    Me ha encantado la bolsa, y la idea de ir a comprar pan rústico y verduras al mercado con ella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy lo que me ha dicho... Hágame el favor de pillar la consola que sea y jugarse unos niveles de Mario. Creo que no hay videojuego más divertido ni más adictivo. Y evidentemente, no hay videojuego más "cute" no hay nada que hacer.

      Ya la he estrenado y la he usado un par de veces para ir a comprar algunas cosillas, pero a ver si el finde me animo y salgo y compro unas flores y una barra de pan del bueno.

      Besitos!

      Eliminar
  7. Paula, sento dir-t'he que jo sí se "arquear una sola ceja" : P , és un poder que passa de pares a fills...no d'amics a amics : ( no te'l puc passar.

    Una bossa retro-friki, ja, ja.

    Un Petó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm... Mmmm... Estic dubtant si retirar-te la paraula, que això no es fa! Jo també vull aixecar una cella! Mola mogollon quan algú diu una parida... Aix. T'envejo, nena. Petonàs!

      Eliminar
  8. JA JA JA JA JA JA no puedo parar de reírme con los Pompones..... son unos genios totales !!!!! que lindo post, que linda bolsa (si tenemos que quedar algún día en Obrador a ver si me enseñas dos puntos fáciles porque soy de madera) que linda tu energía.... seguí así Paula !
    Petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga, va, pues está hecho. No sé si tengo tu teléfono, pero tu correo seguro, te mando un mail y quedamos un día a la mañana para hacer ganchillo y ponernos al día. Un beso enorme!

      Eliminar
  9. Jaja, Me pasa lo mismo con lo de Aragón!! y tengo una bolsa de esas de malla estupenda by you! Y por cierto, mira hoy en lo que convertí una de tus lanas. También tengo un proyecto en punto de cruz que creo que te molaría. Animarsus!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, he visto esos mitones chulos, chulos! Hace días que quiero comentar, pero miro los blogs desde el móvil cuando tengo un momentito y me lo voy apuntando para luego... y luego no llega nunca.

      Es brutal, porque la lana parece muy áspera y luego es súper suave. Yo me hice un cuello y a la que empieza el frío no me lo quito!

      Un beso!

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Ai, nena, que són uns cracks, no em diguis que no.

      Eliminar
  11. Dos conversaciones en mi casa esta tarde:

    Mihermana: ¿qué es eso que tienes en la mesilla de noche?
    Yo: La gameboy.
    Mihermana: Y ese trasto todavía funciona?
    Yo: ¡Claro! ¿Donde crees que juego al Donkey Kong?

    La hija de una compañera de trabajo vino a casa a hacerme una especie de encuesta para un trabajo y pregunta:

    Entrevistadora: ¿Cual la causa principal de sus discusiones de pareja?
    Yo: El destornillador sónico.
    Entrevistadora: ¿Perdón? (y pone una cara muuuuuuuuuy raro).
    Yo: abro un cajón y, mientras se lo enseño, le explico que nos solemos pelear por jugar con él mientras vemos capítulos repetidos del Doctor Who.
    Entrevistadora: Bueno... yo me refería a temas más serios, ya sabes... dinero, problemas familiares...
    Yo: Por eso no discutimos, esos temas los hablamos... pero por el destornillador sónico podemos terminar rodando haciendo la croqueta en cualquier momento.
    Entrevistadora: (cof, cof) Bueno..., creo que esto es todo.

    En cuanto a mi colección de lanas, la mayoría son de esas madejas de varios colores... como diría Seldon es una tontería pagar lo mismo un solo color.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Yo siempre he tenido la desgracia de tener un pomelo NO friki, y ya os conté que esto es un defecto casi insuperable. Pero por suerte los pompones los he ido modelando a mi antojo y en casa hay frases antológicas que se repiten con cierta frecuencia y comportamientos obsesivo-compulsivos que no solo se toleran, sino que se festejan y se incentivan.

      Y ahora ya estamos frikis de nota, viendo con los peques las pelis de Hitchcock y creando problemas matemáticos propios para aplicar reglas de 3.

      Ser friki mola. Creo que me voy a hacer un cuadro de punto de cruz que lo diga.

      Eliminar
    2. NOOO! No lo hagas que me fastidias! Te lo digo en serio: NO LO HAGAS, por dióxido!

      Eliminar
    3. Ni medio! No toques una aguja, es una orden

      Eliminar
    4. :) Nooo, eres un cielete. Y yo súper obediente...

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs