Cuadro de punto de cruz

8 de diciembre de 2014


Ya os conté hace un tiempo que habíamos visto renos de verdad. Los tocamos, alucinamos con los cuernos, que son peludos y con la tranquilidad y la pachorra que tienen. Y les dimos de comer. Ese fue uno de los highlights de nuestro viaje a Dinamarca hace un par de veranos y desde entonces tenemos un nuevo animal favorito.

Los renos son navideños porque tiran del trineo de Papá Noel, claro, pero además porque uno se los imagina en su hábitat lleno de nieve y piensa en un paisaje de postal.

Laia ha transformado al reno de siempre en una decoración súper elegante y bonita. Pensad en las posibilidades... podéis crear un bastidor cada año con un símbolo navideño e ir ampliando la colección de decoraciones, que se pueden colgar detrás del árbol, en la pared. Podéis transformarlo en un mantel (o en unas servilletas para el reto de la segunda semana ;^)). O crear bolsitas para los regalos. Hay un montón de posibilidades.

Pasaos por el blog de Laia a verlo. ¡Esta tarde os contamos cómo ha ido el reto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Cuéntanos algo!