Farolillos con botes de yogur

1 de diciembre de 2014


¡Qué ilusión me hace empezar esta serie!

Voy a hacer una confesión y creo que no le va a sorprender a nadie... a veces compro los yogures únicamente por el bote de cristal. El yogur está bien, la verdad es que no me entusiasma, pero los botes de cristal... ah, eso ya es harina de otro costal. Cada vez que paso por algún sitio donde tienen yogures, flanes, mousses o lo que sea en bonitos recipientes, mis neuronas (las dos) empiezan a pensar y pensar qué uso podría darles. Como el pompón peque y el pomelo son adictos a los lácteos, los acabo comprando para su disfrute con la conciencia bien tranquila. De hecho, hace una semana compré cuatro botellitas de nata líquida ATO, porque el nuevo envase es para morirse de bonito.

En fin, que los botes de cristal son una de mis debilidades. Me encantan, me chiflan, me vuelven loca y los acumulo como diogenera que soy, siempre a la espera del proyecto perfecto, porque no los voy a desperdiciar con cualquier cosa, ¿no?

Pues no, no con cualquier cosa. Los he usado para hacer unos farolillos de Navidad súper bonitos, que a los pompones les encantan y que nos sirven para la tradición más navideña de Casa Pompón: encender velas a partir de las seis de la tarde todos los días de diciembre. Pero todos.

Hay pocas cosas que me gusten tanto como estar todos abrazados en el sofá, viendo una peli y comiendo palomitas a la luz de las velas. Especialmente si estamos todos en pijama y al día siguiente no hay clase. O si es una tarde, temprano y nos medio dormimos mirando la peli, mientras fuera diluvia. O una mañana, sin vestir todavía y sin planes de salir de casa en todo el día. En fin, ya pilláis la idea: adoro mi sofá. Sí, sí, a mi familia también, claro, pero sofá, manta y peli...

Total, que nuestro primer proyecto de Navidad son estos farolillos, fáciles de hacer y resultones, que podéis fabricar en casa con muy poca cosa:

- Botes de cristal
- Alambre de acero (lo podéis hacer con aluminio, que se moldea con la mano, si no tenéis alicates)
- Alicates de joyería (en Tiger tienen)
- Vinilo autoadhesivo (Aironfix de toda la vida)
- Pintura en aerosol


Para empezar vamos a hacerle el asa al farolillo. Podéis hacerlo sin asa también, si os da pereza, pero la gracia está en que con asa son transportables y los podéis llevar, si queréis... ¡a la cabalgata de los Reyes Magos! En lugar de velas normales ponedle una vela de LED y hala, os vais con el farolillo de peregrinación real.

Para hacer el asa, primero rodead con el alambre el cuello del bote. Enrollad la punta sobre el propio alambre, dejando medio dedo o un dedo de distancia con el bote. Luego estirad bien para apretarlo un poco y cread el asa.



Cortad el alambre con los alicates del tamaño que queráis y pasad la punta entre el bote y el alambre.


Doblad la punta con los alicates y ya tendréis el asa terminada.


Ahora vamos a decorar el bote en sí.

Recortad las formas que queráis en un trozo de vinilo autoadhesivo. Yo tengo debilidad por las estrellas, así que eso fue lo que hice. Ojo, porque primero probamos a hacerlo con etiquetas autoadhesivas, pero se pegan al bote y no salen bien, así que es importante que uséis aironfix o cualquier cosa similar, que se despega sin dejar rastro.


Cuando ya lo tengáis decorado como más os guste, llega el momento de pintar. Nosotros teníamos pintura dorada y un bote de... a ver cómo lo explico... un aerosol que crea el efecto de cristal traslúcido. Si tenéis pompones este va a ser su paso favorito.

Pintar con aerosol no tiene misterio, pero hay que mover el bote incansablemente y aplicar capas finas, porque si no, se hacen goterones, como con cualquier otra pintura. De hecho tuvimos que lavar a consciencia los botes un par de veces porque no habían quedado bien del todo.

Dejad secar unos 10 o 15 minutos, o hasta que esté seco al tacto.

Antes de retirar la pegatina, pasad un cúter por todo el contorno. Si no lo hacéis, es posible que arranquéis parte de la capa de pintura y que los bordes no queden perfectos.


Arrancad el aironfix con muchísimo cuidado... ¡y ya lo tenéis! Poned una vela dentro, si es posible que huela a canela o a manzana, tapaos con una manta de ganchillo, mejor si la seguís tejiendo y os tapáis con la parte terminada. Poned una peli de nuestra lista del año pasado y pasad una tarde perezosa y eterna, con todas las luces apagadas.


¿No os parece que el mes de diciembre es increíble? A la que se enciende la iluminación navideña y se abren los puestecillos de venta de adornos, se me instala una sonrisa perenne. ¡Volved mañana, que habrá más!

36 comentarios:

  1. Me encanta la idea! me la apunto par amis horas de manualidades con las niñas.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. Qué bien me lo he pasado este finde! Muchísimas gracias por todo. Un beso enoooorme!

      Eliminar
  2. I must confess...
    jo també acaparo bojament pots de vidre i els "reciclo" en temes variats... normalment ganxetils...
    encara que normalment vaig més ràpida a acaparar que a reciclar i se m'acumulen de lo lindo...
    i de tant en tant he d'anar a visitar el container verd...

    esteu fatal de los fatales i m'encanta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo també acumulo més que gasto, la veritat... Però cada vegada els faig servir més i en penso més. O sigui que crec que tinc excusa. O no.

      Un petonàs!

      Eliminar
    2. us preparat un mini post...
      que valeu totes les pessetes ^_^

      Eliminar
    3. Mira que ets boniquèrrima... :^*

      Eliminar
  3. Genial el tutorial. Me sumo a las que guardan infinitos "botes de vidrio en busca de un futuro mejor"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que son TAN bonitos...Vivan los botes de cristal.

      Eliminar
  4. Que chuli Paula, me encanta tu idea. Ahora impoxible de hacerlo porque mi mini terrorista me incendia la casa pero lo apunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tenía un pirómano y luego se le pasó, así que no desesperes. Un beso gordo, guapa!

      Eliminar
  5. Qué maravilla de farolillos... y qué maravilla de serie! Estoy deseando ver qué nos traes los próximos días. Feliz diciembre!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si sale todo, que estamos con unos nervios... Feliz diciembre a ti también.

      Eliminar
  6. Yogures... Ricos... Me dan ganas de comprar sólo para hacer los farolillos el año que viene (este no, que el peque es peque para eso)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los botes más bonitos los cargué en Francia la última vez. Creo que había unos yogures de vainilla que no se comió nadie y todo. Y luego siempre que hay yogures artesanos pillo también. Nada, ve pillando ideas, que ya te veo casi convertida.

      Eliminar
  7. jajaja, yo también he comprado yogurt solo por el vidrio!!! o/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre calculo el precio y pienso que lo pagaría por el bote solo también, el yogur es un extra.

      Eliminar
  8. Qué idea tan bonita!! Me la apunto, me gusta no sólo para estas fechas sino para cualquier otra. Habrá que ir al súper a ver si aquí tienen yogur en tarro de cristal a un precio decente (o cualquier otro comestible en botes bajitos). Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que encuentras, mujer! Y si no se pueden usar frascos de conserva de los normales, no hace falta que sean botecitos de yogur. Y se les pueden poner cintas, se pueden forrar con washi... Mil cosas! Un beso gordo.

      Eliminar
  9. Ohhh qué maco. Jo com tu tinc la casa plena de pots de iogurt que guardo pels complements dolços ; )

    Un petó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. És que queden moníssims! T'envio un correu, que t'haig de dir una cosa...

      Eliminar
  10. Qué chulos! tu descripción es de lo más confortable, esos fines de semana de pijama... qué placer! me mola a mí lo de las velas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? Es lo mejor del invierno, el finde en pijama sin salir de casa :)

      Eliminar
  11. Oooh! Me encanta! Te pillo la idea para la rua de san Martín, eso sí, será ya para el año que viene 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro, tuya es :) Me encanta eso de salir a la calle con los farolillos en la mano, ¿no?

      Eliminar
  12. ¡Al buen consejico, rico rico y con fundamento! Me vienes de perlas, pues no te digo más que el sábado para celebrar Nikolaus nos vamos de paseo al bojque, y cada uno ha de llevar una velica o antorcha. Velica parapetada según los gustos del consumidor, en un farolillo en forma de casita, en un extarro de mermelada... o en un exvasito de yogur ;). Y no me envidies que parece todo muy bucólico y tal pero estamos a cero grados y sopla una brisilla del este (siberiano) que no hace presagiar nada bueno. Claro que tendremos Glühwein para compensar :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, claro, "no me envidies"... Si no te envidio, pero odiarte un poquito sí que puedo, ¿no? Saca fotos y mándame un par.

      Eliminar
  13. Ostres, m'agrada molt la teva idea! crec que me la guardo per un post proper sobre decoracions nadalenques que tinc previst fer :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tota teva :) Ja ens avisaràs perquè anem a veure les teves idees! Petons!

      Eliminar
  14. Hola ..que alegria encontrar tu blog. Te sigo dese hoy. Tenemos filosofia parecida..Ademas justo ayer juarde dos frascos de yogurt por si los necesitaba para algo. Y voila....!un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchas gracias. Me alegra mucho que te haya gustado. Yo hoy he comprado 10 botes más. Eso si, ya tienen proyecto asignado. Y contienen flan o algo...

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs