Punto X: Terry Pratchett

16 de marzo de 2015


Conocí a Terry Pratchett tarde. Bastante tarde. Pero el flechazo fue absolutamente instantáneo. Me encantan esos libros que abres y te absorben, te hace reír hasta las lágrimas y te obligan a releer una y otra vez una página porque no te crees lo bien escrita que está.

De hecho, conocí a Terry Pratchett por azar, en el aeropuerto de Frankfurt, cuando nuestro vuelo de Copenhague a Barcelona tuvo overbooking y nos hicieron volar vía Frankfurt. No puede haber más casualidad que esa: tuve dos horas muertas en ese aeropuerto donde no tenía que estar y mirando los lomos de los libros del kiosko cutre que había frente a nuestra puerta de embarque, vi su nombre, que había oído muchas veces, y me decidí a comprar el libro, que me hizo soltar sonoras carcajadas en la sala de espera.

Desde entonces tengo el ritual de mirar siempre los libros en inglés cuando viajo en avión. A veces lo encuentro y entonces es obligatorio comprar cualquiera de esos títulos, en esas ediciones baratas que de leerlas y releerlas acaban quedando gordas, con el lomo retorcido y las páginas amarillentas. Seguro que sabéis lo que digo. Bueno, en los aeropuertos, pero también en las librerías con sección de libros en versión original y en las estanterías de mis amigos. Sobre todo en las estanterías de mis amigos.


Tengo que admitir que se me saltaron las lágrimas al enterarme (tarde también) de su muerte el jueves pasado. Y que me he pasado el fin de semana leyendo y releyendo artículos cual stalker experta, con el corazón en un puño y la tristeza de saber que ya no habrá novedades que traigan su sello sarcástico, divertido y absurdo.

Pero nos queda una obra mágica y muy abundante para leer, releer y compartir. Cuando leí el prólogo de Buenos presagios, no pude evitar reírme mientras los autores (Pratchett y Neil Gaiman) describían el estado de los ejemplares que les tocaba firmar: manoseados, escritos, recompuestos con cinta de embalar, caídos al inodoro, prestados mil veces... Así son los libros de Terry Pratchett, los típicos libros que le pones en la mano al amigo que viene a cenar, el que obligas a leer a tu pareja, el que le pasas a tu sobrino o al jefe que te cae bien. Los típicos libros que abres al azar para releer una frase y troncharte de risa sin que venga a cuento, los que tienes apilados en el suelo junto a la mesita de noche por si te ataca el insomnio, los que sacas de la estantería para usarlos de peso y te entretienes leyendo de pie sin recordar para qué los habías ido a buscar.


Así que pensé que no podía dejar de hacerle un pequeñísimo homenaje, y aquí está mi cuadrito de punto X con una estupenda y ligeramente sarcástica frase, difícil de traducir con todos sus matices, pero que vendría a ser, literalmente: "¿Sabes? Estás graciosamente equivocado." Con un puntito condescendiente, pero con esa corrección británica que siempre me arranca una sonrisa.

De hecho, estoy pensando en iniciar una serie de cuadros con grandes frases de mis artistas favoritos. La próxima que pase por el punto X podría ser: "Nadie espera a la Inquisición española". ¿Sabéis de quién es?


He resaltado una palabra en rojo y le he puesto una tela de cuadros por detrás para que no vean todos los hilos mal pasados para que el acabado sea mucho más bonito.

Este cuadro no tiene mucho misterio si normalmente hacéis este tipo de proyectos, pero, si como yo, los hacéis muy, muy de vez en cuando, a lo mejor necesitáis el diagrama, así que os lo dejo aquí abajo. Si queréis, otro día os cuento cómo empezar en el punto de cruz, si es que tenéis dudas.


Y nada más, espero que hayáis leído a Terry Pratchett, y si no lo habéis hecho, descubridlo tarde, como yo, pero descubridlo. Podría ser que no os gustara (si tenéis muy mal gusto y nada de sentido del humor ;^P) pero lo más probable es que os deje con la boca abierta.

A Sir Terry, solo darle las gracias por los momentos compartidos... ¡y los que nos quedan!

15 comentarios:

  1. Pues no leí nunca nada de él, habrá que descubrirlo aunque se tarde, muy tarde.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale la pena. Ya me contarás :) Besito!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco tengo el gusto, así que voy a apuntarlo en la "wish list" que me estoy haciendo para esta primavera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que te va a gustar mucho! Apúntatelo y luego me cuentas! Besos.

      Eliminar
  4. Jo, m'has matao... Llevo arrastrando sus libros resobaos y amarillos desde hace varias mudanzas, me he leido Buenos presagios en francés y castellano por lo menos siete veces...y aún me rio...hace años me dejé lo poco q me sobraba de mi mísero sueldo en sus libros... Lo más increible es q ninguno de mis amigos tiene interés por él!!!!! Alucino.
    Lo echaré de menos, mucho.
    Sabes q el otro gran Terry , T Guilliam quiere hacer la peli de Good Omens?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a veces maldigo mi suerte por no haber encontrado más gente friki en el instituto y en la universidad :) Tengo pocos amigos que conozcan a Terry Pratchett; me he pasado el fin de semana en estado de shock y nadie lo acababa de entender. Yo también lo echaré de menos.

      Y sí, sabía que había la intención de llevar Good Omens al cine, pero... no sé. Casi me gustaría que no diera el salto a la gran pantalla. Aunque si hay alguien que comparta el sentido del humor de Pratchett, seguro que serían Monty Python ;^) Un beso!

      Eliminar
  5. La noticia me pilló con el paso cambiado en el autobús. Y también se me saltaron las lágrimas (MUERTE ¡DEVUÉLVENOSLO!). No creo en Dios, pero tengo tengo en casa un altar que ocupa dos baldas de mi estantería formada por casi cuarenta de sus libros. Desde la primera página que me llevó Mundodisco, sentí una conexión especial con el autor. Son libros que releo a menudo y en los aprendí que el humor es una herramienta, no sólo para hacer reír, sino también para hacernos reflexionar. También me enseñó a desconfiar de las grandes palabras, y de las personas que saben que tienen la verdad. En estos momentos, la certeza de que ya no está ahí fuera, me resulta sencillamente aterradora.

    "No lo veas como "morirse", dijo Muerte, piénsalo como un irse temprano para evitar el tráfico".

    (Qué grandes son los Monty Python)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace unos días que pienso en ti y en escribirte para preguntarte cómo estás... El día que me enteré también pensé en ti :) Sí, sí, precisamente así es mi relación con Terry Pratchett, me río mucho, pienso mucho y, básicamente, disfruto mucho con esa manera de juntar las palabras. Y sí, también, una se queda como huérfana de repente, con esa incertidumbre de saber cómo será el mundo ahora que él ya no está.

      Esa es una de mis frases favoritas, me parece un epitafio colosal.

      Y sí, los Monty Python son muy grandes. Hace unos días estuve mirando el espectáculo que ofrecieron en el O2 con mis hijos. Es increíble lo que hicieron, como se mofaron de todo y como siguen haciéndolo, sin asomo de rubor.

      Un beso!

      Eliminar
  6. Yo conocí sus libros hará unos 10 años a través de un buen amigo que los tenía todos, y me fue prestando algunos, y... nunca se los devolví!! En mi cuarto en casa de mis padres están, amarillos y sobeteados, porque además de leérmelos yo, se los leían mi hermana y mi marido. Me dio mucha pena el día que murió, fue un poco un shock.
    Me gusta el homenaje que le has hecho!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, a eso me refería... los típicos libros sobados que pasan de mano en mano y que uno no sabe muy bien de dónde han salido ni cuánto tiempo van a estar en casa. Esos libros son los mejores.

      Eliminar
  7. Ay, lloré cuando me enteré, lloré al día siguiente cuando lo volví a leer y lloré un poco más el domingo, cuando yo no soy de llorar, así creo que te lo resumo todo, y me siento identificada porque, si ya me gustaba leerlo, fue en un aeropuerto compré su primer libro en inglés y pensé en todo lo que me debía haber perdido porque hay cosas intraducibles, que las entiendes directamente asaberporqué y con todo el sentido del mundo.

    me ha encantado el cuadrito, el de monty phyton también te quedará chulo, seguro ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí... cada vez que los leo pienso en el pobre traductor y en el trabajazo que tiene que ser enfrentarse a una obra así, llena de dobles sentidos, de bromas intraducibles, de referencias culturales cargadas de significado. No he leído nada traducido, pero he sacado un par de libros de la biblioteca por curiosidad, a ver cómo se las han apañado para trasladar tantísima riqueza.

      Es curioso cómo sin conocerlo nos ha dejado una huella tan profunda, ¿no? Yo no soy de llorar cuando mueren famosillos, me da pena si me caen bien, pero, ¿llorar? Pero qué le voy a hacer, si ese hombre era mágico y yo lo entendía a la primera, conectaba con él automáticamente.

      Nos queda un gran vacío, la verdad. Un besito!

      Eliminar
  8. Yo también me siento fatal...¡por no conocerlo! He leído la noticia de su muerte en un par de sitios y me parece increíble no haber leído nunca nada suyo (yo, que leo todo lo que cae en mis manos y que hago caer muchas cosas que normalmente no caerían), aunque he de decir en mi defensa que su nombre me suena. Algo es algo. Corro rauda y veloz a subsanar mi error. ¿Algún consejo para iniciarme?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, te envidio un montón, qué quieres que te diga. Estás a punto de descubrir algo que te va a flipar. A mí me chifla Buenos presagios, que está escrito junto con Neil Gaiman que es otro autor que me encanta. Pero con cualquier libro de Mundodisco vas a alucinar, palabrita. Un beso!

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!