Cuadro luminoso del Museo Ghibli

21 de octubre de 2015


Esto no es un post, es una declaración de amor.

Ya te conté en Instagram que habíamos ido al Museo Ghibli y que nos había encantado. Pero no te pude explicar (y dudo que lo consiga ahora tampoco) la sensación que tuve en ese edificio, en ese momento.

Soy fan de Ghibli desde hace tiempo. Si no has visto ninguna de sus películas tienes dos opciones. Dejar de leer este post ahora mismo y pensar que soy una friki infantiloide que disfruta con pelis de dibujos con música de gusto dudoso o arriesgarte y sentarte a ver cualquiera de esas pequeñas obras maestras con la mente tan abierta como puedas.

Ya te aviso que no estamos hablando del Disney japonés. Que en estas historias no hay buenos ni malos, solo gente con matices, personajes ricos y profundos con mil y una lecturas. Que no hay moraleja aunque siempre se respira un gran respeto por la naturaleza, por las tradiciones y por la paz. Que hay folclore que no entendemos y giros argumentales que te hacen pensar muy fuerte. Que hay historias cotidianas y extraordinarias, con un ritmo sosegado y algunas veces violento. Que no se pueden describir porque son precisamente eso, historias diferentes, obras de arte.


Creo que mi primera película de Studio Ghibli fue El viaje de Chihiro. Sigue siendo una de mis favoritas. Pero también soy una fan acérrima de Totoro y de Ponyo. De la Princesa Mononoke y del Castillo ambulante. Creo que no hay película de Ghibli que me haya decepcionado, aunque algunas me gusten más que otras.

El museo... bueno, el museo en sí mismo es un mundo, uno de los lugares más mágicos que visitamos. Las exposiciones nos parecieron preciosas. Hay una sala que explica el proceso de animación de una manera muy didáctica e interesante, pero las salas en las que se explica cómo se trabaja en Ghibli, con libros llenos de fotos antiguas para inspirarse y un montón de diagramas de aviones me llegaron al alma. Pasamos una hora larga mirando las imágenes que empapelaban las paredes, los storyboards, las transparencias pintadas...

Eso los adultos, porque los niños desaparecieron desde que entramos. Yo iba muerta de miedo porque llevaba tres criaturas muy latinas al ordenado corazón de la animación japonesa, pero el museo está pensado para los niños y les da igual que corran por todas partes y se cuelen por pasadizos, escaleras y puertas diminutas. De hecho, hubo un momento en el que vi a una trabajadora del museo llamando a mis hijos y me temí lo peor... pero no, solo les estaba indicando el camino para ir al laberinto de cartón... en el que también nos animaron a entrar a nosotros (y evidentemente, lo hicimos, aunque supusiera arrastrarnos por el suelo para pasar por puertas tamaño niño).


Los tres pudieron subirse al gatobús (el friki por los pelos; al principio no quiso pero luego se animó y me alegré un montón, porque sé que algún día se iba a maldecir los huesos por no haber aprovechado la ocasión) y entramos todos a ver un cortometraje que estaba en japonés (y debía ser graciosísimo por cómo se reía la pareja de ancianos que teníamos detrás) pero que se entendía perfectamente y nos encantó a los cinco.

En fin, no puedo dejar de recomendarte la visita si pasas por Tokio. El barrio es precioso y el paseo desde el tren hasta el museo también. Puedes jugar a descubrir las pistas que te guían hasta él; hay huellas, pequeños Totoros sonrientes y carteles.

¿Y cómo es la entrada del museo? Sí, un trozo de celuloide. Los recogí con amenazas en cuanto nos los dieron en taquilla y los guardé como oro en paño hasta que volvimos a Barcelona. Porque tenía claro que había que exhibirlos en casa y fardar ante cualquiera que entrase por la puerta.


Y este es el resultado, fácil, muy fácil de hacer y precioso. Si no tienes entradas de Ghibli puedes hacerlo con... no sé... ¿negativos de fotos? ¿El perfil de tu gato recortado en cartulina negra? En fin, no sé. No sé si esta idea te va a servir si no tienes entradas de Ghibli, pero la comparto contigo igualmente por si se te ocurre algo más para aprovecharla (o para que te veas obligado a montarte en un avión y entrar al museo en busca de tus propias entradas).

Usé:

-Dos marcos de fotos de esos gruesos con mucho espacio por detrás (de Ikea)
-Papel de seda
-Guirnalda de luces LED

No podría ser más fácil. Coloqué las entradas con cuidado sobre el cristal de uno de los marcos de fotos (aunque ahora veo que no están totalmente rectas y sé que lo voy a notar cada vez que las mire y que tendré que moverlas) y encima les puse una hoja de papel de seda cortada del mismo tamaño que el cristal y el cristal del segundo marco.

Fije el bocadillo de entradas y cristal en uno de los marcos de fotos (el otro lo guardé para alguna otra manualidad, quizás un telar) y por detrás pegué la guirnalda de luces al marco, rodeándolo. La sujeté con washi, pero puedes hacerlo con celo normal.


Y ya está. Las cuelgas de la pared y las enciendes siempre que tengas la ocasión.

Y corres a ver una de Ghibli. O a volver a ver tu favorita si ya eres fan. Eso sí, cuéntame cuál es y por qué te gusta.

(Por cierto, no hay fotos del museo porque está prohibido sacarlas. Y aunque me fastidia no poder mostraros nada, creo que es una buena decisión, porque te metes dentro, te olvidas de la cámara y del móvil y te pones a disfrutar.)

12 comentarios:

  1. Que xulo Paula! Cada vegada que et sento parlar del teu viatge a Japó em venen més ni més ganes d'anar-hi. Gràcies per compartir les teves aventures amb nosaltres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quan et vegi en persona i t'expliqui tooooot el que vam fer, tindràs encara més ganes. Em quedo una mica en blanc quan intento resumir-ho perquè ha sigut increïble.

      Eliminar
  2. Ay! Mi primera película de Miyazaki fue también El viaje de Chihiro. De casualidad, la ponían por la tele una noche que no había nada interesante, y no tenía ni idea de qué iba. Pensé que era para niños, tipo Disney, y te digo que aún no tengo palabras para describir lo mucho que flipé y la pena que me dio cuando se acabó la peli y me tuve que acostar!!

    Muy buen homenaje el que has hecho!! Y mucha envidia (de la sana) de tu súper cuadro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el viaje de Chihiro es... buf. Me chifla esa peli. Me pone la piel de gallina. Me parece súper bonita.

      Aquí, en la tele catalana hicieron hace poco un ciclo Ghibli y las vimos todas. Y cada una tiene su punto. Y cuantas más veces las ves, más cosas pillas. ¡Besitos!

      Eliminar
  3. P-R-E-C-I-O-S-E-Z

    tengo al mismo Jiji, Kiki es mi película favorita! y sorprendentemente me gusta el doblaje al inglés con texto adicional improvisado por Phil Hartman para el gato, son dos Jijis muy diferentes, pero los dos monísimos!!!

    Ay, ya quiero volver!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, Kiki la vi hacer poco, era de las pocas que me quedaban. Y me gustó muchísimo. Así que voy a ver si tengo el doblaje en inglés (me compré un pack de esos de todas las pelis Ghibli en un salón del manga) y le voy a echar un vistazo. Yo también quiero volver...

      Eliminar
  4. Ains, aixó ja és de Friki de nivell, ja, ja. Jo no tinc ni idea del Ghibli, però escolta ara em miraré alguna sens dubte.

    Un Petó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira't Totoro amb el Pol. Flipareu tots dos. Per a les altres encara és petit, però Totoro li encantarà. Petonàs!

      Eliminar
  5. Uooooo!! Hasta la entrada es una pasada!
    Mi primera es La Princesa Mononoke (¡la tengo en VHS!) y creo que no puedo escoger entre esa y El viaje de Chihiro. Ambas me fascinan y me emocionan de la forma más profunda ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La princesa Mononoke es la favorita del Sr. Iron. A mí también me gusta mucho, pero es que Chihiro... Ah, me parece preciosísima. Me encanta la historia y me encanta la lógica que tiene. Me chifla.

      Eliminar
  6. Aquí otra Ghibli-fan!!
    También he estado este verano en Japón y la visita al museo Ghibli ha sido de lo más memorable.Mereció la pena la inversión de tiempo y dinero para conseguir las entradas!
    Mi sitio favorito fue, sin duda, el carrusel de luces estroboscópicas... ¡¡no me cansaba de mirarlo intentando memorizar cada detalle!!
    El corto que nosotros vimos no tenía diálogo, pero aún así era una auténtica delicia de ver :D

    Una pega le pongo, que no haya un gatobús para adultos! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, nosotros también estuvimos durante horas delante de ese carrusel. Flipamos. Lo veíamos apagado, mirábamos cómo estaba montado... y cuando se encendía seguíamos alucinando. Por más que te lo expliquen y por lógico que sea, cuando lo ves... es que es increíble.

      Y sí ¬¬ yo también quiero gatobús tamaño adulto. Eso es una injusticia. Estuve a punto de hacerme coletas y ponerme a la cola... Tumbarse dentro tiene que ser totalmente increíble.

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!

Theme created by Sweet Lemon Grey Designs