El espíritu de la Navidad

13 de diciembre de 2015


¿No te apetece pegarle a alguien tu obsesión navideña? ¿No quieres contagiar a algún vecino tu pasión por los arbolitos, las campanas, el espumillón y los bastones de caramelo? Ya me parecía que sí.

Cuando topé con la idea de "You've been elfed!" o "You've been jingled!" no pude evitar entusiasmarme como una niña pequeña. Y es que lo de las amabilidades al azar o anónimas siempre me ha encantado, y esto unía ese concepto con el tema navideño.

Llevo un par de años intentando decidirme, sin saber si la idea tendrá mucho éxito en mi barrio, un poco muerta de vergüenza por si nos pillan... pero se acabó. De este año no pasa y espero que se convierta en una tradición familiar.

¿Ya te he intrigado bastante? ¿Te cuento de una vez en qué consiste?

Pues en hacerles un regalo navideño sorpresa a dos vecinos, sin decirles que lo has hecho tú.


Preparas dos paquetes llenos de cositas navideñas (caramelos, chocolatinas, cascabeles, campanitas...) y los dejas en la puerta de dos vecinos con instrucciones claras: ellos tienen que hacer dos paquetes más y dejárselos a otros dos vecinos, pero tienen que pegarse una tarjeta en la puerta para que los demás vecinos sepan que a ellos ya les han dejado un paquete. Si ellos van siguiendo con el juego, llega un momento en el que todo el edificio, toda la calle o todo el trabajo ya tiene su paquetito y su tarjeta colgada en la puerta.

Es decir, es como un amigo invisible a lo grande.

Y lo mejor de todo es que puedes hacer un paquete lleno de cosas hechas por ti, con muchas ideas de las que ya te hemos dado este año y el año pasado (angelitos con pinzas, un botecito de moco dorado, una campana, una taza con cubretazas, una estrella articulada, una bolsa de palomitas, un turrón de chocolate, un bote para preparar chocolate a la taza, un pastel de manzana...) o con cualquier otra cosa que se te ocurra fabricar en masa una de estas tardes largas y oscuras.

Yo te he preparado una tarjetita con las instrucciones para que puedas imprimirla y empezar ya a repartir espíritu navideño por todas partes. Te animas, ¿no?



Por cierto, tienes las instrucciones para hacer las bolsitas en el blog de Demodé. Si te pasas por ahí, hazme un favor y haznos un like en FB o síguenos en Instagram. Mil gracias.

4 comentarios:

  1. Me parece una idea estupenda, pero no sé yo si me decidiría en mi barrio...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si tu barrio no te parece muy navideño... hazlo en el trabajo, o con la familia, o con tus amigos. los puedes trasladar donde tú quieras.

      Eliminar
  2. ¡Mola! ¡Mazo! Em sembla que ho faré. Si em decideixo em passo per aquí i t'ho explico

    Un Petó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anima't i m'ho expliques! Tu podries fer cupcakes o galetes, per exemple ;) I pots comptar-me entre les teves veïnes...

      Eliminar

¡Cuéntanos algo!