Acabar con Diógenes

6 de octubre de 2016


Veo que el tema del Total Makeover del comedor te ha llegado al alma. Y es que los programas de decoración de Divinity han hecho mucho daño. Cómo molaría poder tirar una pared aquí, levantar otra allá y cambiar la distribución de tu casa en un ratito. O poder permitirte cambiar de casa a una de esas granjas de Ohio de 400 metros cuadrados con tres kilómetros de patio. Ahí sí que íbamos a bricolajear como locas.

Pero hay que conformarse con lo que tenemos y sacarle el máximo partido. Y no solo me refiero al espacio, sino a TODO lo que tenemos.

Y es que en el comedor, junto a la ventana, tengo un gran baúl de madera. Pero grande de verdad. Y está lleno. Pesa un montón. Al abrirlo te encuentras con los sospechosos habituales: cajas de cereales, papeles de todo tipo y color, envases, bolsas de malla, trozos de madera, lana para afieltrar, telares, bolas de porexpán... todo lo que acompaña normalmente a una acumulación compulsiva, o, para qué dar tantos rodeos, a un síndrome de Diógenes en ciernes.

Entenderás que eso no me va bien para el Total Makeover, porque necesitaría, de hecho, deshacerme del baúl y ganar un poco de espacio, ahora que he añadido... ya lo verás :^P

Así que he estado pensando y he decidido #acabarconDiógenes. Ya habíamos conseguido, lo comentamos hace muchos meses, dejar de comprar material alegremente y hacerlo solo con un proyecto en mente, Y eso lo he mantenido con bastante dignidad. Pero he seguido guardando envases, cajas y cartones con la esperanza de poder convertirlos en otra cosa. O de poder usarlos como moneda de cambio en caso de apocalipsis zombi. Nunca se sabe.


Y se terminó. Estoy intentando hacer proyectos con materiales que ya tengo, aprovechando trozos, restos y todo lo que tengo por ahí tirado. El objetivo final es hacer una limpieza profunda de los materiales que guardo para tener espacio (físico y mental) para tener ideas nuevas. Porque, al final, con tanta cosa me agobio y soy incapaz de pensar. Que esa es otra de las cosas que ya hemos comentado muchas veces: me da pereza pensar.

Así que estoy en pleno proceso de acabar con el alijo. Y te invito a que formes parte de él. Usa #acabarconDiógenes allá donde quieras, o déjame un mensaje y un enlace para que pueda ver lo que has hecho.

Por el momento he compartido un proyecto en la página de Demodé Books, unas mesas hechas con restos de madera (que acumulo constantemente) y tenemos también las macetas del otro día. Pero la cosa va a ir a más, ya te lo advierto. Tengo el piso lleno de trastos que necesitan un nuevo uso o marcharse ya. ¿Te apuntas?

12 comentarios:

  1. Ay Paula,estoy segura de que acabaras con ese alijo haciendo obras maestras.Estoy deseando vercosas asi que animo.A mi me falta tiempo ahora mismo pero me he desecho de un monton de trastos sin pensar y no me arrepiento mucho,bueno un poco ,bueno quiza mucho a ratos..un beso.Patricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te arrepientas nunca! Es verdad que al principio te dices: "Pero si yo tenía..." y no lo encuentras porque lo has tirado y tal... pero es una maravilla empezar a tener sitio para poner cosas. Dejar de tener cosas apiladas en los rincones. Poder tirar cajas de plástico o de cartón que contenían "cosas" porque no puedes definir toda la basura que acumulas. Vale mucho la pena!

      Eliminar
  2. Ja, ja como vea tu casa Marie Kondo...

    Sigo tus avances "liquidadores" con esperanza, ya que yo me parezco terriblemente a ti :O

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios las cría... Marie Kondo me diría de todo, no dejo que se acerque. Mientras tanto vamos aprendiendo poco a poco a hacer limpieza y a reutilizar... y a dejar de meter cosas. Porque hacer limpieza para seguir consumiendo al mismo ritmo no tiene sentido. Besotes!

      Eliminar
    2. como venga a la mía le da un achuchón a la Marie Kondo...
      el otro día vi sus libros en abacus y me tentaron, porque N E C E S I T O #ACABARCONDIOGENES pero hice un ejercicio de ommmm y me dije a mimisma que dos libros más solo ocuparían más espacio....

      Eliminar
    3. Si, en realidad, sabemos PERFECTAMENTE lo que hay que hacer. El problema es que nos da pereza! Pero venga, mucho ommmm y a acabar con todo lo que tenemos por ahí desperdigado...

      Eliminar
  3. Yo también estoy decidida a hacerlo. Empecé también por dejar de comprar por capricho (y anda que no se nota!) y me he propuesto acabar con todos los proyectos que ocupan espacio y están a medias (o si en X meses -depende del proyecto- no está hecho, dejarlo libre y reciclarlo o dárselo a alguien). Comparto la idea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo mejor, Sara, poner un tope de tiempo a los proyectos a medias, porque en mi casa es lo que más se eterniza. Y además lo que más culpable me hace sentir. Y sí, lo de dejar de comprar por capricho yo también lo he hecho y se nota un montón. El mes pasado llegamos a fin de mes y todo :)

      Eliminar
  4. apuntada estoy

    ja saps que soc una #culoveoculoquiero ^_^

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las dos fotos que has puesto de las lanas... malabrigo? :)
    Yo, con diógenes tengo montones de problemas... sobre todo con las lanas. He cambiado de casa y, al verlas todas juntas... dan Miedito!
    Suerte con el Proyecto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Malabrigo, Malabrigo... ¡Qué ojo tienes! Lo de las lanas y las telas en mi casa todavía es tabú. Pero cualquier día me pongo con ellas también. Porque sí que dan miedo, sí.

      Eliminar
  6. Me encantan las dos fotos que has puesto de las lanas... malabrigo? :)
    Yo, con diógenes tengo montones de problemas... sobre todo con las lanas. He cambiado de casa y, al verlas todas juntas... dan Miedito!
    Suerte con el Proyecto!

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos algo!